Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagenImagen

Mission: Impossible – Fallout

(Misión Imposible: Fallout)
Lorne Balfe
Año: 2018
Sello: La La Land
Edición: Doble
Nº Tracks: 26
Ficha IMDB
Web del Compositor

 

Reseña por:
David Doncel 

Imagen

1. A Storm Is Coming (1:12)
2. Your Mission (2:14)
3. Should You Choose to Accept… (2:34)
4. The Manifesto (1:44)
5. Good Evening, Mr. Hunt (4:19)
6. Change of Plan (5:47)
7. A Terrible Choice (2:54)
8. Fallout (1:30)
9. Stairs and Rooftops (6:00)
10. No Hard Feelings (4:20)
11. Free Fall (4:14)
12. The White Window (4:42)
13. I Am the Storm (2:07)
14. The Exchange (5:54)
15. Steps Ahead (1:02)
16. Escape Through Paris (5:05)
17. We Are Never Free (6:57)
18. Kashmir (4:29)
19. Fate Whispers to the Warrior (3:54)
20. And the Warrior Whispers Back (3:56)
21. Unfinished Business (1:49)
22. Scalper and Hammer (5:10)
23. The Syndicate (6:00)
24. Cutting on One (3:42)
25. The Last Resort (2:55)
26. Mission: Accomplished (1:15)

 

Imagen
Es una banda sonora muy bien trabajada. Pensada y medida al milímetro, aportando una importante gravedad dramática a la película.

Imagen
De lo único que se le puede acusar a la banda sonora es de reutilizar ciertos manierismos propios del estudio al que pertenece Lorne Balfe,  Remote Control. Sobre todo en el uso de cuerdas y espacios/ambientes asfixiantes. 

Imagen
Hay unos cuantos. Pero por quedarme con uno y ser algo diferente a lo habitual en Lorne Balfe, “Stair And Rooftops”, por la genial inserción del piano. 

Si no está roto, no lo toques
Misión Imposible 6, o como se ha llamado finalmente, Misión Imposible: Fallout, comienza con un tono continuista de su anterior parte, la superior, al menos en guión, Misión Imposible: Nación Secreta.
Con un estilo claro de típica película de espías, de guerra fría, que rápidamente da paso a un tono mucho mas vibrante, desenfrenado y lleno de acción que elimina de un plumazo el tempo medido y mucho mas calmado (aunque no por ello mortecino, todo lo contrario), de la anterior película de la saga, también dirigida por el gran director de acción, Christopher McQuarrie.
Es el único que repite en el asiento de director en esta franquicia cinematográfica que, como sabemos, es una traslación de las aventuras televisivas que el equipo del IMF vivió durante la época de los setenta. Una serie realmente exitosa, que en su traslación a la pantalla grande dejó algunas de las señas más claras de identidad de su origen televisivo. Lo más llamativo: su excepcional e inmortal tema principal creado por el argentino Lalo Schifrin.
Las bandas sonoras de la saga fílmica de Misión Imposible no han podido ser más diferentes y, a la vez, más eficaces. Incluida su primera banda sonora a cargo del americano Danny Elfman, que contó con el handicap de tener que componer in extremis la banda sonora del blockbuster de Brian de Palma después de que Alan Silvestri viese rechazada su aportación musical.
A partir de ahí, después de un Danny Elfman que entregó su saber estar con un sonido intenso y capaz de revisar el tema de Lalo Schifrin de la mejor manera posible, le siguió una vilipendiada (por los aficionados al sonido orquestal convencional) banda sonora de Hans Zimmer, que irónicamente es posiblemente a día de hoy de las más variadas, divertidas y, por qué no decirlo, mejores bandas sonoras de la saga.
Lorne Balfe, alumno aventajado del maestro alemán y ahora compañero, toma el control de la banda sonora de Misión Imposible: Fallout ante la sorpresa de aficionados y del habitual compositor de Christopher McQuarrie, el americano Joe Kraemer, que consiguió una de las mejores bandas sonoras de la saga fílmica con Misión Imposible: Nación Secreta.
Obviando los típicos juegos de poker de la industria de Hollywood, Lorne toma el control de la saga con energía, intensidad y una capacidad modélica para adaptarse a sus intensas imágenes. Su banda sonora sorprende por beber más de un Danny Elfman que de un Hans Zimmer. Donde Hans Zimmer, por justificaciones de las imágenes paridas por John Woo, entregaba una banda sonora gamberra, divertida, rockera y de rápida asimilación y disfrute, su compañero Lorne Balfe aporta una banda sonora de difícil degustación en una primera escucha fuera de las imágenes.
Pero viendo la película uno observa que el compositor alcanza un equilibrio perfecto, potenciando la película en varias brillantes escenas: la caída aparatosa desde un avión en “Free Fall”, la proyección mental de lo que va a pasar en una de las mejores set pieces de la película con un despiadado Ethan Hunt (Tom Cruise), la persecución en los tejados con una instrumentación donde brilla especialmente el piano, la excelente construcción musical de “The Exchange” o el vibrante “Escape Throught Paris”.
Misión Imposible: Fallout es una película rodada magistralmente por su director, llamado a ser un grande del cine de acción (si no lo es ya), con unas set pieces de acción de lo mejor del cine actual. Pero eso sí, también supone un retroceso en cuanto a su argumento. Muy previsible y alargado hasta dos injustificadas horas y media.
La película consigue mantener un punto de gravedad dramática necesaria gracias a la banda sonora de Lorne Balfe. Este sabe bascular entre varios escenarios, potenciando una carga dramática sustentada en una instrumentación habitual en la entrega musical de Danny Elfman (que también toma algún motivo de su banda sonora), una construcción de escenarios musicales ejemplar y sobre todo, la magnifica utilización del tema original del maestro Schifrin.
Moraleja: si no esta roto, no intentes arreglarlo.