Puntúa esta banda sonora

 

 

  After Earth

 
James Newton Howard
     
Año:   2013
Sello:   Sony Masterworks
Edición:   Normal
Nº Tracks:   28
Duración:   57:23
     
Ficha IMDB
 
Web del Compositor
 
 

Reseña por:
Óscar Giménez

 
1. The History of Man (02:22)
2. I’m Not Advancing You (01:28)
3. Pack Your Bags (01:41)
4. Leaving Nova Prime (00:48)
5. Can You Ghost? (02:10)
6. Ship Tears Apart (02:17)
7. Kitai Finds Cypher (01:19)
8. Get Me Into The Cockpit (01:36)
9. The Mission (01:31)
10. Baboons (02:52)
11. Kitai on Earth (02:56)
12. Four Vials Remain, Sir (01:11)
13. Run to the Falls (02:42)
14. Abort Mission (02:02)
15. Bird Attack (01:02)
16. Nest Battle (02:03)
17. Safety in the Hog Hole (03:42)
18. Saved by the Bird (00:52)
19. The Tail (01:41) 
20. Dad, Are You There? (02:46)
21. Leech (02:59)
22. See the Peak (02:21)
23. Run to the Volcano (00:38)
24. omewhere to Hide (01:22)
25. Chase Through the Cave (03:06)
26. Ghosting (04:45)
27. I Wanna Work with Mom (01:17)
28. After Earth (01:54)
 
 

“The History of Man”

Tema de Kitai en “Safety in the Hog Hole”

Tema principal en “After Earth”

 


Los momentos en que Howard saca lo mejor de sí mismo, aprovechando los huecos que le deja el film para presentar temas majestuosos y épicos –“Leaving Nova Prime”, “Kitai on Earth”, “The Tail”, “Ghosting”- o dramáticos y entrañables –“I’m Not Advancing You”, “Kitai Finds Cypher”, “Abort Mission”, “Saved by the Bird”, “I Wanna Work with Mom”.


La abundancia de cortes atmosféricos basados en efectos disonantes en la edición discográfica. Sin duda son parte sustancial del score, pero lastran el conjunto.


Además de algunos instantes del combate con el ursa en “Ghosting”, escogería el que podemos considerar tema principal en “The Tail” y “After Earth”.

BSOSpirit opina

Nota media: 7,25
 
Ángel Aylagas (6), Fernando Fernández (7), Asier G. Senarriaga (8), Óscar Giménez (8), Ignacio Granda (6), Juan Ramón Hernández (9), David Martínez (6), Sergio Rivas (8)
 

 
Batalla entre atonalidad y armonía
 

altAfter Earth es la octava colaboración entre M. Night Shyamalan y James Newton Howard, un film en el que ha metido mano –hasta el fondo- Will Smith. El actor no solo se hace con uno de los dos papeles protagonistas y coloca a su hijo Jaden en el principal para empujar la carrera cinematográfica de la descendencia, sino que interviene como productor y fuente pensante de la historia, aunque el guión lo firmen Shyamalan y Gary Whitta.

Pero la verdad es que de historia, lo que es historia, no hay gran cosa. La humanidad tuvo que huir de la Tierra, donde la vida ya se hacía insoportable, y marchar a colonias en otros planetas, donde vive enfrentada a monstruos enviados por extraterrestres malévolos. Esos monstruos, llamados ursas, son ciegos, pero detectan el olor del miedo que emiten los humanos para localizarlos y masacrarlos. Pero ahí están los rangers para combatirlos y el más valiente de todos –como un Juan Sin Miedo interestelar- no es otro que Cypher Raige (Will Smith). Lástima que los genes del coraje no han sido heredados por su hijo Kitai, un aspirante a ranger que tuvo un mal incidente con un ursa en su infancia y que todavía no ha superado.

altCombatir a un ursa requiere practicar “ghosting”, un concepto que se ha traducido en la versión española –con poca fortuna- como ”fantasmación”, como si el mundo no estuviera ya lleno de “fantasmas”. Significa lograr que el organismo no emita feromonas como consecuencia del miedo, de modo que el ursa sea incapaz de detectar al humano.

altDe hecho, la película, aunque planteada como una historia de aventuras lineal, es un combate del protagonista adolescente contra sí mismo, contra su propio miedo. A modo de rito de tránsito de la niñez a la edad adulta –o de videojuego convencional, según se mire-, Kitai deberá superar las pruebas pertinentes en el más peligroso de los escenarios, la Tierra, convertida en una gran selva dominada por especies evolucionadas de todo pelaje y plumaje.

James Newton Howard afronta la banda sonora con el mismo planteamiento. La confrontación entre miedo y valor se traslada a la partitura como enfrentamiento entre atonalidad y armonía, entre disonancia y melodía.

