Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagenImagen

The Star

(Se armó el belén)
John Paesano
     
Año:   2017
Sello:   Epic
Edición:   Digital
Nº Tracks:   22
Duración:   45:18
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
Fernando Fernández

Imagen

1. Main Title (2:25)
2. Royal Dreams (2:48)
3. Mary and Joseph (1:05)
4. Escape of the Flying Donkey (2:12)
5. Nice to Meet You (1:39)
6. Time to Earn Your Keep (1:45)
7. My Name is Bo (1:43)
8. Joseph vs. Donkey (1:10)
9. Mary Goes to Bethlehem (1:21)
10. Where is Your Owner (1:40)
11. Gifts from the Magi (2:23)
12. Bo Meets Ruth (2:17)
13. We’ve Got Trouble (3:22)
14. Good for Nothing Donkey (1:58)
15. Finding the Caravan (1:56)
16. Baby is Coming (1:29)
17. Operation Rescue Bo (1:51)
18. Prayers From a Donkey (3:00)
19. We Have Backup (2:19)
20. Message From God (3:05)
21. Saving the Night (2:34)
22. The Flock is Growing (1:26)

Imagen

“Main Title”

 

“Joseph vs. Donkey”

 

“Saving the Night”

Imagen
El sonido clásico y puramente orquestal, que aprovecha para destilar una completa banda sonora, recuperando el sonido de animación más tradicional con sus toques efectistas, pero sin dejar de olvidar ni las emociones ni la épica necesarias para la historia.

Imagen
Pues tal vez el haber incluido algún desarrollo más temático, por querer decir algo. El componente melódico y clásico es tan elevado que lo compensa con creces, pero nunca se puede jugar al gusto de todos.

Imagen
La emoción y la intensidad épica puede ser lo más destacado, pero al tratarse de una curiosidad, muy bien resulta ese “western navideño” que es “Joseph vs. Donkey”. Absolutamente impagable.

BSOSpirit opina

ImagenImagenImagenImagen

Nota media: 7,37

Ángel Aylagas (7), Fernando Fernández (9), Asier G. Senarriaga (8), Óscar Giménez (7), Juan Ramón Hernández (6), David Martínez (7), Jordi Montaner (8), David Sáiz (7)

 

Una navidad clásica, sin necesidad de villancicos (casi)

Los estrenos de animación durante las fechas navideñas son todo un clásico. El pasado año se vieron reforzados con la presencia de uno de los últimos trabajos de animación de Sony. Aunque no se prodiga tanto como las productoras ya clásicas, de vez en cuando nos trae pequeños proyectos que traen mayor variedad en los títulos. Y en esta ocasión con un aire claramente de Pascua, nos trajo la visión del clásico de la Natividad, pero desde el punto de vista de los animales que forman parte del típico paisaje de los múltiples belenes que aparecen en casas y ciudades de todo el mundo. Inicialmente la película vino acompañada únicamente de los acordes de una nueva canción de Mariah Carey, otro clásico que no termina por desaparecer de las carteleras. Pero casi cuando no nos lo esperábamos, nos encontramos con la muy agradable sorpresa de la publicación del estupendo trabajo del ya veterano, y aún poco conocido, John Paesano.

Netflix y sus producciones de superhéroes de la Marvel son, probablemente, los que le han traído más al punto de mira de los aficionados. Pero donde sorprendió a muchos fue con su estupendo trabajo para la saga del Corredor del Laberinto (Maze Runner). Y es que ese  nombre que muchos identificaban como el de un compositor nuevo y joven, resulta que llevaba ya más de 15 años trabajando, principalmente colaborando con nombres como los de John Williams y Jerry Goldsmith. Y ya sólo con esos precedentes y experiencias, es fácil darnos cuenta de cual es el principal estilo e inspiración en todas sus composiciones. Paesano es uno de esos nombres que merece mucho la pena tener en el punto de mira, y probablemente uno de los que mejor está trabajando el estilo de composición más clásico y sinfónico.

Y es una pena que The Star haya sido una película que haya pasado tan desapercibida. A lo que si le sumamos el lanzamiento tardío de la banda sonora, es fácil entender por qué una composición tan estupenda haya pasado más que desapercibida entre muchos aficionados. Y como se ha hablado tan poquito de ella, aprovecho para dejar constancia del estupendo trabajo que muchos aficionados han podido perderse. Es una banda sonora cargada de melodías y orquesta, con un tono tremendamente clásico, pero además repleto de momentos brillantes y divertidos, como corresponde a una película de animación. Si a ello le sumamos la utilización de pequeños toques de orquestación de aire claramente medio-oriental, pero que nunca saturan ni convierten a la partitura en música de carácter étnico, el resultado es realmente muy disfrutable. Una pequeña joya, lo cual es muy de agradecer.

La música de Paesano para The Star adopta un tono muy divertido y activo, muy de película de animación, pero con desarrollos muy melódicos que se mueve entre momentos más emocionantes y delicados, hacia otros de gran calado y potencia. La música se convierte en testigo de las aventuras y emociones de los elementos más humanos (aunque los protagonistas sean animales) de la historia por un lado. Pero sin olvidar ni remarcar los grandes momentos épicos que la misma necesita. No en vano estamos hablando del nacimiento de Cristo, con todo lo que ello conlleva en las narraciones tradicionales y bíblicas. Algo que es más evidente en su título original (The Star) que en la maravillosa traducción castellana (Se armó el belén), sutil como pocas.

