Puntúa esta banda sonora

 

The Hunger Games: Catching Fire

(Los juegos del hambre: En llamas)
James Newton Howard
     
Año:   2013
Sello:   Universal Republic
Edición:   Normal
Nº Tracks:   29
Duración:   75:09
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
Óscar Giménez

1. Katniss (1:42)
2. I Had to Do That (2:22)
3. We Have Visitors (3:01)
4. Just Friends (1:29)
5. Mockingjay Graffiti (1:44)
6. The Tour (5:56)
7. Daffodil Waltz (0:26)
8. Waltz in A (Op. 39, No. 15) (0:43)
9. Fireworks (3:05)
10. Horn of Plenty (0:36)
11. Peacekeepers (5:55)
12. Prim (2:08)
13. A Quarter Quell (2:06)
14. Katniss Is Chosen (3:18)
15. Introducing the Tributes (1:29)
16. There’s Always a Flaw (1:48)
17. Bow and Arrow (1:07)
18. We’re a Team (1:52)
19. Let’s Start (2:02)
20. The Games Begin (4:43)
21. Peeta’s Heart Stops (2:10)
22. Treetops (1:22)
23. The Fog (4:58)
24. Monkey Mutts (4:44)
25. Jabberjays (1:33)
26. I Need You (3:58)
27. Broken Wire (3:53)
28. Arena Crumbles (1:43)
29. Good Morning Sweetheart (3:07)

Himno de Panem en “Horn of Plenty”

Tema de Katniss en “I Had to Do That”

Tema de Rue en “The Tour”

Tema de Snow en “Fireworks”

 


Además de mantener lo mejor de la primera banda sonora, como el himno de Panem y el tema de Rue en “The Tour”, saca buen partido emocional del tema de Katniss con voz femenina, especialmente en “Katniss Is Chosen” y en otros momentos brillantes, como “A Quarter Quell” o el espectacular final de “Monkey Mutts”. Como temas de acción, este “Monkey Mutts” y “The Fog” no tienen desperdicio.


Algunas piezas predominantemente atmosféricas.

La emotiva secuencia en el distrito 11 recogida musicalmente en “The Tour”.

BSOSpirit opina

Nota media: 7,57

Ángel Aylagas (7), Fernando Fernández (9), Asier G. Senarriaga (8), Óscar Giménez (8), Ignacio Granda (7), Juan Ramón Hernández (7), Javier Palomino (7)

Reseña de The Hunger Games

alt

 

Segundas partes pueden ser buenas

altDado el éxito de la primera, la segunda entrega cinematográfica de la trilogía literaria –aunque en las pantallas será tetralogía- de Los juegos del hambre tuvo cambio de director y un significativo aumento de presupuesto que han redundado en un positivo resultado tanto en taquilla como en crítica. Francis Lawrence tomó el mando en lugar de Gary Ross y los 78 millones de presupuesto del primer film aumentaron hasta los 130, una cifra que recuperó sin problemas, con 160 millones recaudados en su primer fin de semana en Estados Unidos.

Estructuralmente, la narración de Catching Fire es un “copy paste” de la primera película. La autora de las novelas, Suzanne Collins, tuvo claro que el modelo funcionaba y repitió con precisión matemática el mismo guion, con una primera mitad dedicada a describir la situación general de Panem, la gran nación tiranizada por el presidente Snow (Donald Sutherland), y una segunda mitad centrada en ese cruel reality show en el que los elegidos de los distintos distritos deben matarse entre ellos.

altPese al constante deja vu, el guion y la buena dirección de Francis Lawrence permiten profundizar más en la vertiente rebelde de la historia y en las motivaciones y sentimientos de los protagonistas, con una acertada combinación de momentos intensos tanto desde el punto de vista emocional como de la acción, aspectos en los que la contribución del compositor, James Newton Howard, ha sido clave.

altAunque el segundo libro no me parece mejor que el primero, sí que creo que la segunda película es mejor que la anterior. Y no solamente yo, sino la mayor parte de la crítica. Del mismo modo, la banda sonora de Catching Fire supera a su predecesora, aunque también es cierto que las condiciones de trabajo del compositor fueron mucho mejores.