No hay un tema principal recurrente que permita asociar inmediatamente la música a esta película, aunque sí varios motivos que tienen aparecen alguna que otra vez.

altEmpecemos por la parte atonal. Los efectos disonantes de cuerdas, con apoyo de percusiones de aire étnico y adornos puntuales de vientos de madera, shakuhachi incluido, conforman atmósferas orgánicas y opresivas que en gran parte de las ocasiones están asociadas al pánico que desprende el muchacho por sus poros ante situaciones complicadas, feromonas sonoras cargadas de tensión que podemos escuchar en cortes como “Can You Ghost?”, “Ship Tears Apart”, “Get Me Into the Cockpit”, “Four Vials Remain, Sir”, “Dad, Are You There?”, “Somewhere to Hide” o “Chase Through the Cave”. Su escucha no es especialmente placentera, pero son temas imprescindibles dado el planteamiento de la partitura.

altPara disfrutar de la música en sí hay otro tipo de material. El tema más repetido a lo largo del score está asociado a Kitai. El piano suele ser el protagonista –no siempre- y tiene unas progresiones que recuerdan en parte a algunos temas de La joven del agua. Este tema de Kitai se utiliza en momentos en que el chico se siente seguro, protegido, aislado de situaciones de peligro. El piano dota a esas escenas de un tono intimista. Lo escuchamos por primera vez en “Kitai Finds Cypher”, cuando encuentra a su padre herido tras haberse estrellado la nave en que viajaban.
 

También lo encontramos con la misma idea, aunque con un tempo más rápido, en “Safety in the Hog Hole”, cuando tras un par de días de marcha se refugia en una cueva y dibuja en las paredes el itinerario de su plan para concluir la misión. Eso ocurre en la primera mitad del corte, ya que en la segunda mitad aparecen los efectos disonantes, aderezados de shakuhachi, percusión y piano, para desembocar en un fragmento más rítmico que acompaña la imagen de Cypher enviando un mensaje a su esposa.

altEl mismo tema de Kitai se escucha en el film otra vez, pero en circunstancias muy distintas. Lo oímos como tema de acción, en “Baboons”, poco después del minuto y medio, con el piano incrustado entre percusiones, cuerdas y metales, mientras Kitai huye por el bosque perseguido por un grupo de babuinos.
 

altEn una línea parecida, otro tema de piano que se repite en algún momento es el que escuchamos en los primeros segundos del tema inicial, “The History of Man”, y que se emplea de nuevo con mayor desarrollo en el breve“Saved by the Bird”. El tema, bonito y no exento de aire melancólico, refleja cierto grado de esperanza, ofreciendo una imagen reflexiva del muchacho tras darse cuenta de que no todo está en su contra en su lucha por sobrevivir.
 

A su vez, variaciones del mismo tema con carácter dramático y militar conforman los tracks “I’m Not Advancing You” y “Leaving Nova Prime”, y suenan en cierto momento de “Ghosting”.

Podría considerarse el tema principal de After Earth, debido a que se escucha varias veces. Hay quien así lo cree.. Aunque personalmente pienso que el tema principal es el que aparece en el corte titulado precisamente “After Earth”, utilizado para los créditos finales. Es todo un temazo de rasgos épicos y triunfalistas, con la orquesta y el coro funcionando a todo trapo sobre la percusión. Son apenas dos minutos, pero posiblemente los mejores de toda la partitura.
 

altEl mismo tema lo habíamos escuchado antes en “The Tail”, cuando Kitai encuentra la cola estrellada de la nave que era el objetivo de su misión. En este caso también la percusión toma el control hasta la entrada solemne de las cuerdas, los metales y los coros interpretando el tema principal.
 

altSiguiendo con los motivos que tienen presencia repetida, tenemos el de “Pack Your Bags”, cuando se decide que Kitai acompañará a su padre en su próxima misión. Se escucha al final de “Ghosting” (3:45) interpretado con piano y acompañado de cuerdas, y enlaza con el siguiente corte, “I Wanna Work with Mom”, en el momento de reconciliación paterno-filial. Es, por tanto, un leitmotiv asociado al vínculo entre padre e hijo.
 

En cuanto al resto de cortes, hay unos cuantos que valen realmente la pena. Comenzando por el primero, “The History of Man”, un prólogo en el que se explican de forma básica los fundamentos de la historia. Tras el tema intimista de piano antes comentado –con la imagen de Kitai tirado sobre la hierba de la Tierra-, trompas y notas graves de cuerdas apoyadas por percusión muestran imágenes de la humanidad abandonando su planeta. También se relata cómo los enemigos alienígenas enviaron a los ursa y cómo entre los rangers surgió un héroe que podía combatirlos mediante la fantasmación, momento que se acompaña de un motivo de carácter heroico, muy breve, pero evidente.
 

alt“Leaving Nova Prime” es otro de los momentos musicales clave de la película. La partida de la nave con padre e hijo camino de su misión va acompañada de un tema grandioso, con percusión de aire militar, cuyo principal defecto es su brevedad.
 

