In English

“Ha sido siempre mi sueño componer para una película de ciencia ficción”

-Hola Sr. Ekstrand, ¿cómo está?

-Magnificamente, gracias. ¿Cómo está?

-Fantástico. Gracias.

-En primer lugar, muchísimas gracias por la oportunidad de esta entrevista acerca de su trabajo para el film Life, y su colaboración con el director Daniel Espinosa.

-Un placer. Feliz de conversar contigo sobre el film.

-Genial. ¿Qué puede contar a nuestros lectores sobre quién es Jon Ekstrand y su carrera hasta este momento desde sus inicios, para así conocerle como compositor, diseñador de sonido y ante todo, artista?

-Yo procedo del ámbito de la música electrónica y he sido siempre un cinéfilo y un nerd del cine, así que tras ir a la escuela de cine y trabajar como diseñador sonoro, digamos que me deslicé en el mundo de la composición para películas, y tras llevar a cabo ese trabajo para el film Snabba Cash/Easy Money, tomé la decisión de dedicarme a este trabajo full-time, y no he mirado atrás desde entonces.

-Ha colaborado con el director sueco Daniel Espinosa en seis producciones hasta la fecha. ¿Cómo define su proceso de trabajo y feed-back creando las partituras y proveyendo de alma musical a estas historias?

-Sí, Life es el sexto film en el que Daniel y yo hemos trabajado juntos. Daniel siempre me invita a participar muy pronto en el proceso de producción. Normalmente me envía el guión y quiere escuchar mi input acerca de la historia, y si he pensado ya en alguna primera idea musical temática.

Es entonces cuando el proceso comienza. Hablamos normalmente sobre otras películas, referencias musicales, y qué personalidad/ubicación debe tener la música en el film. Y entonces comenzamos a conversar acerca de la instrumentación que sentimos puede adecuarse a la película mejor.

Daniel siempre es un fantástico input en cuanto a instrumentación. Suele decirme algo como “puedo oír coros en esta partitura o, definitivamente, no oigo elementos electrónicos en esto…”. Y yo encuentro esto extremadamente útil como punto de arranque de mi trabajo.

Daniel es una persona con la que colaborar es muy fácil. Él es muy director con lo que quiere. Si algo le gusta, le gusta; si no le gusta, no le gusta. Es una comunicación extremadamente directa. Así que siempre obtienes una respuesta directa cuando  interpretas una pieza para él, y posee un muy buen oído musical.

-En Life, ¿el modo en que la película fue filmada os ofreció la forma de componer para las escenas, con sus largas secuencias sin cortes y la particular narrativa in crescendo de la amenaza? ¿Cómo discutisteis la aproximación musical inicial para expresar a través de la música, todos los sentimientos, sentido de la maravilla y terror ante el peligro que necesitabais proveer?

-De alguna forma sabíamos desde el principio que queríamos música para proporcionar un cierto sentido de la maravilla a la primera parte del film antes de que Calvin se torne en el ente hostil y maligno en que se convierte, la música cambia con él y evoluciona en algo mucho más oscuro y ominoso, amenazando al equipo y a la audiencia, con la ayuda, por supuesto, de la partitura.

-Debo decir que mis piezas favoritas son “Welcome to the ISS”, “Sprinklers” y “Godspeed, Doctor”, que pasan de la belleza de la descripción musical de la misión espacial a la insoportable tensión de una muerte inminente en el vacío del espacio, a la emoción final de intentar ser un héroe y salvar a la raza humana. Por cierto, adoro la sensación de no humanos de los coros al final de “Godspeed, Doctor”.

-Muchísimas gracias, me hace muy feliz de que funcionara para ti. Con “Welcome to the ISS” quería darle un tono de aventura y ligereza, con un toque de sentido de la maravilla, con la tensión in crescendo al final según reciben a la sonda pionero desde Marte.

Con “Sprinklers” lo que buscábamos era que la música funcionara como un reloj de alarma forzando la urgencia de la situación cuando Calvin intenta puentear la cuarentena. Jugué con la técnica del pizzicato de Bartok en el contrabajo (pellizcar las cuerdas tirando de ellas hacia arriba de modo que reboten en el tablero del instrumento creando una sonido hiriente y de amenaza) imitando el sonido del aspersor al cerrarse, lo cual fue realmente divertido de conseguir.

