Puntúa esta banda sonora

 

The Hunger Games: Mockingjay – Part 1

(Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1)
James Newton Howard
     
Año:   2014
Sello:   Motown / Universal
Edición:   Normal
Nº Tracks:   23
Duración:   69:38
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
Óscar Giménez

1. The Mockingjay (02:40)
2. Remind Her Who the Enemy Is (02:30)
3. District 12 (03:24)
4. Snow’s Speech (03:32)
5. Please Welcome Peeta (03:53)
6. Katniss’ Nightmare (02:06)
7. The Arsenal (03:55)
8. Incoming Bombers (04:34)
9. Don’t Be a Fool Katniss (01:40)
10. District 12 Ruins (04:05)
11. The Hanging Tree (03:38)
12. Peeta’s Broadcast (01:45)
13. Air Raid Drill (04:32)
14. It’s Gonna Be a Long Night (02:27)
15. Taunting the Cat (02:09)
16. White Roses (03:26)
17. District 8 Hospital (02:07)
18. The Broadcast (01:12)
19. Jamming the Capitol (03:28)
20. Inside the Tribute Center (03:45)
21. Put Me on the Air (03:10)
22. They’re Back (02:47)
23. Victory (02:54)

Tema del Sinsajo en “Incoming Bombers”

Tema de Katniss en “District 12”

“The Hanging Tree”

 


La música de la saga va madurando progresivamente y, aunque predomina el dramatismo de tintes sombríos, es precisamente lo que exige la película y constituye un buen anticipo de lo que está por llegar. Howard saca buen partido de algunos temas que creó en las películas previas y los hace brillar en los momentos más emotivos.


El desarrollo electrónico algo agobiante de los tracks que acompañan la misión de rescate. Consiguen crear la tensión que se pretende, pero no destacan ni resultan fáciles de digerir en la escucha aislada. Por otro lado, hay poco material temático realmente nuevo.

“The Hanging Tree”, uno de los temas del año.

BSOSpirit opina

ImagenImagenImagenImagen

Nota media: 7,67

Fernando Fernández (8), Asier G. Senarriaga (9), Óscar Giménez (8), Ignacio Granda (7), Juan Ramón Hernández (8), Antonio Miranda (6), Javier Palomino (8), Sergio Rivas (8), David Sáiz (7)

 

 

Un cuidado score de transición

altAl final de la segunda entrega de The Hunger Games, Catching Fire, la heroína de la historia destruyó de un flechazo la cúpula de la arena donde debían pelear los campeones de anteriores ediciones de los Juegos del Hambre y, sin ella esperarlo, fue rescatada por un grupo de rebeldes que buscan la forma de acabar con el tiránico gobierno de Snow, el presidente de Panem. Y su base era el Distrito 13, que todos los demás pensaban completamente destruido desde hacía décadas.

Así finalizaba la segunda película sobre la saga literaria escrita por Suzanne Collins y en ese punto arranca la tercera, que como casi todo el mundo sabe, abarca aproximadamente la mitad del tercer y último libro, Sinsajo. Francis Lawrence repite tras la cámara y asumirá la misma función para la segunda parte de Sinsajo.

altPara ser solamente una primera parte del último libro, y por lo tanto una película que podemos considerar “de transición”, funciona bastante bien y se diferencia argumentalmente de las dos primeras películas y, presumiblemente, de lo que será la segunda parte. Me explico: tanto The Hunger Games como Catching Fire tenían una primera mitad del argumento dedicada a presentar el escenario de la historia desde un punto de vista dramático y una segunda enfocada básicamente a la acción. Lo mismo ocurre con Mockingjay, de manera que esta primera parte es una película donde los diálogos, el trasfondo político, filosófico y psicológico adquieren más importancia, y donde el drama se impone sobre la aventura.

Esta primera parte de Mockingjay es una cinta de tonos grises y pardos. No hay colores brillantes en la paleta visual creada por Francis Lawrence y eso se traslada también a la paleta sonora de James Newton Howard, que nos ofrece una partitura bastante contenida, aunque también cuenta con unos cuantos momentos brillantes.

altPuede decirse que la mayor parte del metraje está orientado a mostrarnos cómo Katniss, convertida  a ojos de los demás en símbolo de la rebelión contra el Capitolio, se autoconvence ella misma para asumir ese papel, el del Sinsajo. A través de diferentes escenas, con el apoyo de la música, somos testigos de esa transformación, de sus dudas, de su ansiedad por la suerte que pueden correr otros personajes…

Buena parte del score de Howard tiene ese carácter introspectivo de la protagonista. Durante muchos minutos la música suena dramática, flotando sobre los pensamientos de Katniss sin demasiados sobresaltos, a base de melodías suaves, acordes largos y tonos sombríos. Evidentemente también hay algo de acción, algo de triunfalismo, algo de romanticismo y leitmotivs conocidos de antemano que consiguen poner los pelos de punta.

