Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagenImagen

The Nun

(La monja)
Abel Korzeniowski
     
Año:   2018
Sello:   Water Tower Music
Edición:   Normal
Nº Tracks:   20
Duración:   45:21
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
Fernando Fernández

Imagen

1. God Ends Here (1:43)
2. Sacrifice (2:30)
3. Sister Irene (1:08)
4. The Abbey of St. Carta (2:20)
5. Hanging Nun (2:51)
6. Valak (3:00)
7. Lost Souls (2:17)
8. Anything but Holy (3:24)
9. Veiled Mirrors (1:04)
10. Corridor of Crosses (1:33)
11. Perpetual Adoration (1:48)
12. Ice House (1:23)
13. Branded by the Demon (2:42)
14. Burning Cross (1:01)
15. They’re All Gone (1:51)
16. Handmaid of God (3:15)
17. Into the Abyss (3:10)
18. Possessed (1:42)
19. Deliver Us from Evil (3:06)
20. ‘Cause I Have Faith’ (3:33)

Imagen

“Sister Irene”

 

“Deliver Us from Evil”

 

“Cause I Have Faith”

Imagen
La fuerza y sensación orgánica con que asalta la interpretación de sus notas.

Imagen
Que no da lugar a las medias tintas: o la “entendemos” o la odiaremos.

Imagen
La brillantez de su catarsis humana, tras la fuerza de su demoníaca presencia, en “’Cause I Have Faith”.

Un terror real y orgánico

Parece mentira, pero el universo de Expediente Warren sigue creciendo. Y aquí nos encontramos ya con la quinta película del mismo. De la película original, este es el segundo spin-off que surge a raíz de los interesantes personajes que James Wan nos presentaba en este terrorífico universo. En esta ocasión vamos a conocer el origen de esa horrorífica monja poseída que asaltaba las pesadillas de Lorraine Warren en Expediente Warren: El Caso Enfield. La historia se convierte en la más antigua (temporalmente hablando) de toda la saga, y en la que vamos a seguir una investigación sobre los sucesos en una apartada abadía de Rumanía.

Mientras James Wan se encontraba tras los mandos de la dirección, Joseph Bishara aportaba su explícito estilo atmosférico y terrorífico a las imágenes de este universo. Sin embargo, cuando nuevos directores han empezado a llevar las riendas, lo mismo ha ocurrido con la banda sonora. Primero con Benjamin Wallfisch y, ahora, con Abel Korzeniowski el vocabulario musical de la saga ha recibido un más que interesante empujón en cuanto a calidad y potencia. Sin embargo, no ha abandonado en absoluto su estilo y tono atmosférico y complejo. En esta ocasión, Korzeniowski continúa el camino abierto por Wallfisch en Annabel: Creation. La música abandona los componentes más electrónicos y efectistas para crear un énfasis realmente poderoso y oscuro utilizando exclusivamente instrumentación real. Consiguiendo con ello que la música, y el terror que consigue alcanzar, sea aún más efectivo. Un terror mucho más real y orgánico, que se siente en la piel y los oídos cuando uno la escucha. Os reto a sentaros tranquilos a oscuras y poneros unos cascos mientras la escucháis, y a no girar la cabeza en algún momento.

Eso sí, vaya por delante un aviso a los que seáis seguidores del compositor: olvidaros de su tono melódico y emocionante. Esta banda sonora no va de eso. Por supuesto que encontramos emoción. La música nos muestra resquicios de carácter humano, principalmente a través del tema de la hermana Irene, que sirve de ancla a la realidad frente a los misterios y abominaciones que rodean la historia. Bien sea en “Sister Irene” o “Handmaid of God”, la pieza nos trae los reflejos de humanidad más brillantes de toda la partitura. Con ese tono melancólico en las voces y el violín, la música nos trae un sonido más clásico y sobre todo emocional. Porque en el resto de momentos melódicos, la música tiene un carácter realmente oscuro y dramático. Desde su inicio en “God Ends Here”, pasando por “The Abbey of St. Carta”, “Ice House” o el catártico final de“Cause I Have Faith”.

Pero lo que realmente ofrece la banda sonora es una gran colección de momentos absolutamente terroríficos y desasosegadores. Bien sea por esos susurros femeninos o las atmósferas cargadas de tensión que predominan en la banda sonora. Aunque lo que realmente llamará la atención en su escucha son esas voces guturales que identifican la presencia y control del demonio Valak. La cual por momentos consigue ser realmente agobiante, desde su presentación en “Sacrifice” hasta el tour-de-force final que se desata en “Into the Abyss”. Momentos que llegan a ser realmente potentes, cuando la orquesta incorpora interpretaciones agresivas de los instrumentos que llegan a convertirse en puro terror como “The Hanging Nun”, “Valak” o la brutal “Deliver Us from Evil”. O incluso en acción terrorífica como “Corridor of Crosses” o “Branded by the Demon”. Toda una colección de momentos a cual más desasosegador.

Una banda sonora en la que debemos olvidarnos del Abel Korzeniowski que conocíamos hasta ahora. Ese que, incluso en momentos oscuros, solía mostrarnos un tono gótico y oscuro aunque con un toque romántico  y melódico. En esta ocasión nos encontramos ante una música brutal y despiadada que refuerza el terror y el miedo que la demoníaca figura central representa. Una banda sonora realmente brillante en su desarrollo y técnica, pero en absoluto para todos los paladares incluso en sus momentos más humanos.