Puntúa esta banda sonora

 

Game of Thrones – Season 2

(Juego de tronos – Temporada 2)
Ramin Djawadi
     
Año:   2012
Sello:   Varèse Sarabande
Edición:   Normal
Nº Tracks:   21
Duración:   56:25
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
Óscar Giménez

1. Main Title (1:46)
2. The Throne Is Mine (3:15)
3. What Is Dead May Never Die (2:06)
4. Warrior of Light (3:03)
5. Valar Morghulis (2:59)
6. Winterfell (2:42)
7. Qarth (2:11)
8. Wildfire (3:39)
9. I Am Hers, She Is Mine (2:17)
10. Pyat Pree (2:12)
11. Don’t Die with a Clean Sword (3:22)
12. We Are the Watchers on the Wall (2:37)
13. Pay the Iron Price (2:32)
14. One More Drink Before the War (2:05)
15. House of the Undying (5:02)
16. Stand and Fight (2:04)
17. The Old Gods and the New (2:38)
18. Mother of Dragons (2:34)
19. I Will Keep You Safe (2:17)
20. The Rains of Castamere (Performed by The National) (2:23)
21. Three Blasts (2:40)

«Main Title»

Tema de Stannis Baratheon en «Warrior of Light»

Tema de Theon Greyjoy en «What Is Dead May Never Die»

Tema de los Lannister en «One More Drink Before the War»

Tema de la boda de Robb y Talisa en «I Am Hers, She Is Mine»

«Mother of Dragons»

«The Rains of Castamere»

 


Se aprecia cierta maduración del concepto musical general respecto a la primera temporada. Son de destacar los nuevos temas para Stannis Baratheon, Theon Greyjoy y los Lannister, así como la evolución de los ya conocidos para los Stark, Daenerys o la monarquía.


Sigue faltando cierto punto de emotividad y espectacularidad.


Hay unos cuantos. Por citar algunos, “What Is Dead May Never Die”, “Winterfell”, “Stand and Fight”, “Mother of Dragons” y “The Rains of Castamere”.

 

BSOSpirit opina

Nota media: 6,12

David Doncel (8), Asier G. Senarriaga (6), Óscar Giménez (8), David Martínez (7), Jordi Montaner (7), Sergio Rivas (4), David Saiz (6), Jordi Vázquez (4)
alt
alt
alt
alt
alt
Sobriedad musical para reyes en guerra

¡ATENCIÓN, CONTIENE SPOILERS!

alt

altLos acontecimientos de esta segunda temporada se basan en Choque de reyes, segundo volumen de la saga Canción de hielo y fuego, escrita por George R.R. Martin, que en la serie televisiva de la HBO ejerce de coproductor y guionista. Su presencia en el equipo puede considerarse indicativa de que los cambios y licencias narrativas de la serie respecto a sus libros contaban con su beneplácito, al menos por entonces. De hecho, algunos seguidores hicieron público su disgusto por la aparición de escenas y situaciones nuevas que no se correspondían a lo que cuentan las novelas. Es una perogrullada decir que el medio audiovisual es distinto que el medio escrito y que en ocasiones es necesario relatar las cosas de modo diferente, sobre todo teniendo en cuenta que muchos espectadores no han leído los libros.

Es cierto que a algún personaje se le cambió el nombre –se supone que para no confundir al espectador no lector-; es verdad que hay encuentros y conversaciones entre personajes que nunca habíamos leído ni imaginado, pero creo que ayudaron a desarrollar el argumento y pocas veces se utilizaron gratuitamente.

altEn cualquier caso, todo ese conjunto de nuevas secuencias supusieron para los que habíamos leído la saga una nueva narración de los sucesos, otra forma de relatar la historia que, a mi entender, no variaba el desarrollo de los hechos fundamentales ni representó ningún atentado contra su eficacia ni contra su espíritu.

