Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagen

Beauty and the Beast

(La bella y la bestia)
Alan Menken
     
Año:   2017
Sello:   Columbia
Edición:   Normal
Nº Tracks:   52
Duración:   131:58
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
Asier G. Senarriaga

Imagen

1. Céline Dion – How Does A Moment Last Forever (3:38)
2. Ariana Grande – Beauty and the Beast (3:48)
3. Josh Groban – Evermore (3:10)
4. Overture (3:06)
5. Main Title: Prologue Pt. 1 (0:43)
6. Audra McDonald – Aria (1:03)
7. Main Title: Prologue Pt. 2 (2:22)
8. Emma Watson – Belle (5:33)
9. Kevin Kline – How Does A Moment Last Forever (Music Box) (0:59)
10. Emma Watson – Belle (Reprise) (1:16)
11. Josh Gad – Gaston (4:26)
12. Ewan McGregor – Be Our Guest (4:49)
13. Adam Mitchell – Days In The Sun (2:40)
14. Emma Watson – Something There (2:55)
15. Emma Watson – How Does A Moment Last Forever (Montmartre) (1:56)
16. Emma Thompson – Beauty and the Beast (3:20)
17. Dan Stevens – Evermore (3:15)
18. Luke Evans – The Mob Song (2:29)
19. Audra McDonald – Beauty and the Beast (Finale) (2:15)
20. Aria (0:36)
21. How Does A Moment Last Forever (Music Box) (1:04)
22. How Does A Moment Last Forever (Montmartre) (1:21)
23. Days In The Sun (3:31)
24. Evermore (2:56)
25. Main Title: Prologue (3:02)
26. Belle Meets Gaston (0:54)
27. Your Mother (2:14)
28. The Laverie (1:22)
29. Wolf Chase (3:15)
30. Entering the Castle (1:18)
31. A White Rose (3:58)
32. The Beast (4:04)
33. Meet the Staff (1:01)
34. Home (2:04)
35. There’s a Beast (2:03)
36. Madame De Garderobe (1:28)
37. A Petal Drops (1:03)
38. A Bracing Cup of Tea (2:07)
39. The West Wing (2:59)
40. Wolves Attack Belle (3:18)
41. The Library (3:06)
42. Colonnade Chat (2:53)
43. The Plague (0:52)
44. Beast Takes a Bath (1:22)
45. Maurice Accuses Gaston (2:02)
46. The Dress (1:02)
47. You Must Go to Him (2:51)
48. Belle Stops the Wagon (2:42)
49. Castle Under Attack (4:21)
50. Turret Pursuit (2:13)
51. You Came Back (5:14)
52. Transformations (4:07)

Imagen

“Belle (Reprise)”

 

“Beauty and the Beast (Finale)”

 

“Transformations”

Imagen
Podríamos decir tranquilamente que todo, desde el primer segundo hasta el último. La grandeza, lirismo, vibración emotiva y magia de todas y cada una de las melodías, de cada letra y cada canción, el sentimiento y magnificencia de los momentos climáticos, el instante de lágrimas de emoción del enfrentamiento final, la transformación, y con ella la de todos los maravillosos personajes del castillo, la obertura, la coda, Alan Menken en estado de perpetua gracia, que el original sea una obra maestra incontestable y eterna y que esta nueva creación aún la supere. ¡Extraordinaria!

Imagen
Que llega un momento en que se acaba.

Imagen
A docenas, pero señalaremos tres. La ascensión de la protagonista a la colina con el reprise de “Belle”, con un sinfonismo que quita el aliento; la extraordinaria “Evermore” interpretada con pasión desgarrada y grandeza única por un Dan Stevens magnificente y sublime, de carne de gallina, y la interpretación final del material temático original y nuevo con la conclusión de “Transformations”, tan apoteósico, tan abrumadoramente espléndido, que las palabras no pueden hacer justicia a su grandeza poética. Decir que supera la inigualable maestría del original es incluso quedarse corto. Legendario Menken.