La majestuosidad también tiene presencia en “Kitai on Earth”, cuando el chico comienza a explorar el planeta donde se han estrellado. Tras una entrada de flautas, contempla el paisaje desde lo alto de una cumbre, con inmensas bandadas de pájaros y manadas de criaturas fantásticas. Todo esto se acompaña de un magnífico crescendo orquestal. Una figura de piano se repite más adelante arropada por las cuerdas, hasta que la música se desfigura a partir de 1:45 con efectos disonantes.
 

También encontramos varias piezas melódicas que configuran aspectos dramáticos de la historia. En su mayor parte es la sección de cuerda la que toma la iniciativa en esas escenas, como es el caso de “I’m Not Advancing You”, con el que se retrata la decepción de Kitai por no haber sido ascendido de cadete. La melodía está emparentada con la del inicio de “The History of Man”, “Leaving Nova Prime” y “Saved by the Bird”.
 

alt“The Mission” expone también cierta majestuosidad dramática. Cypher, herido en la nave, explica a Kitai en qué consistirá su misión para que puedan sobrevivir. Con un tono similar, “Abort Mission” es una de las piezas más conmovedoras, con el violonchelo desgranando lamentos mientras Kitai se niega a rendirse ante la insistencia de su padre.
 

La intensidad dramática lograda con las cuerdas la encontramos asimismo en “Leech”, un corte desplazado de su orden cronológico en la edición discográfica, y que corresponde al momento en que el muchacho ha sido picado por una especie de sanguijuela y recibe las instrucciones y el apoyo de su padre para autoinyectarse un fármaco que puede salvarle.

altOtro de los temas que merecen mencionarse es “See the Peak”, corte en el que juegan el piano y el chelo, a los que se unen cuerdas y trompas para dotarlo de mayor intensidad, mostrando la conexión mental entre padre e hijo.
 

Por lo que respecta a temas de acción, tenemos unos cuantos, desde el fragmento de persecución de “Baboons” -ya mencionado-, hasta algunos instantes de “Run to the Falls” y las percusiones de “Bird Attack”, “Nest Battle” o “Run to the Volcano”. Sin embargo, en este contexto de acción y épica, la mejor parte se la lleva la escena climática del film, con el enfrentamiento de Kitai con el ursa. El track es “Ghosting”. Su primera parte contiene los sonidos atmosféricos asociados al miedo, pero en 0:44 aparece una bella melodía de cuerdas. Kitai, tirado en el suelo, piensa en los consejos de su padre acerca del miedo y empieza a practicar la fantasmación.
 

altPoco después una campana tubular anuncia el regreso la música opresiva. El ursa pasa por encima del muchacho sin detectarlo. En 1:52 se da la vuelta al combate, con la entrada de fanfarria y percusión de carácter militar, con Kitai ya decidido a acabar con el monstruo.
 

En 2:30 vuelve a cambiar el tono de la música, con la recuperación del tema de “Leaving Nova Prime” en clave triunfal y que arranca en el instante definitivo de la lucha. 
 

Sonidos simulando latidos de corazón resaltan el fin del combate, dejando todo en silencio para retomar la melodía del tema del vínculo familiar que ya había comentado antes.

A lo largo de los últimos años se ha especulado mucho sobre un posible bajón creativo de James Newton Howard. También se ha dicho que, por fortuna, ofrece lo mejor de sí mismo cuando colabora con Shyamalan. No obstante, también son muchos que piensan que After Earth es la menos lograda de los ocho trabajos de esta pareja, que nos ha dejado joyas impagables como The Sixth Sense, Unbreakable, Signs, The Village, Lady in the Water y The Last Airbender.

El problema, en mi opinión, es que After Earth contiene mucho material atmosférico, esencial para el film pero tal vez excesivo para una edición discográfica que, todo sea dicho, contiene la práctica totalidad de la música incluida en la película. Pero si separamos lo melódico de lo atonal, se trata de una banda sonora que contiene temas y fragmentos brillantes.

No encontraremos piezas tan representativas como “The Gravel Road”, “The Great Eatlon” o “Flow Like Water”, que están en lo más alto de la música cinematográfica del nuevo siglo, pero sí buenos temas donde podemos respirar el aroma del mejor JNH de siempre.