Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagenImagen

Honnouji Hotel

(Honnouji Hoteru)
Naoki Sato
     
Año:   2017
Sello:   Nippon Colombia
Edición:   Normal
Nº Tracks:   18
Duración:   45
     
Ficha IMDB
 

 

Reseña por:
Juan Ramón Hernández

Imagen

1. Honnouji Hotel – Main Theme
2. Kousaku
3. Souhou
4. Tessen
5. Nara Shiba Kata Tsuki
6. Uchi Kubi Kakugo
7. Tima Slip
8. Yoshi Oka
9. Te Uchi
10. Oda Nobunaga
11. Honnouji
12. Yuugi
13. Akechi Mitsuhide
14. Muhon
15. Mayoi
16. Wakare
17. Yari Tai Koto
18. Honnouji Hotel -End Roll-

Imagen

“Kousaku”

 

“Wakare”

 

“Honnouji Hotel -End Roll-“

Imagen
El gran acierto de Sato al decidir obviar en su totalidad la línea cómica de la película, creando una banda sonora con mucha carga dramática que funciona a las mil maravillas con las imágenes.

Imagen
Se han quedado unos quince minutos de música fuera de esta edición y es incomprensible que hayan hecho esto.

Imagen
“Honnouji Hotel –End Roll-“, “Kousaku” y “Wakare”.

Divertida comedia en uno de los contextos históricos más importantes de Japón

Oda Nobunaga es sin duda una de las personas más importantes de la historia japonesa y su figura ha sido llevada a la pantalla infinidad de veces tanto en cine como en televisión. De todas las que recuerdo, esta es la primera vez que veo una película en la que se aborde al personaje y parte de su vida de una manera desenfadada, aun siendo protagonista de ella, y eso es lo que nos ofrece Honnouji Hotel, historia que parte del viaje de Mayuko, una chica que viaja a Kyoto para conocer a la familia de su novio y que se ve obligada a buscar un hotel distinto al que reservó tras haberse equivocado al decir la fecha de reserva.

Paseando por las calles de la ciudad se encuentra con el Hotel Honnouji, en donde queda una habitación disponible. Será en dicho hotel cuando comience su fantástica aventura pues al tomar el ascensor que debe llevarla a la sexta planta, Mayuko se verá transportada al famoso Templo Honnouji, con fecha 21 de junio de 1582, que es el día antes del famoso Honnouji no Hen, día en que Oda Nobunaga fue traicionado y se quitó la vida cometiendo seppuku ante la imposibilidad de salir victorioso, así como de ser asesinado por los traidores.

Con todo este último párrafo que os he soltado parece que la película fuera a ser un drama histórico, pero como ya he apuntado al principio esta historia es por encima de todo una comedia, con momentos hilarantes entre la protagonista y las figuras históricas con las que se cruza, así como con clientes del hotel y personal con sus distintos viajes pasado-futuro y apariciones en el ascensor, con unas interpretaciones muy notables y con una dirección y diseño de producción igualmente destacables.

Evidentemente también tiene su pequeña ración de drama en la relación entre Mayuko y Nobunaga debido a que la protagonista, como es normal, sabe el destino que le espera al famoso y controvertido señor feudal, pero todo está relatado en su justa medida y funciona perfectamente en un film que se disfruta muchísimo durante sus dos horas.

Y es ahora cuando me toca hablar de la música, y de nuevo, de un compositor que no baja su endiablado ritmo de trabajo desde hace algunos años y que es quien ha creado la banda sonora de esta cinta: Naoki Sato.

Contrario al tono de comedia que tiene la película, la partitura compuesta por Sato para Honnouji Hotel es digna de cualquier drama de época, alejándose de música desenfadada (lo cual es un total acierto por parte del compositor) y con un gran uso de instrumentos étnicos para darle el tono adecuado al conjunto de la historia.

Comenzando con los dos primeros temas, se nos presenta “Honnouji Hotel – Main Theme”,una auténtica joya. El uso del shamishen, del erhu, distintos taikos y muy en especial de la flauta hace que rápidamente nos situemos en la época histórica a la que la protagonista viaja, y cuando a estos instrumentos se le une el resto de la orquesta podemos sentir el retrato que el compositor nos quiere hacer de una figura tan relevante como es el otro protagonista, Oda Nobunaga y la relación que surge entre Mayuko y él.

Después encontraremos “Kousaku”, en el cual seguimos teniendo muy presente el sonido evocador de la flauta y en sus primeros minutos la música toma un halo de misterio mientras acompaña a la protagonista en su primer viaje a la Era Meiji para, en su parte final con la aparición de los taikos, voces masculinas, el sonido de la flauta de bambú, órgano y cuerdas mostrar el nuevo y desconocido mundo que aparece ante los ojos de la protagonista.

Tras estos dos excelentes temas de bastante duración cada uno encontraremos temas más breves pero igualmente bien construidos como “Tima Slip”, en el que destaca el uso del arpa acompañando una de las incursiones de la protagonista, el bello pasaje a piano de “Yoshi Oka”, tema también ligado a Mayuko en el que se refleja muy bien la melancolía del personaje en ese momento de la historia. Dicho instrumento volverá a aparecer junto a la orquesta en el precioso broche que es el penúltimo tema del score: “Yari Tai Koto”, el cual servirá a modo de despedida de la gran aventura vivida por la protagonista y así como de su adiós a Oda Nobunaga.

Con “Honnouji” disfrutaremos su mutación en la parte final con la inclusión de elementos electrónicos para mostrar la magia de encontrarse ante un lugar tan significativo en la historia de Japón, e igualmente también se disfruta el breve pero alegre y efectivo “Yuugi”, en el que el sonido del shamishen es el absoluto protagonista.

Otros temas en los que me tengo que detener por su importancia: en primer lugar “Oda Nobunaga”, en el que la música va transformándose de algo mágico ante la aparición del personaje a algo totalmente tribal representando la forma de vida de un ejército en aquella época. En segundo lugar “Wakare”, donde el lamento del erhu unido al grueso de la orquesta y el sonido de la flauta nos traen una bella variación del tema principal para retratar el destino ineludible de Nobunaga. Y por último “Honnouji Hotel – End Roll-“, tema que cierra la banda sonora así como acompaña a los títulos de créditos finales y en el que durante sus más de seis minutos de duración volveremos a escuchar el magnífico tema central de la película con, de nuevo, toda la instrumentación étnica, y la flauta en especial, como punta de lanza del resto de la orquesta.

Hay que hacer mención también de la parte en que la música de la banda sonora se vuelve totalmente étnica y en ese bloque hay que destacar por encima de todo los cortes “Uchi Kubi Kakugo” y “Tessen”, el primero con el protagonismo de los taikos y el segundo con la flauta de bambú como instrumento protagonista. Ambos, como el resto de la partitura, funcionando de una manera estupenda en la película.

Quienes habéis leído más reseñas mías sobre trabajos de Sato ya sabéis de sobra lo que opino de su trayectoria, así que no me voy a repetir más en ello. Solo desear que siga con ella y con la enorme calidad de trabajos como este.