La serie de la HBO apostó por la calidad en su primera temporada, atrajo a millones de espectadores e incluso aumentó su presupuesto para acometer la segunda manteniendo alto el prestigio y fundamentando el éxito en lo que resulta imprescindible para que cualquier serie o película valga la pena: una buena historia.

Diálogos afilados como espadas, un montón de personajes interesantes, tramas ultrarretorcidas… La maestría de Martin para crear inmensos y complicados puzzles cuya solución solamente está en su cabeza se reflejaba muy bien en la serie.

altPor hacer un breve resumen, recordemos que tras la muerte del rey Robert Baratheon en la primera temporada, su hijo Joffrey se convirtió en nuevo rey de Poniente. Dado que no era realmente su hijo, dos hermanos del difunto monarca reclaman el derecho a ocupar el Trono de Hierro: por un lado Stannis Baratheon, un tipo íntegro, rígido y poco dispuesto a ceder ni una sonrisa, y por otro su hermano menor Renly, más popular y que cuenta con un mayor apoyo de otras casas nobles.

Al mismo tiempo, el mayor de los Stark, Robb, fue nombrado rey en el norte por su propia gente y guerrea contra los Lannister buscando vengar la muerte de su padre.

Al otro lado del mar, la única superviviente conocida de la anterior dinastía real, Daenerys Targaryen, tras el nacimiento de sus tres dragones al final de la primera temporada, busca la manera de volver a Poniente para ocupar el trono sobre el que se sentaban sus antepasados.

altMientras, en el oeste, los Greyjoy, que habitan en las Islas del Hierro y fueron sometidos por los Baratheon y los Stark, también buscan venganza.

Y por si fueran pocos, aún existe un Rey Más Allá del Muro haciendo planes y reuniendo ejércitos de salvajes para atacar Poniente desde el norte. En su busca salió la Guardia de la Noche.

altComo se puede apreciar, las tramas paralelas en esta segunda temporada eran más numerosas que en la primera. Es una característica de los libros de Martin, que en cada nuevo volumen presenta un sinfín de nuevos personajes e historias que, al mismo tiempo que enriquecen la obra, la complican, especialmente si todo el material se tiene que resumir en diez episodios. Y uno de los problemas que plantea todo esto es que, tras ver casi diez horas de serie, aún queda la sensación de que alguna de las tramas no ha avanzado casi nada.

Viejos temas, nuevos temas

altPero antes de que me enrolle más, vayamos con la música. El concepto planteado por Ramin Djawadi para la primera temporada se mantuvo íntegro. Lejos de buscar la espectacularidad, se apostó por música más bien sobria, a veces incluso austera. Por fortuna, no siempre es así y había excepciones que permitieron configurar un CD bastante apañado.

Lo mejor de la primera temporada era el tema principal, realmente conseguido y pegadizo, y el track de la última escena, “Finale”, donde por fin Djawadi daba rienda suelta a la música para que sobresaliera en la medida que la serie merecía. El compositor escribió, además, unos pocos temas para el último episodio que conseguían que su música ganara enteros respecto a lo que había ofrecido durante el transcurso de los nueve capítulos anteriores.

altLa tónica general para la segunda temporada fue más o menos la misma, aunque los temas buenos estaban más repartidos y no se concentraron únicamente al final, lo cual es de agradecer.

Casi todos los leitmotivs de la primera temporada los pudimos escuchar de nuevo en la segunda. Para los títulos iniciales se mantuvo el ya famoso tema principal, que también podemos oír en algún otro corte. El tema de los Stark o de Invernalia suena en escenas asociadas a Robb en la serie y protagonizaba “Winterfell” en el nuevo disco. El de la corona también tuvo su presencia en “The Throne Is Mine”. Hay alguna que otra exposición del tema de Daenerys, en «Mother of Dragons» por ejemplo, y también las frías sonoridades atmosféricas que acompañaban las escenas de Jon Nieve en el Muro aparecieron de nuevo en “We Are the Watchers of the Wall”.

altEn el score de la segunda temporada encontramos nuevo material temático tanto para nuevos personajes y casas nobiliarias como para otros ya conocidos.