Pero precisamente lo mejor de la banda sonora es que la mayor parte del tono es muy juguetón y vitalista. Eso no quiere decir que la música no siga un estilo clásico y serio, sino que se trata de una de esas bandas sonoras de animación que llevábamos un cierto tiempo sin escuchar. Y es que muchos proyectos de animación cada vez parecen acercarse y entrar en terrenos mas convencionalmente cinematográficos, como si de una película de imagen real se tratase, o convertirse en puros musicales de Broadway. Sin embargo, en esta ocasión Paesano aprovecha su clase y buen hacer para construir una muy completa banda sonora de sonido clásico y puramente orquestal, que no tiene problemas en divertirse siguiendo las andanzas y aventuras del grupo de protagonistas, contagiando con ello a la música y proporcionándole un carácter muy divertido y animado, que hace que se disfrute aún más durante la escucha aislada. Especialmente, aprovechando esos momentos con toques medio orientales/árabes como “Nice to Meet You”, “My Name is Bo”“Time to Earn Your Keep”, para acentuar aún más su carácter original y divertido. Y en conjunto ofreciendo un sonido realmente entretenido, sin terminar nunca de convertirse en puro sonido de acción ni dramático, sino manteniendo siempre ese tono brillante.

Por supuesto que en ocasiones la música se torna más seria, algo completamente normal si recordamos el tema de fondo que trata. Pero incluso en esos momentos, sabe aportarle pequeños detalles brillantes y divertidos que la hacen destacar. Ahí nos encontramos el suspense de “Where Is Your Owner?”, el drama de “Bo Meets Ruth” o la gravedad y acción de “We’ve Got Trouble” o “Escape of the Flying Donkey”. Pero en todos ellos no se pierde la incorporación de esos tonos o desarrollos divertidos y animados que mencionaba. E incluso en ocasiones se permite también la incorporación de momentos realmente originales que refuerzan aun más esos momentos divertidos. Sólo tenemos que disfrutar escuchando “Joseph vs. Donkey” y cómo en su parte central rompe la estructura del tema para introducir toda una serie de sonoridades que parecen estar sacados de un duelo de puro “western” (sin romper en ningún momento la coherencia con el conjunto de la banda sonora), incluyendo silbidos y cascabeles. Y que además termina resolviendo con la incorporación de… ¡un villancico! Curiosamente la única vez en que aprovecha para utilizar este recurso musical, a pesar del foco navideño de la historia.

El grueso principal de la banda sonora, a pesar de contar con esos toque animados y divertidos, se mueve entre momentos más cargados de delicadeza, frente a otros más brillantes y emocionantes, como explicaba anteriormente. El propio prologo “Main Title” sirve de muestra de ese tono, con la delicada entrada de voces femeninas que van convirtiendo la pieza en un tema mágico, en el que la incorporación de toda la orquesta y el coro va cargando de intensidad la misma, hasta alcanzar un tono más épico. Un juego que podemos apreciar a todo lo largo de la banda sonora en momentos como “Royal Dreams”, “Gifts from the Magi” o “Baby is Coming”. Aunque si tuviera que destacar algún momento en que desarrolla este tono, probablemente sería la fuerza y energía que destila su final. Especialmente con un momento como “Message from God”, que entremezcla, en la que es la pieza más potente y destacada de la banda sonora, una buena dosis de emoción, intensidad y acción. La cual remata con la brillante “Saving the Night”, que sirve de lazo final a la partitura con la delicada y breve coda que es “The Flock is Growing”. Estos más de siete minutos finales son una maravillosa muestra de la calidad que atesora el trabajo de Paesano.

A lo largo de la banda sonora la música también aprovecha para dar un carácter muy humano tanto a los sucesos como a sus protagonistas, de manera que exista un reflejo de la evolución de los mismos en su personalidad musical. Por ello los momentos más emocionantes suelen venir precedidos de otros instantes más introspectivos y delicados, detalle que termina de proporcionarle la profundidad necesaria a la banda sonora para dejarla muy completa. En la mayor parte de esas ocasiones con los personajes de María y José como eje principal. Por ejemplo “Mary and Joseph”, u otros momentos como “Mary Goes to Bethlehem”, la preciosa “Finding the Caravan”, donde el compositor se lanza para proporcionar un sonido profundo y emotivo, o “We Have Backup”. Y siempre sin dejar de lado en estos momentos el humor o los ligeros toques étnicos que completan una muy entretenida y disfrutable banda sonora.

Una de esas partituras que no debería tener problema en encontrar el favor de los aficionados prácticamente sea cual sea su gusto o preferencia. Principalmente porque incluye casi todos los puntos habituales que hacen que la banda sonora sea muy disfrutable y entretenida. Un proyecto, tal vez más pequeño y especial para John Paesano, pero que probablemente sea uno de sus trabajos más interesantes y entretenidos. Y una composición que no deberíamos dejar escapar ninguno.