Sobre este punto, hay que recordar que el primero en hacerse cargo de la partitura del primer film fue Danny Elfman, que salió del proyecto al cabo de poco tiempo, según él, por problemas de agenda. Gary Ross decidió entonces no contratar a ningún compositor y recurrir a temas preexistentes. Como la cosa no funcionaba, a última hora –con solo tres semanas de tiempo para componer y grabar- se contrató a James Newton Howard para completar determinadas escenas que necesitaban música original. Al final se escribió y grabó música nueva de sobras, de la que solamente se utilizó la mitad. Incluso la edición discográfica incluía un par de piezas de Howard que finalmente no se utilizaron en el metraje y fueron sustituidas por otros temas.

altEn definitiva, la cadena de despropósitos dio lugar a una banda sonora irregular que mezclaba con poco sentido música de distintas procedencias, a pesar de tener algunos aciertos muy destacados, en especial el himno de Panem “Horn of Plenty”, compuesto por miembros del grupo Arcade Fire y arreglado por el propio Howard, y el emotivo “Rue’s Farewell”, un precioso adagio de cuerdas que acompañaba la escena en que Katniss (Jennifer Lawrence) cubría de flores el cuerpo sin vida de la pequeña Rue, un gesto que, sin que la protagonista lo supiera, plantó una de las primeras semillas de la revolución. Eran los dos temazos de aquella partitura.

Un mejor score

altLa contratación de Francis Lawrence tras las cámaras implicaba que James Newton Howard iba a seguir al frente de la música, dado que el director ya había confiado anteriormente en el compositor en películas como Water for Elephants y I Am Legend con buenos resultados musicales. Además, la tercera y cuarta entrega (dichosa manía de hacer dos películas de un solo libro final) también estarán a cargo de este binomio director-compositor.

altHoward, evidentemente, pudo trabajar con más tiempo y con una mayor confianza depositada en su labor compositiva, y sin que múltiples fragmentos del film debieran tener música de otras procedencias como sucedió con la primera parte. Las excepciones a destacar en este sentido son dos. Por un lado, un tema de metales del Hypnotic Brass Ensemble que se utilizaba –y se vuelve a utilizar aunque muy brevemente- en la gala en que el presentador Caesar (Stanley Tucci) entrevista a los tributos, y un fragmento del tema “We’re a Team”, de Coldplay, que constituye la base instrumental de la canción “Atlas” de la misma banda, que suena en los créditos finales y que, si bien no se incluye en la edición discográfica del score, sí que aparece en el disco de canciones “inspiradas en…”.

 

altEmpiezo comentando la música ya conocida que suena en Catching Fire. El magnífico himno de Panem, “Horn of Plenty”, vuelve a escucharse varias veces en el film. Evidentemente es el tema musical más representativo de The Hunger Games y suena con fuerza en la escena del desfile de carros, igual que sucedía en la primera película. Sin embargo, el disco incluye una versión muy breve, de tan solo 36 segundos. Quien quiera escucharlo en su totalidad lo deberá hacer con el primer CD.

 

altPor su parte, el tema de Rue, que en la anterior banda sonora podíamos escuchar en “Rue’s Farewell” y “Tenuous Winners / Returning Home”, lo encontramos en la primera parte de “The Tour”, en una impactante y emotiva escena. De visita en el distrito 11 en su gira como ganadora de la anterior edición, Katniss dedica unas palabras al recuerdo de la joven Rue. El bello tema escrito por Howard saca los sentimientos a flor de piel, sobre todo cuando los oprimidos habitantes del distrito alzan tres dedos juntos como símbolo de rebeldía. Es sin duda uno de momentos más recordados de la película y la música tiene mucho que ver en el impacto que la escena produce en el espectador.

 

altPero el tema de Rue solo es una parte de “The Tour”, el corte más largo del CD con casi 6 minutos de música. Tras la interpretación de ese adagio dedicado a la niña asesinada en los Juegos, Howard introduce disonancias para dramatizar el acto de rebeldía del distrito. La pieza atraviesa partes más incidentales, con uso del dulcimer y una triste melodía de chelo, y culmina con un gran tema dramático de cuerdas y coros femeninos a partir de 3:30 que va creciendo en majestuosidad. La música actúa en ese fragmento como narrador del drama interno de Katniss, que sonríe durante el día tratando de mostrar su lado amansado por Snow y llora por las noches pensando en el triste papel que está obligada a representar.

 

Otro de los leitmotivs utilizados en la primera entrega y que suena en varios cortes de la segunda es el que hace referencia a los propios Juegos del Hambre. En el primer disco se oía en “The Reaping” y en el track descartado para la película “The Countdown”. En el nuevo CD lo podemos escuchar en determinados momentos de “Katniss Is Chosen”, “We’re a Team”, “Let’s Start” y “The Fog”.