BSOSpirit opina

ImagenImagenImagenImagen

Nota media: 8,27

Ángel Aylagas (8), Josep Manel Blanch (8), David Doncel (9), Fernando Fernández (7), Asier G. Senarriaga (10), Óscar Giménez (9), Ignacio Granda (8), David Martínez (8), Antonio Miranda (7), Jordi Montaner (8), David Sáiz (9)

 

Cuando la magia traspasa la pantalla, la verdadera belleza sigue estando en el interior

Tras su estreno en el mítico Teatro El Capitán de Hollywood en noviembre de 1991, aunque desgraciadamente aquí en España -¡ay los distribuidores!- no llegaría hasta diciembre del siguiente año,  Disney obtenía la recaudación más alta de aquellas últimas dos décadas, arrasando en taquilla y coronando a La bella y la bestia como un clásico instantáneo y uno de los mejores films de la historia de la compañía.

Ya dejados atrás unos años ochenta en que los fracasos se sucedieron sin paliativos –Tod y Toby, El Dragón del Lago de Fuego, Oliver y su pandilla-, la recreación mágica y en formato gran musical de Broadway que llevó a cabo La sirenita, otro reluciente exitazo al fin tras años de penurias, marcaba el camino a seguir, y un nombre que sería clave en el futuro legado de Disney entraría en la leyenda de la música de cine: Alan Menken.

Después de colaborar con el letrista Howard Ashman, con dos Oscar en The Little Mermaid como palpable muestra de calidad y aceptación crítica, amén de comercial, el tándem repetía labor con la historia de una bella y una bestia monstruosa víctima de una horrenda maldición. E hicieron historia, del cine y de la música.

Prácticamente 25 años después, y al albur de una serie de adaptaciones de clásicos Disney a imagen real, que comenzó con El libro de la selva en 2016, y que seguirá durante los próximos años con El rey león o Aladdin entre otras, La bella y la bestia comenzaba su producción con Bill Condon a los mandos y, como no podía ser de otra forma, con Alan Menken dispuesto a revivir la magia musical que seguía a la pronunciación de las siguientes palabras en pantalla…

Erase una vez…

Y si algo se debe alabar de este remake con actores de carne y hueso es que rebosa precisamente eso, pura magia, una exquisita magnificencia. Es un puro deleite visual, una adaptación absolutamente fascinante, de suntuosa puesta en escena, fotografía y dirección (esos movimientos de cámara son el paroxismo de la elegancia y el saber filmar para que la trama avance sin la trampa del montaje epiléptico tan en boga hoy en día y del que esta película felizmente se olvida), el descubrimiento de unos arrebatadores Luke Evans y Dan Stevens como cantantes y presencias carismáticas, entrañable e inigualable Kevin Kline, soberbia Emma Watson, y qué decir de la fastuosidad en cada nota de la inconmensurable reinvención de la obra maestra musical de 1991, ¿que mejora lo inmejorable?, ¿que embriaga y emociona aún más que su apoteósico original?.

Sí, todo eso y mucho más.

Menken revisita con pequeños retoques el grueso de su partitura, pero la amplía  sutilmente introduciendo nuevos pasajes que parecen originales del clásico animado, como si todo hubiera estado desde siempre ya ahí. Compone varias canciones nuevas y readapta su material anterior, todo con el objetivo de hacer aún mejor algo ya perfecto, consiguiéndolo a cada recodo del camino, y con aparente suficiencia y prestancia además, como si el tiempo no hubiese hecho mella en su ya de por sí inmenso talento pasado.

Y a ello le ayudan asimismo el medido y carismático reparto de voces del film, que aportan su granito de arena, contando todas con su momento/s de lucimiento y despliegue de grandeza, desde una criticada anticipadamente Emma Watson, que defiende su interpretación con solvencia y dulzura en el probablemente mejor papel de su incipiente carrera; un Dan Stevens extraordinario; un Josh Gad hilarante; un Luke Evans todo carisma y entrega, y qué decir de Kevin Kline y las voces de Ewan McGregor, Sir Ian McKellen o Emma Thompson, entre muchos otros grandes actores y actrices, sumando al ya de por sí legendario material musical.

Menken, además, regala a los fans cuatro nuevas portentosas adiciones, con cuatro soberbias nuevas canciones, “Aria”, “Days In The Sun”, “How Does a Moment Last Forever” y la joya de la corona, la mejor canción que quien esto escribe ha descubierto en muchos muchos años, la excelsa “Evermore”, en la que la impresionante labor de un Dan Stevens celestial añade aún más puntos si cabe de grandeza de cara a la posteridad.