Uno de los que tiene mayor presencia es el del Señor de Luz, el dios oriental al que sigue el aspirante al trono Stannis Baratheon. Muchas de sus escenas, así como las de la sacerdotisa que lo acompaña, Melisandre -y de otros personajes relacionados con la citada deidad-, suelen ir acompañadas de series de cuatro acordes que forman su leitmotiv grave, amenazador y con una sonoridad mística cuando se refiere más directamente al Señor de Luz.

 

altUno de los personajes ya conocidos que cobra especial protagonismo en esta segunda temporada es Theon Greyjoy, joven que Ned Stark tomó como rehén tras apagar la rebelión de Balon Greyjoy y que se crió en Invernalia. La sed de venganza de su padre y su deseo de ser visto como un verdadero «hombre del hierro» provocan que se convierta en un traidor contra Robb y decida atacar Invernalia. Djawadi creó un tema para los Greyjoy, basado -como en el tema principal– en un ostinato de cuerdas y series de acordes superpuestos.

 

El tercer tema importante, tal vez el que más, de esta segunda temporada es de los Lannister. Se basa en la melodía de la canción “Las lluvias de Castamere” y suena en determinados momentos protagonizados por miembros de esta familia. Incluso hay una escena de los primeros episodios en que Tyrion va silbando la melodía de la canción –cuando se une al consejo en Desembarco del Rey diciendo que no se la puede altquitar de la cabeza-. Representa el poder y el temor que debe inspirar el patriarca de la familia, Tywin Lannister, a cualquiera que tenga la osadía de rebelarse contra él, como hizo en su día el señor que gobernaba Castamere. Además de en “The Rains of Castamere”, este tema de los Lannister se escucha en momentos concretos de “One More Drink Before the War” y “Stand and Fight”, así como en la escena en que Cersei pone firme a Meñique en el primer episodio, o acompañando a una imagen de Tywin en el castillo de Harrenhal.

 

Un personaje nuevo de esta segunda temporada se adjudica -aunque no totalmente en exclusiva- el tema del honor. Es Brienne de Tarth, mujer guerrera al servicio de Renly Baratheon. En esta segunda temporada escuchamos por primera vez este leitmotiv en el momento de presentación del personaje durante el tercer episodio, cuando acaba de derrotar a Loras Tyrell en un torneo ante la mirada de Renly. La versión que encontramos en el CD es la correspondiente al track «The Old Gods and the New», cuando Brienne presta juramento ante Catelyn Stark.

 

Hay algunos temas más, pero no tienen tanta relevancia como los anteriores. Por ejemplo, Djawadi los dedica a la ciudad de Qarth, al brujo Pyat Pree, al salvaje Craster, al asesino Jaqen H’ghar, y hasta un tema para la relación de Robb y Talisa.

 

Análisis pista a pista

altEl orden de pistas del CD no coincide con el orden cronológico de la serie, probablemente con idea de que su escucha sea algo variada, e intercala pistas de distinto carácter asociadas a personajes o lugares diferentes.

Una circunstancia que puede llamar la atención es que la mayoría de piezas van de menos a más. Suelen comenzar de forma tranquila, atonal o atmosférica e ir creciendo a lo largo de su desarrollo en intensidad, fuerza o emotividad. Así, los mejores fragmentos tienden a sonar ya avanzado cada track, en ocasiones en su segunda mitad. Es algo que sucede con cada uno de los capítulos de los libros. Como sabréis, cada capítulo está escrito desde el punto de vista de un personaje principal. Comienzan con el relato de asuntos relativamente triviales y avanza in crescendo, incrementando de manera progresiva el interés del lector por las conversaciones o los acontecimientos que ocurren, para desembocar en finales abruptos, de esos que te dejan expectante.

1. “Main Title”

No aporta nada nuevo que no conozcamos de la primera temporada. Con la misma duración que en el disco del año anterior, es el tema principal creado para los títulos iniciales, que solamente varían en la presentación de algunos lugares nuevos donde se desarrolla la acción, caso de Pyke, Harrenhal o Qarth.
 