Para “Godspeed, Doctor”, Daniel me pidió un vals heroico y la sensación de ópera espacial con la música en un primerísimo plano narrativo. A mí se me ocurrió la idea que acabó finalmente en la película bastante pronto en el proceso, y Daniel estaba supercontento con ello desde el inicio, tanto como yo mismo. Fue unas de las piezas que grabamos Tutti (todos los miembros de la orquesta interpretando a la vez) durante las sesiones de grabación.

-¿Fue complicado componer para las secuencias con explosiones y efectos de sonido muy altos en el mix y conseguir luego el perfecto equilibrio con tu música en la mezcla? ¿Cómo recuerdas tu experiencia con el departamento de sonido consiguiendo equilibrar estas escenas de manera perfecta?

-Al venir del ámbito del diseño sonoro tengo un buen conocimiento acerca de los efectos de sonido y cuándo son importantes, y Daniel, como director, tiene una gran comprensión y dominio del uso del sonido y la música, siendo esta mi segunda ocasión trabajando con el diseñador de sonido Per Hallberg (tercera para Daniel), que también es sueco. Así que la comunicación fue estupenda desde el primer momento. Y Daniel tenía muy claro cuándo la música debía estar en primer plano y cuándo era el sonido el que debía narrar la historia. Y durante  los pre dubs y final dubs, mi editor musical y mezclador del score y yo tuvimos un diálogo cerrado con los mezcladores acerca de cómo tratar diferentes piezas en la mezcla final en relación con los efectos sonoros del film.

-Tras haber concluido el trabajo para Life, ¿qué puedes contarnos en retrospectiva sobre la composición y creación de este score?

-Debido al extremadamente corto período de posproducción para este film, trasladé mi estudio a Londres, donde íbamos a editar la película. Así podría estar más cerca de Daniel y los montadores y editores de efectos especiales (VFX). Y podría ir realizando los cambios requeridos directamente de forma más rápida y eficiente y trabajar con montadores y VFX, y por supuesto Daniel de forma más cercana en un esfuerzo de equipo constante. Todo ello fue una experiencia realmente agradable. Vivir en Londres  durante un par de meses, que es una ciudad que me encanta y encuentro muy inspiradora, fue un absoluto lujo.

-¿Algún comentario en particular que desees compartir con nosotros acerca de tu labor componiendo para Life?

-La verdad es que fue un film muy divertido y ha sido siempre mi sueño trabajar en una película de ciencia-ficción. Que que te den la confianza para llevar a cabo el proyecto fue una experiencia alucinante. Grabar una partitura orquestal para 100 músicos en los Air Studios de Londres con un equipo realmente fantástico fue maravilloso.

-¿Podrías compartir con nosotros si fuera posible tus actuales o futuros proyectos para el futuro más cercano?

-Sí, por supuesto. Ahora mismo estoy trabajando en una serie sueca llamada Alex, y tengo un par de inminentes proyectos americanos, pero están en un proceso de ensamblaje en el que es un poco pronto para hablar de ellos.

-Pues muchísimas gracias, Jon, ha sido un enorme placer.

-Fantástico. Gracias a vosotros.

Saludos y hasta pronto, Jon. Estamos en contacto.

Autor


Asier G. Senarriaga

BIOGRAFÍA:

Jon Petter Ekstrand es un compositor y diseñador de sonido para el mundo del cine nacido el 14 de diciembre de 1976. Como compositor ha colaborado con el director de cine Daniel Espinosa en multitud de ocasiones. Incluyendo Easy Money en 2010 y Child 44 en 2015. Desde 1999 ha trabajado y contribuido como compositor o diseñador de sonido en una gran variedad de films, películas para televisión, series y cortometrajes, incluyendo la composición para 4 episodios de la renombrada producción sueca Sebastian Bergman.

Mientras cursaba sus estudios en la Stockholm Film School, Ekstrand llevó a cabo su primera obra como compositor, el corto danés The Fighter, en 2003, dirigido por Daniel Espinosa. Desde ese instante sus carreras avanzarían unidas colaborando en producciones como Babylon Disease en 2004 o Outside Love en el 2007, hasta que sus carreras han llegado en el 2017 a su mayor proyecto hasta la fecha, con la creación del mundo cinematográfico y musical de Life.