Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagenImagenImagen

Black Panther

Ludwig Göransson
     
Año:   2018
Sello:   Hollywood Records
Edición:   Digital
Nº Tracks:   28
Duración:   75:21
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
David Doncel

Imagen

1. Wakanda Origins (1:44)
2. Royal Talon Fighter (4:00)
3. Wakanda (2:20)
4. Warrior Falls (4:07)
5. The Jabari (1:09)
6. Waterfall Fight (4:04)
7. Ancestral Plane (4:28)
8. Killmonger (2:55)
9. Phambili (2:32)
10. Casino Brawl (3:33)
11. Busan Car Chase (2:49)
12. Questioning Klaue (3:33)
13. Outsider (2:08)
14. Is This Wakanda? (2:46)
15. Killmonger’s Challenge (5:07)
16. Killmonger vs T’Challa (3:30)
17. Loyal to the Throne (1:35)
18. Killmonger’s Dream (3:15)
19. Burn It All (3:25)
20. Entering Jabariland (2:43)
21. Wake Up T’Challa (6:09)
22. The Great Mound Battle (3:49)
23. Glory to Bast (6:06)
24. The Jabari Pt II (2:23)
25. A Kings Sunset (4:28)
26. A New Day (1:48)
27. Spaceship Bugatti (1:23)
28. United Nations / End Titles (7:32)

Imagen

“Wakanda”

 

“Killmonger”

 

“United Nations / End Titles”

Imagen
La banda sonora es lo mejor de la película, sin ningún tipo de duda al respecto.

Imagen
Es una banda sonora que ha tenido años para su preparación, concepción, composición y grabación. Es un trabajo de artesanía, siempre teniendo presentes su argumento e imágenes, y con una construcción temática inusitada en los tiempos actuales. Una verdadera joya.

Imagen
Se me escapa uno que es el mejor. Y se me escapa de la banda sonora digital editada hasta el momento. Porque es la persecución automovilística que tiene lugar a mitad de la película, un segmento musical que comienza con la canción “Opps”, de Vince Staples (que ya colaboró con Ludwig en Creed), y que termina en la composición brutal e intensa de Göransson. Una verdadera maravilla que espero podamos escuchar en el futuro fuera de la película.

BSOSpirit opina

ImagenImagenImagenImagen

Nota media: 8,11

Josep Manel Blanch (7), Fernando Fernández (7), Asier G. Senarriaga (9), Óscar Giménez (8), Ignacio Granda (9), Juan Ramón Hernández (8), David Martínez (9), Jordi Montaner (8), David Sáiz (8)

 

Ritmos tribales de hip-hop

Normalmente suelo escribir una reseña recién vista la película. Me ayuda a tener los pensamientos y las emociones frescas y activas para plasmarlas en papel y boli, o mejor dicho, tecla y pantalla. Pero en el caso de Black Panther quise distanciarme temporalmente de mis primeras impresiones una vez dejé la sala de cine. Creo que estaba notablemente influido por la imagen original en papel de cómic que había poblado, ya no mi infancia, sino mis tardes de adolescente/adulto.

No veía ese acercamiento en la película, del héroe afroamericano que en los cómics aparecía como una mezcla adulta perfecta entre Batman e Iron Man, caracterización que plasmaron bastante bien, desde mi humilde punto de vista, en el debut cinematográfico del personaje en Captain America: Civil War.

Reconozco que por esta magnífica y adulta representación del personaje comiquero, y por la excelente anterior película de su director Ryan Coogler, Creed, llegué con un buen puñado de altas expectativas para ver esta Black Panther.

Y eso nunca es bueno. En un reducido porcentaje, estas altas expectativas siempre suelen venirse abajo. Y más a la edad que uno ya transita, donde la magia normalmente se busca, porque es complicado encontrársela de sorpresa.

Al menos me quedó claro que la banda sonora era lo mejor de la función. Y de hecho, ya con los pensamientos amortiguados por el peso de la gravedad que da el paso de los días, os diré que sigo pensando lo mismo. El joven y talentoso compositor y productor musical Ludwig Görasson ha querido continuar ese estilo musical melódico, poderoso y sustentado en unas fuertes bases musicales justificadas en razones argumentales, como hiciera para su soberbia banda sonora de Creed.

