Puntúa esta banda sonora

 

 

  Madagascar 3: Europe’s Most Wanted

(Madagascar 3: De marcha por Europa)
Hans Zimmer, Varios Artistas.
     
Año:   2012
Sello:   Interscope Records
Edición:   Normal
Nº Tracks:   13
Duración:   38:39 ( 17:36 score )
     
Ficha IMDB
 
Web del Compositor
 
 

Reseña por:
Jordi Vázquez Cecilia Perez

 
        1.New York City Surprise (3:05)
        2.Gonna Make You Sweat (Everybody Dance Now) (2:15)
3.Wannabe (2:37)
4.Game On (3:12)
5.Hot In Here (2:27)
6.We No Speak Americano – Yolanda Be Cool (4:29)
7.Light The Hoop On Fire! (3:10)
8.Fur Power! (2:18)
9.Non Je Ne Regrette Rien (1:13)
10.Love Always Comes As A Surprise (3:21)
11.Rescue Stefano (5:51)
12.Firework – Katy Perry (3:46)
13.Afro Circus / I Like To Move It (2:41)
 
 

“Game On”

“Light the Hoop on Fire”

“Rescue Stefano”

“Afro Circus / I like to Move It”

La mayor cohesión orquestral y temática de la partitura en comparación con los dos trabajos anteriores realizados para esta saga.

Sin duda alguna, la poca cantidad de partitura original editada en este álbum.

 


“Game On”, con ese maravilloso tango y ese momento de acción a lo “Ellas dan el golpe”.

BSOSpirit opina

Nota media: 5
 
Asier G. Senarriaga (5), Óscar Giménez (5), Ignacio Granda (6), David Martínez (5), Sergio Rivas (4), David Saiz (6), Jordi Vázquez (4)
 
 
  alt  
 
 
“¡ Ra ta tararararara Circus, Ra ta tarararara Afro!”
 

altÉrase una vez una productora llamada Dreamworks SKG que quería triunfar en el cine de animación compitiendo con la princesa más bella del reino, la todopoderosa Walt Disney Pictures. Su entrada en la que era por aquel entonces exitosa animación tradicional fue esperanzador, obteniendo buenos resultados tanto a nivel artístico como comercial con sus primeras producciones (El Príncipe de Egipto). No obstante, pronto despertaron de ese maravilloso sueño al encadenar decepciones comerciales con sus siguientes propuestas (La ruta hacia El Dorado, Spirit: El corcel indomable). Fue entonces cuando los directivos de dicha compañía decidieron cerrar toda la división de animación tradicional y centrarse en una que estaba causando furor: el cine de animación en 3D (no las 3D de ahora, sino las 3D de entonces. Ahora tenemos 3D junto a las 3D reales, lo que causa una paradoja espacio-temporal). En este estilo es donde se fueron a topar con un ogro verde llamado Shrek que le abrió las puertas del reino de par en par.

Pero si bien los resultados en taquilla eran buenos, las críticas resultaban mayoritariamente negativas (Sharktale), con lo que el sabor del éxito se volvía algo amargo. Poco a poco Dreamworks fue puliendo sus films y finalmente encontraron la manera de contentar a ambos sectores, obteniendo una mejor recepción cítrica para sus obras y llegando igualmente al gran público, siendo la maravillosa “Como entrenar a tu dragón” el ejemplo más claro.

altAsí pues, estando la trilogia Madagascar en todo este “ciclo” vital de la compañia, se puede apreciar en ella dicha evolución. Si la primera Madagascar tuvo nefastas criticas, la segunda las mejoró y esta tercera entrega ha sido considerada directamente como “buena”. Este fenómeno de menos a más o de peor a mejor también lo podemos aplicar a las partituras creadas por Hans Zimmer y su equipo para los respectivos films.

