Imagen

ImagenImagenImagenImagen

Phantom Thread

(El hilo invisible)
Jonny Greenwood
     
Año:   2017
Sello:   Nonesuch Records
Edición:   Normal
Nº Tracks:   18
Duración:   55:50
     
Ficha IMDB
Web de la película
 

 

Reseña por:
Jordi Montaner

Imagen

1. Phantom Thread I (3:36)
2. The Hem (2:43)
3. Sandalwood I (2:40)
4. The Tailor of Fitzrovia (2:31)
5. Alma (4:07)
6. Boletus Felleus (3:12)
7. Phantom Thread II (3:55)
8. Catch Hold (2:14)
9. Never Cursed (3:45)
10. That’s As May Be (1:26)
11. Phantom Thread III (2:21)
12. I’ll Follow Tomorrow (1:21)
13. House of Woodcock (3:53)
14. Sandalwood II (3:43)
15. Barbara Rose (4:40)
16. Endless Superstition (3:05)
17. Phantom Thread IV (2:58)
18. For the Hungry Boy (3:41)

Imagen

“Alma”

 

“Phantom Thread III”

 

“Endless Superstition”

Imagen
El guitarrista líder de Radiohead se pone al piano y consigue una partitura romántica al estilo de Richard Robbins, Marvin Hamlisch, Michael Nyman o el mismísimo Ennio Morricone.

Imagen
“Esto no es una banda sonora… ¡Esto es un musical!” Tal fue la desesperación del orquestador Robert Ziegler por el excesivo acompañamiento musical de las escenas. Sin duda, en Phantom Thread la música pesa demasiado y socava valor dramático, por ejemplo, a los diálogos.

Imagen
Las cuatro variaciones de “Phantom Thread”, que maese Goldberg habría comprado gentilmente a Greenwood de no haber conocido a  Bach 500 años antes…

BSOSpirit opina

ImagenImagenImagenImagen

Nota media: 7,14

Ángel Aylagas (6), Fernando Fernández (7), Asier G. Senarriaga (7), Óscar Giménez (7), Juan Ramón Hernández (7), Jordi Montaner (9), David Sáiz (7)

 

¿No hay puntada sin hilo?

Jonny Greenwood escala posiciones en el universo melocinematográfico asumiendo retos que escapan, en lo creativo, a su zona de confort. En los años 80 del siglo pasado muchos rockeros hicieron sus pinitos en la música de cine componiendo y tocando como tocaban siempre, aunque dando algo más de cancha a los temas instrumentales. Greenwood por entonces era sólo un niño que tocaba la flauta en la escuela y empezaba a rasgar las cuerdas de un violín… Con sólo 15 años se enamoró perdidamente de una pieza clásica contemporánea: la sinfonía Turangalîla, de Olivier Messiaen. Confiesa que esta pieza le llevó años más tarde a interesarse por un instrumento complejo, las ondas Martenot, y a incorporarse a las propuestas rockeras del cambio de siglo más alternativas, con una intención musical de muy altos vuelos.

El ahora guitarrista de rock cuarentón de Oxford recibió el encargo de componer una banda sonora para Phantom Thread mientras se hallaba en la India rodando un documental (Junun), y discutió después con Anderson sobre las bases estéticas de la música requerida. La acción de la película se desarrollaba en la Inglaterra de los años 50 y Greenwood se sumergió, por un lado, en la pianofilia enfermiza de Glenn Gould y, por otro, en los estilizados argumentos musicales de gente del jazz como Nelson Riddle, Ben Webster u Oscar Peterson. Se sentó al piano, reunió a una orquesta de cámara compuesta básicamente de cuerdas y empezó a componer. Como Nyman en The Piano, Greenwood cargó el romanticismo musical casi minimalista en este pesado y dúctil instrumento, con reiterados ataques de sección de cuerdas para enfatizar sus fugas.

El piano, en Phantom Thread, es el arte del protagonista, su creatividad. Cuando Reynolds (un excelente Daniel Day Lewis) se pone a trabajar, el piano reverbera; lento, rápido, triste o alegre en función de las escenas. El trabajo es constante, y la música está presente en el 90% del metraje montado por Anderson; entra en todas las habitaciones de la mansión Woodcock, cose más que ninguna costurera, posa siempre con porte distinguido, hasta toma el té…

Como si de un director de fotografía se tratara, la “paleta de colores” de Greenwood llena toda la película sin otro error que no sea su abrumadora presencia, su saturación. Del mismo modo que hizo con Anderson en There Will Be Blood, Greenwood mezcla sus propias composiciones con un encaje de piezas clásicas. En esta ocasión no se limita a Brahms, sino que emplea también músicas de Debussy, Schubert o Berlioz. Para que el encaje musical resulte aún más clásico, el guitarrista de Radiohead saca del piano de marras un apoteósico “Endless Superstition” que evoca, tributa, la Sonata núm. 14 de Beethoven.

Podría decirse que Greenwood, como muchos compositores de cine en la actualidad, no busca temas ni motivos. Opta por sentar las bases de un estilo ambientalista que case perfectamente con la gama de temores, frustraciones y obsesiones del trío interpretativo principal. Piano y cuerdas se aceleran y ralentizan en función de los avatares del guion.

“I’ll Follow Tomorrow”, por ejemplo, es la vibración más íntima del sastre Reynolds; su aparente ausencia y concentración en propósitos creativos, en ocasiones oscuros, absolutamente impermeables al mundo que los solicita.

“The Tailor of Fitzrovia”, desgarradoramente melancólico, es el tema que acompaña a Reynolds en su declive, su ocaso. “Never Cursed” lleva la música a una zona prohibida, vetada; ese tono oscuro y misterioso, un punto salvaje, se repite con “Boletus felleus”. “Alma” es una pieza humilde que pasaría por tema de amor; su base melódica engarza con las dos variaciones de “Sandalwood” (en referencia al perfume de sándalo que usa Alma). La excelente sintonía entre piano y cuerdas se pone de relieve en “Catch Hold”; más que un tema de amor, casi un himno.

Greenwood deja claro que su forma de hacer música para el cine no es, en absoluto, convencional (¿una pose?). Lo hace en piezas como “Barbara Rose”, “The Hem” (banda sonora del trailer de la película) o “For the Hungry Boy”. Su música tiene de bueno una característica cada vez menos habitual en las bandas sonoras: la insinuación. Se trata de una insinuación mucho más expresionista que impresionista, que encaja como un guante (o un vestido de alta costura) en una película de estas características. Pese a que su currículum musical sea demasiado pobre como para codearse con los académicos de Hollywood (Carter Burwell, Alexandre Desplat, John Williams o Hans Zimmer), su música viste la cualidad más admirada entre directores y productores: la eficacia.

Preguntado acerca de si esta exitosa aproximación de Greenwood (guitarrista) al piano podría tener continuidad, el compositor británico aseguró a la revista Variety que “los pianos funcionan bien para entretener a los vecinos, pero en los estudios de grabación son harto complicados”… Le van los clásicos más contemporáneos; además de Messiaen, Greenwood es también un gran fan de Krzysztof Penderecki, a quien rinde tributo con los temas dedicados al personaje de Alma.

Trabajando como compositor en más de una escala y tratando de hacer sonar 32 violines al unísono, Greenwood se sirve de Phantom Thread como de un experimento; en casa, aunque con champán.