 

2. “The Throne Is Mine” 

altTambién se basa en un tema conocido, el de la corona. Comienza con inquietantes trémolos de cuerdas, unidos a otras disonancias, hasta que entra el tema en cuestión con cuerdas graves y percusión, con un aire claramente amenazador. Su desarrollo sigue siendo dramático hasta el final, siempre basado en el leitmotiv de la corona, aunque va experimentando cambios de tonalidad cada vez más agudos. Hacia la mitad del corte (1:23) entra el tema que habíamos llamado de la conspiración con el dulcimer, ese leitmotiv que en futuras temporadas acaba adscrito al personaje de Meñique. En concreto, la música corresponde al final del primer episodio, cuando los guardias de Desembarco del Rey buscan y asesinan a los niños y adolescentes sospechosos de ser hijos bastardos del rey Robert, y enlaza con la imagen de Arya Stark y Gendry –uno de esos bastardos- dirigiéndose hacia el norte en una carreta. La parte final de la pieza, cargada de tensión, funde en uno solo el tema de la corona con el tema de la conspiración y suena en los títulos de crédito de ese primer capítulo.
 

 

3. “What Is Dead May Never Die”

altNos presenta un nuevo tema y es uno de los mejores cortes del score. El título viene a ser el lema de la religión de las Islas del Hierro: “Lo que está muerto nunca puede morir”, y se utiliza en la escena en que Theon Greyjoy, de vuelta a su tierra, es acogido en la fe del Dios Ahogado. El inicio tiene una breve referencia al tema de los Stark, cuando Theon quema una carta que ha escrito a Robb. El ostinato de cuerdas graves con series de cuatro notas que suena a continuación es el tema de los Greyjoy y se utiliza en gran parte de las escenas protagonizadas por Theon y otros personajes de su familia a lo largo de la serie. Sobre ese ostinato escuchamos otros acordes que hacen crecer el tema hasta alcanzar un tono solemne en la escena de su bautismo, en el tercer episodio.

 

4. “Warrior of Light” 

altNos presenta el tema del Señor de Luz, que se usa con frecuencia en la serie en relación a Melisandre y Stannis, así como a otros personajes asociados a esta religión como Beric Dondarrion o Thoros de Myr. La música comienza de forma muy sutil. Al poco tiempo suenan las series de cuatro acordes que conforman este leitmotiv, al que se une más adelante la percusión, dotando a la música de una dimensión dramática. Aparece en el primer episodio de la temporada, en una escena que nos sitúa en Rocadragón, la isla donde ha vivido Stannis. Allí, bajo la influencia de la sacerdotisa venida del lejano oriente, los subditos de Stannis queman las imágenes de los siete dioses a los que venera gran parte de la población de Poniente. Variaciones de este tema conforman la música creada para los títulos de crédito del tercer y cuarto episodios.
 

5.“Valar Morghulis” 

altPresentación del tema de Arya, aunque de momento está asociado temporalmente a Jaqen, prisionero procedente de Braavos, isla al otro lado del Mar Angosto. Casi siempre lo interpreta el dulcímele en el que se tocan series de ocho notas. Jaqen es liberado por Arya y promete a la niña que asesinará a las tres personas que ella le diga. La música tiene un evidente aire del misterio que envuelve al personaje, que en futuras temporadas se revelará como líder de los Hombres sin Rostro en Bravoos. En concreto, podemos oír esta versión cuando aparece muerto el primero de los tipos nombrados por Arya. Eso sucede al final del quinto capítulo y la música continúa durante los créditos. 
 

