Puntúa esta banda sonora

 

 

  Winter’s Tale

(Un cuento de invierno)
Hans Zimmer, Rupert Gregson-Williams
     
Año:   2014
Sello:   WaterTower Music
Edición:   Normal
Nº Tracks:   15
Duración:   63:54
     
Ficha IMDB
 
Web del Compositor
 
 

Reseña por:
David Martínez Baladé

 
1. Look Closely (6:08)
2. It’s the Ripples that Give the Work Meaning (2:29)
3. Rise Up (2:04)
4. Hello You Beauty (2:32)
5. What’s the Best Thing You’ve Ever Stolen (1:42)
6. I Love Blood on the Snow (6:42)
7. Princess Bed (2:19)
8. Can You Hear Your Heart (4:14)
9. This Isn’t Right (4:00)
10. You Don’t Quit Me, Boy (3:46)
11. Light as a Feather (7:41)
12. She Was Like a Bright Light (1:35)
13. The Girl with the Red Hair (4:04)
14. Becoming Stars (10:06)
15. Miracle – KT Tunstall (4:32)
 
 

“Look Closely”

“The Girl with the Red Hair”

“Becoming Stars”

 


El triunvirato romántico-fantasía-misterio que impregna toda la música y su narración musical. 


Que por los no aficionados no se recuerde esta música por ser la película infumable.


“Look Closely”, “The Girl with the Red Hair” y “Becoming Stars”.

BSOSpirit opina

Nota media: 7,62
 
Ángel Aylagas (7), David Doncel (9), Fernando Fernández (7), Asier G. Senarriaga (7), Óscar Giménez (8), Juan Ramón Hernández (7), David Martínez (9), David Sáiz (7)
 

 
Un excelente cuento musical
 

altCuento de invierno (Winter’s Tale) parte de una novela del mismo nombre escrita por Mark Helprin publicada en 1983, cuya adaptación y dirección corre a cuenta de Akiva Goldsman, que tiene en su haber un Oscar por el guión de Una mente maravillosa, así como su aportación a Batman y Robin. Sin rencor, Akiva.

Para su primera responsabilidad (y espero que últ….) como director ha contado con la inestimable y yo diría que muy generosa y apreciable ayuda del gran Hans Zimmer y de Rupert Gregson-Williams.

altDicho esto me dispongo a hacer la reseña de la música. Porque esta web está dedicada a la música de cine. Lo que pasa que en este caso es muy difícil hablar de cine tal y como conocemos. Porque lo que es la película en sí no es que sea mala, frustrante, somnífera, pésima, patética, ni una mierda de coña como diría aquel en la gran Top Secret. No es nada de eso… es lo siguiente. Y es que es muy peligroso dejar hacer algo a alguien que no tiene ni idea de lo que hace. Ni el tándem Zimmer-Gregson Williams ha podido arreglar el desaguisado que es Winter’s Tale.

altY vaya por delante que si el señor Goldsman es muy solicitado como guionista algo bueno tendrá, pero lo que es en este film, el guión musical planteado por Hans Zimmer y Rupert Gregson-Williams le da un repaso de aupa al cinematográfico, al considerado uno de los guionistas más prestigiosos de Hollywood.

Porque su score fusiona muy bien ese aura romántica con la fantasía y el misterio que no logra el resto de elementos cinematográficos (actores, dirección, etc.) logrando una narración musical que no se anda con tonterías y que desde el primer  track (“Look Closely”) deja reflejada.

altPor otro lado, puede sorprender a los no seguidores del alemán afincado en su casa, que este tipo de música parece un poco alejado del estilo zimmeriano. Para mí, seguidor acérrimo de Hans Zimmer, es todo un acierto. Acostumbrado a sus últimos trabajos, de mucho ritmo, sus aficionados necesitábamos algo más calmado del germano. Y todos/as sabemos que en cosas tranquilas Zimmer también sabe desenvolverse estupendamente. Esta vez con la inestimable ayuda del menor de los Gregson-Williams, que con esta aportación ha ganado méritos para hacer grandes cosas y que no se le recuerde por películas de bajo presupuesto.

altEl tema principal es muy básico, de pocas notas al piano, pero bien estructurado y, sobre todo, excelentemente acompañado, convirtiendo el piano en personaje principal y al resto de instrumentos, en la mayoría de los tracks, en personajes secundarios que aparecen y desaparecen en función del momento emocional. Esos instrumentos secundarios se erigen en determinados tracks como principales porque toman las riendas en ese momento de la trama/narración musical (“I Love Blood in the Snow”, “This Isn’t Right”), lo que demuestra un dominio por parte de los compositores de no tener adormecido al personal que está viendo la película, cosa que si no fuera por la música ya estarían en el quinto sueño.

En definitiva, una excelente música para escuchar y escuchar, de la que difícilmente uno se pueda cansar, y muy recomendable para aquellos que les guste la lectura tranquila con tintes de misterio con este gran score de fondo.

Jerry Goldsmith hizo auténticas obras maestras para grandes bodrios cinematográficos. Ahora también Hans Zimmer y Rupert Gregson-Williams pueden presumir de ello.