Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagenImagen

The Exception

(El último beso del káiser)
Ilan Eshkeri
     
Año:   2017
Sello:   Varèse Sarabande
Edición:   Normal
Nº Tracks:   18
Duración:   41:45
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
Óscar Giménez

Imagen

1. Waking Up (4:23)
2. Stefan Prepares Himself (2:35)
3. Chopping Wood (2:33)
4. Feeding Ducks (1:31)
5. Stefan’s New Room (1:15)
6. Apology (1:42)
7. Restoration (1:35)
8. Seize The Day (1:32)
9. Himmler Arrives (1:53)
10. Private Conversations (2:04)
11. The Kaiser Sees The Truth (1:55)
12. Mika’s Message (3:41)
13. The Ambulance (4:04)
14. Escape (1:16)
15. Mika’s Promise (2:10)
16. Return To Berlin (2:42)
17. The Kaiser’s Theme (2:42)
18. Last Kiss (2:12)

Imagen

“Waking Up”

 

“Feeding Ducks”

 

“Apology”

Imagen
Ilan Eshkeri nos ofrece un buen score de corte clásico de agradable escucha.

Imagen
La propia película, muy discreta, que pasa sin pena ni gloria.

Imagen
Por elegir solamente uno, “Apology”, escena en la que el capitán nazi pide perdón a Meike, lo que da pie a la versión romántica del tema principal.

BSOSpirit opina

ImagenImagenImagenImagen

Nota media: 7,33

Ángel Aylagas (8), Fernando Fernández (6), Asier G. Senarriaga (7), Óscar Giménez (8), Jordi Montaner (8), David Sáiz (7)

 

Thriller romántico-histórico en época nazi

Titulada en castellano El último beso del káiser, podríamos definir esta película de David Leveaux algo así como un thriller romántico-histórico, una historia de amor enmarcada en un relato de espías con el nazismo como trasfondo.

Mucha gente se sorprendería al saber que el káiser Guillermo II, el último emperador alemán, todavía estaba vivo en plena Segunda Guerra Mundial. Pero así es. Cuando Alemania fue derrotada en la Primera Guerra Mundial, el káiser abdicó y se exilió en los Países Bajos, donde residió hasta su muerte en junio de 1941. Allí es donde transcurre la acción de esta película, cuyo punto de partida es la misión encomendada a un capitán alemán llamado Stefan Brandt (Jai Courtney) para descubrir a un espía de la resistencia infiltrado en la residencia del káiser. El capitán nazi conoce en el lugar a Guillermo II (Christopher Plummer), anciano pero aún con ciertas esperanzas de que Hitler restaure la monarquía, y a una joven doncella llamada Meike (Lily James).

La “excepción” del título es que el capitán no es un nazi como los demás, algo que explica a la doncella, en la cama por cierto. La intriga de la cinta se basa en el dilema de si el militar nazi ayudará a su amante a escapar o no, y qué papel asumirá el propio káiser.

El compositor de la banda sonora es Ilan Eshkeri, quien ha optado por una partitura orquestal en la que destaca un tema principal omnipresente que encontramos ya en el primer corte de la edición discográfica, “Waking Up”. El chelo es el instrumento encargado de presentarnos este leitmotiv que escuchamos, eso sí, con múltiples variaciones, en la mayor parte de tracks. Acompañado por el piano, el violonchelo desgrana las notas del tema, que tiene cierto aroma eslavo, como si estuviera basado en alguna melodía popular. Esta primera versión desprende un sentimiento tristón, pero va cobrando más vida a medida que se unen el resto de instrumentos de la orquesta.

“Waking Up” es una buena carta de presentación para catar el sabor de la propuesta musical de Eshkeri, propuesta que se mantiene a lo largo de toda la partitura en el plano dramático, con mayores o menores pinceladas de romanticismo, esperanza y desesperación, y salpicada con algunos momentos de acción y oscuridad.

Aunque la evolución de las notas es algo distinta, las variaciones románticas de este leitmotiv central de la película son exquisitas, como ocurre en “Apology”. Asimismo, destaca la versión trágica y desgarrada del inicio de “Mika’s Message”, otra pieza con un desarrollo como tema de acción muy conseguido donde resplandece de nuevo el tema principal.

También en clave emotiva destacan “Mika’s Promise”, así como dos de los cortes utilizados en los créditos finales, el tramo final de “Return to Berlin” y “Last Kiss”.

Como he dicho, este tema principal me parece algo sobreutilizado, aunque queda hueco para algún otro tema, como es el del káiser. En la película lo escuchamos cuando lo vemos en una de sus actividades favoritas: dar de comer a los patos. “Feeding Ducks” contiene este tema para piano, plácido y algo bucólico, que transmite la serenidad asociada al personaje. El leitmotiv se recoge también en los créditos finales, en el corte “The Kaiser’s Theme”.

Hay alguno más, como las figuras ascendentes y descendentes que se desarrollan a lo largo de “Restauration”, que acompaña las esperanzas de la esposa del káiser de volver a Berlín como gobernantes, para lo cual ha invitado a Himmler. La misma figura, aunque más rápida, suena en algunos momentos de “The Kaiser Sees the Truth” y de “Ambulance”.

La música de acción adquiera protagonismo en el último cuarto del film, cuando todo se precipita. Los momentos más frenéticos los encontramos en “Mika’s Message” y “Ambulance”, piezas que también dejan espacio a la tensión y las percusiones militares.

En este aspecto también es de destacar la música dedicada a la llegada de Himmler y su séquito en “Himmler Arrives”, con ostinatos y percusiones de carácter amenazador que suceden a acordes graves y oscuros.

Concluyendo, el trabajo de Eshkeri es el adecuado para un film bastante discreto, una partitura de escucha agradable con un buen tema central, aunque se abuse del mismo “un poco demasiado”.