altEn el primer score de Madagascar, Zimmer y media docena más de compositores de su estudio (lo que cariñosamente llamé Media Ventures “party”), sorprendía  con una de las ediciones discográficas más extrañas que se recuerdan en el mundo de las bandas sonoras. Un álbum que contenía poco menos de 10 minutos de score. Así pues, en unos pocos minutos se incluían cosas tan dispares como un homenaje a Nacida Libre de John Barry, funky de los 70 asociado a nuestros queridos amigos pingüinos, o un sesentero toque a lo Barrio Sésamo con el que se suponía que era el tema central del film “Best Friends”. Y digo que se suponía, altporque dicho corte fue eclipsado por una pieza de minuto y medio que enamoró a medio mundo “Zoosters Breakout”. Corto, frenético y capaz de hacer esbozar una sonrisa al más duro. Tal fue el éxito de esta pieza, que Hans la usaría desde el primer segundo de la secuela, Madagascar 2: Escape Africa, como tema principal de la misma, adaptándolo a lo largo y ancho de ese trabajo, ya fuera con una buena orquesta en el corte “Once Upon a Time in Africa” o  en piezas dance como el divertido “Rescue Me”. La banda sonora para dicha secuela también destacaba por tener canciones compuestas por el propio Zimmer en colaboración con el rapero Will.I.Am, probablemente siendo esto lo que más motivó al compositor en ese trabajo y haciendo ganar muchos enteros al resultado musical final.

altPara Madagascar 3: De marcha por Europa se ha dado otro pasito en la buena dirección, y el tema orquestal que he mencionado en el párrafo anterior ha sido la referencia a seguir en este cierre de la trilogía. Una orquestra llena de color (como el circo en el que tiene lugar la acción) muy parecida a la ya escuchada en su partitura para la adaptación cinematográfica de  Los Simpson, tanto en instrumentación como en la claridad de su grabación y mezcla, convirtiendo así este trabajo en uno de las más “tradicionales” del compositor.

El Circo Llega a la Ciudad

altEl álbum abre con “New York City Surprise” en el que una triunfal interpretación de “Zoosters Breakout” con trompeta, secundada por una percusión muy a lo Thomas Newman, deja paso al tema “Best Friends” arropado por sutiles arreglos  psicodélicos. Guitarras,  órgano y voces daran un delicioso sabor pop de los años 60, nunca olvidando, no obstante, el peso de la orquestra en el conjunto. Tras un leve bajón, el corte acaba con una breve pero vibrante parte de acción con todos los elementos de la orquestra jugando en equipo: trombones, campanillas, harpas, platillos, cuerdas…resultando toda una declaración de intenciones de lo que va a ser el resto de la partitura.

El siguiente corte, “Game On”, introduce el primero de los nuevos motivos temáticos (para mi el mejor) compuestos para este film, un trágico pero precioso y contundente tango para piano y violín que será súbitamente interrumpido por un homenaje al tema de Tiburón de John Williams. Ambos lucharan para imponerse el uno sobre el otro, aunque ninguno lo conseguirá, pues ritmos de gran banda de swing de los años 40 harán acto de presencia con una desenfadada percusión,  piano desinhibido y saxo, en lo que resultará ser un estilo muy parecido al usado por Zimmer en su magnífico trabajo para Ellas dan el golpe, concretamente el del  BRUTAL corte “The Final Game”.

altEl segundo tema nuevo será el protagonista absoluto de “Light the Hoop on Fire”, un himno ruso, muy ruso, que recuerda más al estilo del Basil Poledouris de La caza del Octubre Rojo que al de la época de  Marea Roja. El címbalo o la harpa  usados en esta pieza hubieran  sido impensables en esas partituras del Media Ventures de los años 90,  por lo que escuchar un tema coral masculino con estas sofisticadas orquestaciones no solo es curioso sino también una muestra de que usarlos en esos proyectos como muchos críticos de la época demandaban, hubiera sido una mala elección.