 

Para la protagonista, Katniss, encontramos dos motivos. Recordemos que en el CD de la primera película había un track titulado “Katniss Afoot” que altse descartó para el film. Era música sosegada, ambiental, creada a partir de texturas electrónicas que se adornaban con algunas notas de guitarra, dulcimer o címbalo. Representaba a la protagonista en su hábitat natural, el bosque donde cazaba y se sentía libre. En cierto modo, el primer track de este CD de la segunda película, titulado “Katniss”, recoge la esencia de aquel tema. Esta formado por un conjunto de sonoridades orgánicas, sin melodía, con adornos de fiddle y alguna flauta, que evocan un aroma a bosque y a naturaleza. El mismo concepto lo vuelve a utilizar el compositor más adelante en “Treetops” cuando, ya en los Juegos, Katniss sube a la copa de un árbol para tener una visión completa de la arena.

 

Aquel “Katniss Afoot” se sustituyó en el primer film por otro tema basado en una voz femenina que tarareaba una melodía parecida a una canción de cuna. La música no se incluyó en el disco, pero James Newton Howard le saca partido en la partitura de la segunda entrega. La podemos considerar también como tema de Katniss, ya que acompaña algunas escenas de la protagonista que transcurren en su distrito durante la primera mitad del film. La primera interpretación la tenemos en “I Had to Do That”, al principio de la película, cuando regresa del bosque en compañía de Gale (Liam Hemsworth).

 

altEl mismo tema tiene una presencia más consistente como referente emotivo en la escena en que se sortean los tributos que irán a la nueva edición de los Juegos. El track es “Katniss Is Chosen”. La melodía tarareada por la voz femenina inicia el corte mientras Katniss, Peeta (Josh Hutcherson) y Haymitch (Woody Harrelson) son conducidos al estrado. Tras un fragmento intermedio en el que suena el tema de los Juegos, reaparece este tema de Katniss con voz que reproducen después las cuerdas en otra escena conmovedora. De nuevo los tres dedos en alto…

 

El mismo motivo suena también de forma impactante en una de las escenas finales, música que recoge “Arena Crumbles”, con la melodía ejecutada por la voz femenina arropada por las cuerdas, que reinterpretan el tema después en clave solemne de manera magistral.

 

altVamos ahora con otro tema descartado de la primera película. Era el titulado “The Countdown” en el primer CD, escrito para la cuenta atrás que daba inicio a los Juegos. James Newton Howard recupera el ostinato de cuerdas creado para aquel tema y lo sitúa en la segunda película en “Let’s Start”, en la escena en que Cinna (Lenny Kravitz) acompaña a Katniss en una nave que sobrevuela el Capitolio. La pieza incluye el tema de los Juegos en su primera mitad para luego desarrollar  juegos de cuerdas cada vez más intensos y que finalizan con percusión.

 

El mismo patrón se utiliza en un momento de “Peacekeepers”, cuando los guardias enviados por Snow al distrito 12 asaltan el mercado.

 

Nuevos temas

altHoward introduce, además de los descritos, más temas y ambientes asociados a otros personajes y situaciones. Entre los más destacados encontramos un siniestro motivo de cuerdas que representa al presidente Snow. Lo escuchamos por primera vez en “We Have Visitors”, cuando el tirano personaje visita la casa de Katniss.

 

Vuelve a sonar en “Fireworks”, tras la fiesta celebrada en el Capitolio, con imágenes de Snow en el balcón mirando fijamente a Katniss. Las amenazadoras notas del tema contrastan con las imágenes de fuegos artificiales. También se puede escuchar al final de “Prim”, utilizado en una escena en la que Snow conversa con Plutarch, el nuevo vigilante jefe de los Juegos (Philip Seymour Hoffman).

altOtro de los temas nuevos es el creado para la relación entre Katniss y Peeta. Se trata de un tema de carácter romántico, que suena bien pero tal vez sea demasiado acaramelado. Howard lo utiliza primero en “Just Friends”, en una conversación en el tren que los lleva de gira por los distritos, con las cuerdas desgranando la melodía de forma tierna. El mismo tema se insinúa con acordes en la sección final de “Peeta’s Heart Stops”. Finalmente, la versión más desarrollada, “I Need You”, suena más edulcorada y empalagosa, con la guitarra ejecutando partes de la melodía sobre la sección de cuerda.

 

altEncontramos otros temas secundarios de vale la pena comentar. Uno de ellos está asociado a uno de los tributos participantes en les Juegos, Beetee (Jeffrey Wright), un genio de la tecnología que tiene su presentación musical en “There’s Always a Flaw”. La música se basa en las extrañas notas de un violín que suena como si estuviera algo desafinado sobre una base sintetizada y al que sustituye un chelo más adelante. El mismo tema aparece en la película otra vez –no en el disco- cuando Beetee explica su plan a sus aliados en la arena de los Juegos.