 

6. “Winterfell” 

altRecupera uno de los temas destacados de la primera temporada, el de los Stark o de Invernalia. Los sonidos fríos de cuerdas, con protagonismo del chelo, abarcan la primera parte del corte, que pasa después a interpretar en clave dramática el ya conocido leitmotiv asociado a Invernalia y la familia que la gobierna. Es una hermosa pieza que desprende nobleza y que se utiliza e su versión completa en el octavo episodio de esta segunda temporada, concretamente cuando se revela que Bran y Rickon están vivos, escondidos en la cripta de Invernalia. La música continúa en los créditos finales de este capítulo, donde también incluye el tema de Ned Stark, antes de acabar de nuevo con una frase del tema de Invernalia. También se repite -sin incluir el tema de Ned– durante la agonía del maestre Luwin en el bosque de dioses de Invernalia.
 

7.“Qarth” 

altNos lleva con Daenerys a otro extremo del mundo. Con sus pequeños dragones y su reducido séquito de dothrakis llega a las puertas de la ciudad de Qarth, donde es acogida gracias a la intercesión de un rico mercader, Xaro Xhoan Daxos. Instrumentos étnicos, duduk, tambores y extraños sonidos que parecen emitidos por gaviotas configuran esta exótica pieza básicamente ambiental, aunque evocadora del tema de Daenerys.
 

 

 

8. “Wildfire” 

altEs otro de los cortes que escuchamos en la serie con la trama ya muy avanzada. Para ser exactos, corresponde a uno de los primeros momentos de la batalla del Aguasnegras, a las puertas de la capital Desembarco del Rey, que tiene lugar en el capítulo noveno de la temporada. Después de un fragmento de trémolos y tensos acordes de cuerdas, la percusión da paso al tema de la monarquía, que va alternándose con el de Stannis. Ambos van creciendo en intensidad al tiempo que retumban los tambores de guerra. La flota de barcos del invasor entra en la bahía para caer en la trampa ideada por Tyrion. El corte finaliza tras tensos crescendos justo en el momento en que Bronn lanza una flecha en llamas.
 

 

9. “I Am Hers, She Is Mine”

altEs el tema romántico de Robb Stark y Talisa, un motivo de cuerdas no exento de un regusto dramático. Una variante parecida suena en la escena de amor del episodio octavo, aunque la versión del CD es la del último capítulo, cuando se casan y recitan el juramento del título. Un tema bonito, sin duda, pero que no solamente escucharemos asociado a esta pareja sino también a otras -Tyrion y Shae, por ejemplo- y a otras bodas -Ramsay y Sansa-. Podríamos bautizarlo como el tema de boda.

 

10. “Pyat Pree”

altHace referencia a un brujo de Qarth, uno de los trece gobernantes de la ciudad. Su tema es más atmosférico que otra cosa. Tiene un carácter bastante siniestro, lo mismo que el personaje al que hace referencia, con percusión y disonancias. Corresponde a la escena en la que asesina a un grupo de gobernantes de Qarth en presencia de Daenerys y Xaro Xhoan Daxos. Otra versión de este inquietante motivo puede escucharse en la serie cuando Daenerys descubre que han matado a parte de su séquito y han robado sus dragones.
 

 

11. “Don’t Die With a Clean Sword”

altEste corte nos devuelve a la batalla del Aguasnegras. La frase es de Sandor Clegane, el Perro. De hecho, lo que grita realmente a sus hombres es algo así como: “Si alguno muere con la espada limpia violaré su puto cadáver”, una frase muy propia de George R.R. Martin,  guionista de ese noveno episodio dedicado íntegramente a dicha batalla. La pieza arranca directamente con percusión militar y con el tema de los Baratheon en referencia a Stannis, con cuerdas amenazadoramente graves. A medida que la intensidad aumenta durante la batalla al pie de la muralla de Desembarco del Rey, aparece el ostinato del tema principal de la serie interpretado por los chelos y desarrollándose en distintas variaciones. Estos dos temas se alternan y finalmente se fusionan. Es un potente tema que acompaña vigorosamente la lucha.
 