“Fur the Power” es un breve y ligero arreglo de la Marcha número 1 de Pompa y Circunstancia de Elgar, que acaba con una inspirada variación del tema “Best Friends”, justo antes llegar al apoteósico corte final de 6 minutos de duración titulado “Rescue Stefano”. Este empieza con una primera mitad triste  (obligado punto de inflexión en todo film de animación antes del acto final), con las cuerdas y el oboe interpretando el tema de los mejores amigos, para explotar en una segunda mitad con un excelente y emocionante fragmento de acción en el que se irán alternando de manera brillante todos los motivos introducidos en el álbum, mostrando así,  la cohesión orquestal conseguida en toda la partitura. Golpes de piano, coro masculino, tubas,  trombones, grandes “crescendos” en la sección de cuerda y otras florituras instrumentales muy apropiadas para representar al mundo circense, nos introducen en un frenético acto final lleno de animales enloquecidos. Un extasiante clímax que aun siendo satisfactorio nos deja con ganas de más, mucho más….

 De “bailoteo” por Europa

altIntercalados con la partitura original del film, encontramos versiones de canciones populares interpretadas por el reparto original de la película. Lo interesante en esta ocasión es que cada una de ellas es representativa de un país de la Unión Europea por la que nuestros amigos viajan con su circo. Inglaterra la encontramos en “Wannabe”, la canción de las Spice Girls que se convirtió en todo un himno generacional para los ingleses; Italia en la que fue la canción del verano pasado, “We no Speak Americano”, la versión dance del tema “Tu vuò fa l’americano” de Renato Carosone; Francia en el “Non, je ne regrette rien”, que aunque podría parecer una autorreferencia al uso que este compositor dio a dicha canción en su aclamada Origen, se debe más al hecho de que Edith Piaf dedicó esta pieza a las legiones francesas, las cuales tienen un cameo en el film; y “Fireworks” de Kate Perry….bueno, esta no es representativa de ningún país, pero mola, está de moda y hará vender CDs 😉

altCerrando el álbum encontramos el “I Like to Move It”, que se ha convertido en la canción principal de esta trilogía cinematográfica  esta vez fusionada de un modo divertidísimo con la melodía circense por antonomasia. Este “Afro Circus” es tan pegadizo que no solo ha sido una de las mejores maneras de promocionar el film, sino que un servidor no ha podido resistirse a titular esta reseña con su estribillo….

!Una vez más!

“! Ra ta tarararararara Circus!”

Triple Salto mortal

altEn conclusión, para esta tercera entrega Hans Zimmer ha compuesto un score totalmente orquestal, temáticamente rico, bien construido y homogéneo. Divertido y lleno de color, al que pocas pegas le puede uno poner. Sin embargo, y precisamente por el hecho de ser un trabajo tan disfrutable, es frustrante encontrarse con una edición discográfica con sólo 18 minutos de score. Desgraciadamente, este es ya el tercer álbum en poco más de un año en el que el Maestro alemán nos deja algo tristes con una edición corta, siendo los otros casos Rango y Piratas del Caribe: En mareas misteriosas. Uno se pregunta el porqué de ediciones como esta, pues no contentan ni al público masivo ni a los aficionados. Uno se pregunta si solo estos minutos son los que Hans cree que merecen la pena ser escuchados o si las razones son otras. Siendo Zimmer el compositor importante que es, parece impensable que la discográfica limite la cantidad de su música en el CD como sucedia al principio de su carrera con ediciones como la de El rey León. Sea como fuere, para los aficionados a la música de cine, una partitura tan corta es una experiéncia auditiva incompleta y poco gratificante, pues cuando uno empieza  a entrar en el marco “imaginario” o contexto del corte, este ya se acaba. 
De todos modos, poniéndose uno en la piel del “target” al que va dirigido el film y este álbum, el CD de Madagascar 3: De marcha por Europa probablemente pueda considerarse un éxito, pues ya me imagino padres e hijos escuchando estos alocados temas y canciones mientras pasan una tarde en familia. Con lo que , en ese sentido, ¡objetivo cumplido, Hans! 😉