altPara ser honestos, hay que reconocer que hay pocos temas nuevos. El compositor recurre a los ya creados para la primera y, sobre todo, segunda película. Sobre este punto es interesante como vuelca más protagonismo en un leitmotiv que hasta ahora podía considerarse secundario. Se había utilizado en el tramo final de “The Tour”, de Catching Fire, en la escena en que Katniss y Peeta visitaban el Distrito 11 y se producía una revuelta. La protagonista, en una escena solitaria, comenzaba a darse cuenta de cómo sus acciones influían en la gente oprimida. De algún modo, podríamos bautizar este leitmotiv como tema del Sinsajo, y lo encontramos ya en el primer track de esta primera parte, “The Mockingjay”. El compositor lo presenta de forma dramática y espectacular, con coros y la orquesta al completo, mientras Katniss, que acaba de despertar, recorre los espacios del Distrito 13. Aún no tiene claro si desea ser el símbolo de la rebelión, pero se da cuenta de que eso es lo que todos quieren que haga.

 

altLa segunda ocasión que lo oímos es en “Incoming Bombers”, precisamente cuando se hace patente su transformación en símbolo. Katniss ha visitado el Distrito 8 y los bombarderos del Capitolio han fulminado el hospital de campaña lleno de heridos y enfermos. La protagonista se dirige a las cámaras expresando espontáneamente su cólera contra los opresores, mientras la orquesta y los coros interpretan ese tema del Sinsajo de forma emotiva y cada vez más intensa.

 

Por último, lo volvemos a escuchar en “They’re Back”, con chelo y en tono lastimero, cuando comprueba que han regresado los enviados a la misión de rescate al Capitolio.

 

Los temas asociados a la propia Katniss en las películas previas se incluyen en varios momentos. Por ejemplo, “The Mockingjay” arranca con la conocida flauta asociada a su relación con el bosque y la naturaleza, un motivo que volvemos a encontrar en “Remind Her Who the Enemy Is”.

 

El tema asociado a Katniss y su Distrito 12, que en ocasiones es interpretado por una voz femenina de forma similar a una canción de cuna, también tiene varias apariciones. Es el que aparecía en el score de Catching Fire como “I Had to Do That”. Lo oímos al final de “Remind Her Who the Enemy Is”, con toda la orquesta y en clave triunfalista, cuando se reencuentra con Gale y sube a una nave con destino a su distrito de origen.

 

altLa versión vocal femenina inicia el siguiente track, “District 12”, mientras recorre las ruinas del distrito donde siempre ha vivido.

 

La pieza prosigue con partes electrónicas ambientales y, después, con una triste melodía de fiddle cuando entra en su antigua casa. También este instrumento protagoniza un amplio fragmento de “District 12 Ruins”, cuando otro grupo regresa y Gale explica lo que sucedió la noche en que el distrito fue devastado y sus habitantes masacrados.

altVuelve a sonar en “District 8 Hospital”, cuando visita a los heridos del hospital del Distrito 8, donde todos la reconocen y saludan con los tres dedos levantados, símbolo de la rebelión que ella misma encendió. El corte se inicia con el tema vocal, pero más adelante lo interpreta toda la orquesta en un momento en que el tema suena impactante y desgarrador.

 

altUno de los leitmotivs más recordados por todos los aficionados es el tema de Rue, la niña que moría en la arena durante la primera película, que James Newton Howard presentó en “Rue’s Farewell” y “Tenuous Winners / Returning Home” (The Hunger Games), y repitió en “The Tour” (Catching Fire). En la primera parte de Mockingjay lo escuchamos en el corte “Air Raid Drill” (3:36), aunque de forma potente y casi triunfalista, cuando el Distrito 13 es bombardeado y Katniss busca desesperadamente a su hermana Prim. Podría pensarse que es un tema que no tiene cabida en esta película, aunque su uso en esta escena tal vez podría interpretarse como una forma de recordar el carácter protector de la protagonista hacia los más débiles.

 

Para la segunda película, el compositor escribió un tema de corte romántico para la relación de Katniss y Peeta. Aquí lo encontramos interpretado delicadamente por cuerdas y arpa en “Katniss’ Nightmare”.

 

altComo era de esperar, no falta el tema del villano, el presidente Snow, que también encontramos en varios puntos del score, como “Air Raid Drill”, “White Roses” y “Put Me On the Air”.

 

También se emplea una serie de frases amenazadoras de cuatro notas referidas a Snow y a su gobierno tiránico en “Snow’s Speech”, un motivo que ya estaba en el corte “We Have Visitors” (Catching Fire).