 

12. “We Are the Watchers on the Wall”

altExpresa la frialdad más allá del Muro. Sus sonidos graves mezclados en el arpa de cristal parecen congelar el ambiente. La mayor parte de las escenas de Jon Nieve y la Guardia de la Noche apenas tienen música, como mucho estas sonoridades ambientales. En el tramo final de la pieza sí que escuchamos los familiares acordes del tema del Muro. Esta pieza corresponde al último episodio de la última temporada, cuando Jon Nieve, capturado por los salvajes, pelea con Qhorin Mediamano y después divisa el gran ejército que está preparando Mance Rayder.
 

 

13.“Pay the Iron Price”

Nos lleva de vuelta a Invernalia, conquistada sin oposición por los hombres del hierro que dirige un vengativo y bipolar Theon Greyjoy. Tambores y cuerdas fúnebres ocupan los primeros fragmentos de este corte, que conducen al ostinato del tema de los Greyjoy. El desarrollo es absolutamente dramático y crece hasta límites casi terroríficos durante la ejecución de ser Rodrik Cassel en el sexto capítulo de la temporada.
 

 

14. “One More Drink Before the War” 

altArranca también con sonidos disonantes. Ese trago antes de la guerra es el que se proponen tomar el Perro y Bronn –no porque se quieran mucho- en una taberna antes de la batalla del Aguasnegras. La tensión que se masca en el ambiente es la que expresa ese inquietante inicio de la pieza, pero el resto corresponde a otro momento de la batalla. Hacia la mitad del corte la orquesta interpreta las notas que forman la melodía de “The Rains of Castamere”, tema de los Lannister. Se trata del momento en que Tyrion lanza una arenga a los hombres de Desembarco del Rey y les propone atacar por la retaguardia al ejército de Stannis junto a las murallas.

 

15. “House of the Undying”

altSe trata de una pieza predominantemente atmosférica que acompaña las visiones de Daenerys en la Casa de los Eternos, en Qarth, adonde ha ido para recuperar a sus dragones en el último episodio. Sonoridades frías, con instrumentación electrónica y étnica, además de coros, coinciden con su visión fantasmagórica del salón del trono de hierro, en ruinas y cubierto de nieve. El tema de Daenerys con duduk hace su presencia cuando la visión le lleva con Khal Drogo y con su hijo no nacido. Toda esta fase de la conversación contiene una música de gran emotividad, sobre todo con el uso de coros femeninos etéreos, que proporcionan ese tono onírico que planea sobre toda la escena.
 

 

16.“Stand and Fight”

Volvemos una vez más a la batalla del Aguasnegras. Percusiones unidas al ostinato del tema principal subrayan el dramatismo de la lucha hasta que escuchamos el tema de los Lannister con cuerdas y metales cuando Tyrion es atacado. La primera mitad de la pieza corresponde al ataque de los hombres de Desembarco del Rey a los de Stannis por la retaguardia. La segunda mitad va con una escena anterior en la serie, cuando el ejército de Stannis coloca las escalas para asaltar la muralla y vemos pelear al autoproclamado rey, cuyo leitmotiv suena con tonos graves y percusión.
 

 

17. “The Old Gods and the New” 

El título del track es una frase del juramento que hace Brienne de Tarth a Catelyn Stark, como caballero a su servicio, durante el viaje que hacen ambas hacia el campamento de Robb Stark. La pieza combina sonidos electrónicos con cuerdas y con el dulcímele, que toma el protagonismo en la parte central. La música tiene una cadencia lenta y va repitiendo la misma melodía descendente hasta adquirir con las cuerdas ciertos rasgos de nobleza en el momento del juramento de Brienne. Lo cierto es que aunque se trata de un leitmotiv que queda asociado desde este momento a Brienne, ya lo habíamos escuchado en la primera temporada relacionado con Catelyn y Ned, primero cuando ella le anuncia la muerte de Jon Arryn y después cuando él, ya en Desembarco del Rey, estudia la genealogía de los Baratheon para darse cuenta de que los hijos rubios de Cersei no son descendientes de Robert.
 