Si en esta última, el pasaje urbano de Filadelfia y su ambiente musical de fuertes connotaciones afroamericanas a través del hip-hop fueron la base rítmica para sustentar alguno de sus mejores momentos, en Black Panther el ritmo sigue sustentando la ecuación, pero por supuesto, con un cambio en las influencias musicales. Ahora nos vamos a África, concretamente a la región ficticia de Wakanda  y sus cánticos y percusiones tribales. Que si lo analizamos con detenimiento, bien podrían ser las raíces ancestrales del hip-hop.

Permitidme que haga un breve paréntesis y viajemos en el tiempo. Dos años atrás. En un viaje que hice a Los Angeles para promocionar el Festival Internacional de Música de Cine de Málaga, MOSMA, tuve la suerte de compartir conversación con Ludwig en su estudio. Allí podía encontrar algún disco de platino como productor musical. Especialmente me hizo ilusión saber que era el productor y el compositor de algunas de las canciones del grupo femenino HAIM, que con sus sonidos ochenteros se convirtió en esa época en uno de mis favoritos.

Allí hablamos de Creed, de lo buena que era su composición y le pedimos permiso para poder tocar uno de los mejores temas de esta banda sonora en MOSMA:

El caso es que a un comiquero como yo no se le pasó el detalle de que en su mesa de estudio se encontrase un tomazo, de esos recopilatorios que Marvel suele lanzar con bastante asiduidad, de Black Panther. Un Trade Paperback del Black Panther de Christopher Priest. Su versión más actualizada. Algo que explica en parte la versión cinematográfica de Marvel Studios.

Por supuesto que le pregunte por su banda sonora para la película, sorprendiéndome de que empezase a trabajar en ella a dos años vista de su estreno. Allí me confió verbalmente lo que sería la base de su composición: elementos tribales y sonidos muy africanos.

Pero claro, tratándose de este gran compositor, ahí no quedaría la cosa. La presencia del hip-hop que teníamos en Creed haría acto de presencia para representar al personaje mas carismático de la función, su villano. El muy humano, Killmonger. Ludwig crea un sonido muy urbano para él, ritmos electrónicos que ya escuchamos en Creed, que ahora, en vez de sustentar y marcar las pautas del resto de la construcción musical mas tradicional y humana, se enfrenta totalmente a ella.

En definitiva, la película nos cuenta un enfrentamiento entre la tradición y la modernidad. Y cómo a partir de ahí debe de salir algo totalmente nuevo. Una mezcla que es el fiel reflejo de lo que es Wakanda. Göransson certifica esa idea con una banda sonora que continuamente plantea una lucha entre la modernidad y la tradición musical más ancestral. Y de ahí surgen sonidos mestizos que son los que, no solo identifican el estilo del compositor y esta banda sonora, sino en definitiva, los tiempos que vivimos en la creación musical para el medio audiovisual.

Göransson, ademas, no olvida lo que hace grandes a las bandas sonoras de este tipo de producciones: sus leitmotivs. Es esa magia que rodea a los personajes principales y los hace grandes. En ocasiones míticos. Que se lo digan al Superman de John Williams. Göransson no lo olvida y tiene temas para nuestro protagonista, su tierra Wakanda, el villano de la función, y hasta para el agente Ross, uno fantástico con ciertas reminiscencias al de  los Avengers de Silvestri. Todo al mas puro estilo old fashion. Su efectividad está fuera de toda duda, y consigue con esta decisión dotar de mayor épica a algunos tramos mas faltos de intensidad (su batalla final).

Así nos encontramos, sin duda, ante una de las mejores bandas sonoras del 2018, para una película que, pasados los días desde su estreno, y ya asentada en mi cabeza, me parece un entretenimiento en la línea de alguna de las ultimas producciones Marvel, como AntmanGuardianes de la Galaxia, Vol. 2.

Eso sí, los millones que lleva recaudados en taquilla me dicen que a mucha gente la película le ha gustado bastante más que a mí. Supongo que Disney no estaba para nada equivocada en poner de nuevo su huella ligera y adolescente en un personaje que era tan oscuro y tan poco dado a las bromas y a la comunicación pandillera como en su versión comiquera. Yo me quedaré con el Black Panther de Captain America: Civil War (que por cierto, esta sí es una película que gana con cada visionado, os animo a revisarla para confirmarlo), y por supuesto con la indispensable banda sonora de Ludwig Göransson, uno de los compositores mas interesantes y mas talentosos de la actualidad.