Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagenImagen

The Predator

(El Depredador)
Henry Jackman
Año: 2018
Sello: Lakeshore Records
Edición: EP (Álbum el 28/09/2018)
Nº Tracks: 3
Duración: 5:00
Ficha IMDB
Web de la película

 

Reseña por:
David Sáiz

Imagen

1. The Arrival (2:24)

2. Rory (1:34)

3. Dirty Dozen (0:58)

Imagen

“The Arrival”

 

“Rory”

 

“Dirty Dozen”

Imagen
Una fiesta sinfónica anclada en el mítico score de Alan Silvestri, con brillante nuevo material de Jackman..

Imagen
Lo extraño de la edición discográfica “por fascículos”.

Imagen
La furia orquestal que nos presenta a la nueva criatura del film.

 

Preguntas y Respuestas sobre The Predator.

1.- ¿Otra vez? ¿Por qué se han molestado en hacer esta peli?

Partamos, queridos, de un hecho empírico incontestable: sí, han hecho otra película del “Depredador”… Pero… ¿no debería ser más bien el “Cazador”?… Ah no, esa es otra, y me estoy yendo del tema.

A ver, tampoco hay que ser exagerados, junto con ésta solamente hay cuatro pelis en la saga Predator, seis si contamos los dos Alien vs. Predator. Comparado con Star Wars  o Viernes 13, eso no es nada… El caso es que la Fox ha pensado que un reboot de la peli del alien con rastas les sería rentable, y aquí empieza nuestra historia.

2.- ¿Es una secuela de Predator y Predator 2 o qué narices es esto?

Aunque los planes iniciales del estudio eran producir un reboot, al ofrecerle el proyecto a Shane Black tras el éxito de Iron Man 3, este puso como condición que el film fuese una secuela de Predator y Predator 2. De hecho, se habla en el film de los hechos ocurridos en ambas películas y Black incrusta diversos “Huevos de Pascua” a lo largo del metraje del film, de manera que podemos disfrutar de frases literalmente sacadas del film de 1987, o conocer a la descendencia de uno de los personajes de la secuela de 1990 en una broma de metacine maravillosa.

Aparece incluso en una escena el traje que Jean-Claude Van Damme se embutía para hacer del Depredador, antes de que John McTiernan, Stan Winston y su equipo decidiesen cambiar por completo el diseño de la criatura. Ha trascendido que Black quería finalizar la peli con un cameo de Arnie retomando su papel de Dutch, pero finalmente no pudo ser. La interesante aunque fallida película de Robert Rodriguez, Predators, sí queda más desligada, aunque como la misma transcurría en otro planeta, y encima la protagonizaba Adrien Brody, a nadie le va a importar demasiado.

3.- ¿Shane Black se ha comedido esta vez?

¡Por supuesto que no! Shane Black lleva Depredador totalmente a su terreno. Con la ayuda del gran Fred Dekker -ya trabajaron juntos en la deliciosa Una pandilla alucinante-, Black explora el universo Predator, por supuesto subvirtiendo no pocas idiosincrasias de la criatura y de la saga de películas, que de nuevo le reportarán las iras de los fans más irredentos. No voy a entrar en detalles, para evitar spoilers innecesarios, pero en esta secuela la Tierra ha dejado de ser el coto privado de caza de los letales visitantes, sino que sus planes para con el planeta han crecido en ambición, y como todo cambio, éste encuentra resistencia desde dentro. Y en medio de todo ello, un francotirador oportunista (Boyd Holbrook, correcto, en lugar del previsto Benicio Del Toro), una aguerrida bióloga (potente Olivia Munn), el hijo del primero, un fenómeno con el síndrome de Asperger (Jacob Tremblay, la revelación de Room) y un puñado de militares de psiquiátrico que forman un escuadrón que se hace llamar los Looneys, entre los que que destacan los personajes, marca de la casa Black, que encarnan Keegan Michael Key y Thomas Jane, en un double act maravilloso. El film tiene un ritmo frenético, un irresistible aroma ochentero y diversos gags memorables, y gustará a quien se deje llevar sin prejuicios por la excentricidad del planteamiento del director de Kiss Kiss, Bang Bang.

4.- ¿Por qué no ha compuesto la música Alan Silvestri?

Aunque desconocemos la respuesta, podemos especular que, en un año particularmente ocupado para Alan Silvestri (a las ya estrenadas Ready Player One y Avengers: Infinity War, debemos añadir su nueva colaboración con Robert Zemeckis, Welcome to Marwen, cuyo score se ha grabado este verano), y tampoco pudiendo echar mano de su colaborador habitual John Ottman (absorbido por el huracán Bohemian Rhapsody), Shane Black finalmente se ha decidido por el ascendente Henry Jackman para que componga el score de The Predator. Pero ello no significa que la música de Alan Silvestri no esté presente en el film que nos ocupa, como veremos.

5.- O sea que nos espera un score a lo Remote Control con sintetizadores por doquier?

Pues no, queridos, estáis muy equivocados. La primera en la frente: estamos ante un score netamente sinfónico. En segundo lugar, en una decisión, en opinión de quien esto escribe, muy acertada humildemente Jackman acoge no solamente el tema principal creado por Alan Silvestri en 1987 y desarrollado en la secuela de 1990, sino también otros temas secundarios, además de los ritmos percusivos sacados literalmente de dichos míticos scores. Jackman demuestra una gran madurez como compositor, al desarrollar sus propios temas en torno a esta música que caracteriza la saga, y es esencial para la misma, usando como tema principal el de Silvestri, de la misma manera que con gran inteligencia, el magnífico John Debney, ya lo hizo en Predators. Esta influencia del sonido Silvestri puede apreciarse en el tema “The Arrival”, que es ni más ni menos que el que abre la película. Y no tendremos que esperar demasiado para escuchar en todo su esplendor el tema de Silvestri, fabulosamente integrado en el score de Jackman, en diversas variaciones.

También hay temas originales del compositor británico para The Predator. Los dos restantes (y breves) cortes del EP que se encuentra disponible por el momento, muestran dos de estos temas. “Rory” es la música que retrata al personaje de Jacob Tremblay, al inicio delicada, con protagonismo del piano, y progresivamente va cogiendo velocidad y fuerza de la misma manera que la mente del personaje funciona como una apisonadora. Y “Dirty Dozen”, el corte que cierra el EP, contiene la fanfarria de los Looney, el escuadrón de chiflados del film, una fanfarria que perfectamente podría haber compuesto Silvestri, pero que, a quien esto escribe, se le antoja contagiada también de la socarronería de las marchas militares semi-cómicas de los clásicos de los 70 que componían Elmer Bernstein o Frank DeVol. En la película que, sobre todo, es un film de aventuras, Jackman aplica un tratamiento sinfónico, muy en la línea de sus efectivos scores para Jumanji (Bienvenidos a la jungla), Pixels o Monstruos contra alienígenas, con un resultado más que notable y muy muy disfrutable.

6.- ¿Pero qué clase de broma es esta edición digital con tres temas?

Lakeshore Records ha editado, el mismo día del estreno de la película, un EP de tres temas y algo menos de cinco minutos de duración. Sin embargo, no desesperéis, se ha anunciado que el 28 de septiembre de este mismo año estará disponible en todas las plataformas digitales, un álbum completo con el score de Henry Jackman. Los amigos de Lakeshore incluso podrían atreverse a editar una de esas cosas redondas, pequeñas y  brillantes que solía llamarse CD, pero eso, queridos, aún está por ver…

End of transmission…