 

18. “Mother of Dragons”

altUno de los mejores tracks del CD. Nos muestra a Daenerys sorprendiendo a Xaro Xhoan Daxos, encerrándolo en su propia caja fuerte y saqueando sus riquezas en compañía de Jorah Mormont. Comienza con el tema de los dragones, que fue esbozado en el corte «Fire and Blood» de la primera temporada, y que se combina con el ostinato del tema principal para dar paso después al tema de Daenerys. La intensidad y majestuosidad crecen con la entrada de los coros femeninos, siguiendo un patrón parecido, aunque distinto, del corte “Finale”, que representó el mejor momento musical de la primera temporada. El final de la pista, con la ejecución del tema principal, es tan solemne y brillante como entonces.

 

19. “I’ll Keep You Safe” 

altEn este caso es una frase del Perro a Sansa Stark en los últimos momentos de la batalla de Desembarco del Rey. La música comienza con series de tres notas graves de un chelo al que se suman progresivamente otras cuerdas. Suenan cuando Cersei está con su hijo pequeño a punto de darle un brebaje para acabar con su vida, en vista de que los Lannister parecen haber perdido la batalla. Sin embargo, la música cambia de tercio. El ostinato del tema principal da paso al propio tema principal, otorgando un carácter de mayor esperanza a la escena cuando aparece Tywin Lannister en el salón del trono anunciando la victoria.
 

 

20. “The Rains of Castamere”

Otro de los highlights de esta banda sonora. Esta canción la escuchamos en los créditos finales del episodio noveno y está interpretada por la banda norteamericana The National. La grave voz del vocalista Matt Berninger le da a la canción un toque dramático perfecto. En ese mismo episodio, Bronn la canta en una taberna. Como ya he comentado antes, parte de esa melodía configura el tema creado para los Lannister en esta segunda temporada, tanto para Tyrion como para Cersei y Tywin.

altY es que la canción tiene su simbolismo. “Las lluvias de Castamere” es una especie de alabanza al poder de los Lannister. Su letra hace referencia a un señor menor, el de los Reyne de Castamere, que debía rendir fidelidad a los Lannister y osó plantar cara a Tywin cuando este aún era joven y poco conocido. Se negó a hacerle ninguna reverencia y no vivió mucho para contarlo. Tampoco su familia, que fue ejecutada desde el más anciano al más niño. Representa, por tanto, el inicio de la leyenda de Tywin como señor temible e implacable en Poniente. Recordemos que en el noveno capítulo los créditos finales aparecen con esta canción justo después de que Tywin se presente ante su hija Cersei anunciando que han ganado la batalla del Aguasnegras.
 

 

21. “Three Blasts” 

altTerrorífica pieza para la escena final de la temporada más allá del Muro. La música es atmosférica e introduce un ostinato de cuatro notas ascendentes de los chelos con golpes de percusión y disonancias diversas. Más adelante oímos las notas bajas de un piano –cuando ya han entrado los títulos de créditos-, repitiendo el ostinato terrorífico que conforma el tema de los Caminantes Blancos, y otro de metales que se combina con las cuerdas, cada vez más intenso y rápido, finalizando como una variación tétrica del tema principal. De hecho, esa escena de las tres llamadas del cuerno avisando de que vienen los Otros corresponde al inicio del tercer libro de la saga, Tormenta de espadas, pero hay que reconocer que queda muy bien como colofón –y cliffhanger, claro está- de esta segunda temporada televisiva. 
 

 

Creo que la banda sonora de Ramin Djawadi para la segunda temporada de Juego de tronos está a un nivel superior a la de la primera. Comparada con esta, no tiene un tema tan espectacular como “Finale”, aunque lo desarrolla en “Mother of Dragons”. La música sigue sin ser lo espectacular que algunos deseábamos en aquel momento, al menos en ciertas escenas clave. No obstante, hay que reconocer que Djawadi fue madurando el concepto musical, aunque manteniéndose fiel al tono sobrio y algo frío que caracterizaba en sus primeras temporadas a a la música de esta serie, ya sea por decisión propia o por imposición de sus creadores.