 

“There’s Always a Flaw” contiene en su final un tema relacionado con otro de los participantes, la anciana Mags, un motivo con piano y dulcimer de aire pacífico y que transmite la dulzura del personaje.

 

altLa hermana de Katniss, Primrose, tiene su motivo temático en “Prim”, en el que un fiddle interpreta una melodía triste sobre un acompañamiento que parece estar formado por varias gaitas.

 

Al margen de temas propiamente dichos, la banda sonora incluye piezas y fragmentos en los que el trabajo del compositor brilla de manera especial a la hora de tocar la fibra del espectador. Uno de los pasajes más bellos lo encontramos, por ejemplo, en “A Quarter Quell”, cuando Snow anuncia por televisión en qué va a consistir el Vasallaje de los Veinticinco. La música, tan bella como desesperanzadora, trata de dotar de majestuosidad a su discurso y va adquiriendo un tono cada vez más dramático mientras vemos cómo reaccionan a la noticia algunos de los protagonistas.

 

No menos espectacular es el tramo final de “Monkey Mutts” (a partir de 2:53), con cuerdas y coros de solemnidad desgarradora que acompañan los instantes finales de uno de los tributos que muere mirando los colores cambiantes del cielo.

 

altPor lo que respecta a la música de acción es de destacar toda la primera parte de este “Monkey Mutts” –segundo tema de acción con persecución de monos asesinos que escribe este año James Newton Howard después del de After Earth-. El compositor desarrolla una intensa pieza con metales, cuerdas y percusión.

 

altOtra pequeña obra maestra de la música de acción es “The Fog”, una pieza orquestal muy bien construida en la que se van alternando patrones rítmicos diferentes muy ajustados a lo que acontece en la película. La acción trepidante se pausa con una entrada majestuosa de coros y cuerdas, debido al sacrificio voluntario de uno de los tributos. El resto de la pieza es más calmado, con entrada de voz femenina sola y cuerdas graves cuando el momento de grave peligro parece haber acabado, momento en que suena el tema de los Juegos.

altAsimismo, creo que es destacable “The Games Begin”, un tema de tensión creciente, disonante de inicio, para el momento en que comienzan los Juegos, con Katniss y los demás tributos sobre un pedestal. Recordemos que para la escena del “baño de sangre” de la primera película,  se optó por un tema atmosférico y disonante llamado “A Wasp on Her abdomen”, de Chas Smith. La misma idea prevalece en lo compuesto por Howard para el segundo film, aunque solo para el inicio de la escena, con música atonal y disonante que en esta ocasión deriva hacia música de acción muy intensa –a partir de 1:32-, con los trombones y la percusión a todo trapo.

 

También en el mismo grupo incluimos “Bow and Arrow”, una pieza básicamente electrónica que acompaña la demostración de Katniss en la sala de entrenamiento.

 

Otro conjunto de tracks son de carácter más incidental. Howard juega con la electrónica para la creación de atmósferas y texturas que conforman la base de piezas menos disfrutables, aunque perfectamente justificadas en el contexto del film para realzar la tensión, como “Mockingjay Graffiti”, la mayor parte de “Peacekeepers”, “Introducing the Tributes”, la primera sección de “Peeta’s Heart Stops”, “Jabberjays” o “Broken Wire”.

altEn el terreno de lo anecdótico, la edición incluye dos piezas de la escena de la fiesta que ofrece Snow en el Capitolio a Katniss y Peeta. Se trata de tracks inferiores al minuto del “Dadoffil Waltz” y del “Waltz in A (Op. 39, Nº 15)” de Brahms, en una versión obviamente ultrarresumida.

Queda comentar el corte final, que actúa como epílogo de este segundo film de la saga lúdico-hambrienta. “Good Morning Sweetheart” tiene una primera mitad más bien atmosférica y una segunda protagonizada por coros femeninos etéreos con cuerdas suaves, a modo elegiaco, que dejan colgando un final intrigante tanto en lo musical como en lo argumental. Quien quiera saber cómo continúa tiene dos opciones: esperar o leer.

 

altA mi modo de ver, o de escuchar, el trabajo de James Newton Howard para esta segunda entrega es bastante superior al de la primera que, como ya he comentado, no se pudo hacer en las condiciones óptimas. Esta vez el compositor ha tenido tiempo de pensar y de ejecutar una partitura que reúne los aciertos de la primera banda sonora y aporta nuevas ideas en las que despliega su incuestionable talento. Tal vez no llega al sobresaliente, debido a la carga de música atmosférica electrónica que abunda en ciertos tramos del film, pero se acerca bastante. Esperemos que en las siguientes entregas amplíe la paleta de ideas y culmine la historia con la excelencia que todos los aficionados esperamos siempre de este compositor.