 

altSe puede comprobar cómo Howard ha optado por reutilizar leitmotivs preexistentes y la verdad es que hay poco material temático que podamos considerar realmente nuevo. En este aspecto, la joya de la corona es “The Hanging Tree”, aunque se trata de una pieza no acreditada a James Newton Howard, sino a Wesley Schultz y Jeremiah Fraites, miembros del grupo The Lumineers. La letra de la canción que interpreta de forma emotiva Jennifer Lawrence aparece en el libro de Suzanne Collins. Es una canción prohibida por Snow que le cantaba a Katniss su padre y que, en cierto modo, constituye otro símbolo de rebelión, puesto que sugiere veladamente que es mejor morir luchando que vivir oprimido. En la película Katniss comienza a cantarla a capella en la orilla de un lago del Distrito 12. Progresivamente se unen varios instrumentos y, a medida que las estrofas se repiten, va cobrando más potencia, en especial con la entrada de muchas voces entonando las palabras de este “El árbol del ahorcado”. Es cuando la escena cambia y los rebeldes atacan una presa para cortar la energía que llega al Capitolio.

 

Tal vez la melodía de la canción sea de los citados miembros de The Lumineers, pero todo el desarrollo orquestal posterior posiblemente sea de James Newton Howard -no es más que una suposición-, o al menos la orquestación, como ya hizo con el Himno de Panem, obra de Arcade Fire y presentado en el score de la primera película como “Horn of Plenty”. Por cierto, un tema emblemático de la serie que tiene una aparición breve en este tercer film (suena antes de la emisión de un programa de televisión), pero no está recogido en el disco.

altEl resto de tracks que todavía no se han mencionado están formados por música nueva que se mueve principalmente entre el drama, la intriga y la acción. Esta última no abunda, pues en el film hay pocas escenas de luchas y persecuciones, y se concentra sobre todo en la primera mitad de “Incoming Bombers”, con el ataque de los bombarderos del Capitolio al Distrito 8.

 

También en parte de “Air Raid Drill”, con fantásticas progresiones potentes de cuerdas, metales y coros, mientras la gente del Distrito 13 corre a protegerse en su bunker ante la llegada de los bombarderos enemigos.

 

Con más intención de dotar a la música de una sonoridad triunfalista, es de destacar el final de “The Arsenal”, que muestra a una nave del Distrito 13 aterrizando en el desolado Distrito 8. El compositor usa un vivo ostinato de cuerdas y una poderosa percusión para acompañar esta escena.

 

La misión de rescate en el Capitolio que tiene lugar hacia el final de la película se recoge en “Jamming the Capitol” y “Inside the Tribute Center”, pero aquí se ha optado por la intriga y la tensión a base de efectos y atmósferas basadas en la instrumentación electrónica. Lo cierto es que son dos piezas fáciles de olvidar.

En el plano dramático hay algunos momentos que también merece a pena destacar. Por ejemplo, el tema de la segunda mitad de “Taunting the Cat” (erróneamente titulado en el disco “Taunting the Car”), que dota de emotividad a una conversación de Katniss y Finnick en el bunker del Distrito 13, mientras él recuerda que su esposa Annie está presa en el Capitolio.

 

También brilla, a su manera, la música que acompaña el momento en que Katniss besa a Gale en su antigua casa del Distrito 12 (“District 12 Ruins”)…

 

…el regreso de los enviados a la misión de rescate en “They’re Back”

…o el final de piano de este mismo track que suena en el reencuentro de Katniss con Peeta rescatado.

altFinalmente, el último tema del score, “Victory”, tiene un carácter, cuanto menos, paradójico y muy conseguido. La presidenta Coin del Distrito 13 anuncia la victoria alcanzada en la misión de rescate, al tiempo que las cuerdas crecen en intensidad con acordes luminosos y los coros aventuran un posible futuro de esperanza, una música -el tema aparecía en “Entering the Capitol” de la primera película- que contrasta con la desasosegadora imagen final, produciendo un efecto innegablemente impactante.

 

Está claro que Howard va madurando la música de Los Juegos del hambre en cada película. Hay bastante gente que considera que el score de esta primera parte de Sinsajo es el mejor de los tres. Hubo un importante salto de calidad entre el primero y el segundo, por motivos más que obvios. Recordemos que el compositor fue llamado a última hora para escribir la banda sonora del primer film y que sus temas se mezclaron con piezas preexistentes de otros autores, con un resultado bastante desigual. Sin embargo, no creo que la partitura de este Mockingjay sea mejor que la de Catching Fire. La del segundo film incorporaba muchos leitmotivs nuevos y la proporción de temas dramáticos y de acción dio lugar a un disco más equilibrado y variado. Personalmente, pondría Catching Fire y Mockingjay Part 1 a la misma altura. Solo queda aguardar la película final, que tendrá mucha más acción e intensidad y donde James Newton Howard podrá lucirse a gusto. No esperamos menos.