En lo relativo al score, Menken se deleita en retomar su apreciado material previo para darle una vuelta, para revisitarlo con amor y reverencia pero a la vez otorgarle una nueva vida, expandirlo, y en suma, mejorar la perfección. Frente a los ya historia de la música de cine y de los musicales, “Belle”, “Gaston”, “Be Our Guest”, “Something There”, el inmortal “Beauty and The Beast” y “The Mob Song”…

 

…extendidos de forma gloriosa en conjunción con unas inmaculadas imágenes, el nuevo prólogo, irreverente a la par que trágico, “Aria”, las escenas del enamoramiento, “Days In The Sun”, el sortilegio del viaje al pasado, “How Does a Moment Last Forever (Montmartre)”, o la épica de la pérdida del mejor tema musical de 2017, “Evermore”, prolongan la gracia con que las musas premiaron en su día a Menken y a las sobresalientes letras de Howard Ashman.

Y señalemos a partir de este instante aquellos momentos en los que la partitura original del compositor  cala en el espíritu del espectador y le atrapa una vez más en esta Beauty and the Beast 2017, atentos a partir del 02:19 del “Main Title/Prologue”, y sientan como el oboe se añade al piano y a las cuerdas y la magia se abre paso a cada nota y la carne de gallina es segura consecuencia.

 

Cómo en “The White Rose”, a partir del 03:08 el arrollador sinfonismo nos hace ser completamente partícipes de las ramificaciones de una maldición eterna.

 

En “Wolves Attack Belle” nos vemos enfebrecidos por la mejor música de acción de la carrera de un Menken desatado, con pasajes de desaforada tensión, preciosismo melódico y unión apoteósica con las imágenes, atentos a partir del 02:44 especialmente, dejen que los escalofríos ante la magia recorran su cuerpo, sencillamente sensacional.

 

En “The Library”, por ejemplo, la exaltación romántica se sublima, especialmente a partir del 02:00, con una sección de cuerdas realmente celestial, y atentos a la entrada de los vientos de madera.

 

Pero donde todas las cartas están ya sobre la mesa y Menken decide cerrar el círculo abierto 25 años atrás, es en la parte final de la obra. Atentos a la grandeza coral y sinfónica “Castle Under Attack”, especialmente a partir del 01:44, con virtuosas revisitaciones leitmotívicas de multitud de personajes con cambios de tempo y juegos orquestales llenos de fresca y poderosa alegría de vivir.

No podemos dejar de hacer referencia asimismo a la conclusión de la obra con “Turret Pursuit” y su material nuevo para el villano, Gaston, y se lucha definitiva con la Bestia en lo alto de las almenas, los emocionantes cinco minutos de “You Came Back”, atentos a partir del 04:20, y asistan a la magia explotar definitivamente, en una interpretación que derrite los corazones a través de una extasiante sección de cuerdas que es pura seda.

 

Y así hasta alcanzar la mejor pieza de la obra, “Transformations”, una revisitación suntuosa, llena de fasto, positivismo, cruce de melodías hasta el paroxismo y un talento inmortal, el de un compositor que hizo historia en 1991, y la ha vuelto a hacer este 2017, prepárense para la emoción a partir del 01:12…

 

y reencuéntrense con la edad que tenían hace dos décadas y media,
realizarán un viaje en el tiempo arrebatador a sentimientos, a ilusiones,
creerán en la magia de nuevo y a partir del 03:14 no les quedará más remedio
que levantarse y aplaudir,
aplaudir a rabiar,
y no parar de hacerlo hasta que el último crédito se desliza pimpante
por una pantalla de plata y oro,
de sueños y esperanzas,
de encantamiento y pasión,
instantes en los que creeremos en el amor verdadero y una vez más,
y sabremos que la verdadera belleza
está en el interior.

“-Amo, tenía mis dudas, pero todo marcha a la perfección. ¡El amor verdadero siempre vence!
-La dejé ir.
-¿Qué? Amo, ¿cómo pudo hacerlo?
-Tuve que hacerlo”.
“-Pero, ¿por qué lo hizo, Din Don?, podía haberse librado de la maldición
-Porque la ama”.