“Quiero agradecer a todo el equipo de MOSMA la oportunidad que me han brindado para disfrutar de estos maravillosos días en Málaga”

-Bienvenido a Málaga y muchísimas gracias por dedicar a BSOSpirit tu tiempo para esta entrevista.

-Muchísimas gracias. Para mí es un placer inmenso estar en esta preciosa ciudad y además es una enorme alegría volver a hablar contigo de mi trabajo. Fuiste mi primer contacto con España y me siento muy feliz de poder conocerte al fin.

-Pues si no te importa, rememorando nuestra primera entrevista, vamos a enlazar con ella para seguir hablando de tu música y trabajos.

-Estupendo. ¡Me encanta la idea!

-Finalizando aquella entrevista, hablábamos sobre los proyectos más inminentes que tenías en cartera: The Crossing y Yurusarezaru Mono, el remake de Unforgiven, la exitosa película de Clint Eastwood.

-¿En serio? ¿Tanto tiempo ha pasado? (risas) Pues sí, en esas estábamos hace cinco años. The Crossing volvió a ser todo un desafío para mí. Tras haber compuesto para una película tan grande a todos los niveles como Red Cliff, John Woo volvió a acordarse de mí para que creara la música de otra enorme película cuya duración rondaría, al igual que la anterior, más de cuatro horas y sería estrenada en dos partes, igual que Red Cliff. Hablando de esta última, te diré que Woo cogió un enfado tremendo con los productores debido al desastroso montaje que hicieron para estrenarla en occidente, ya que la historia perdía toda su esencia al verse “castrada” de casi dos horas de metraje. Es por eso que para rodar The Crossing se aseguró de tener un férreo control sobre el film y así poderlo hacer llegar al público tal y como fue concebida.

Por mi parte disfruté muchísimo componiendo durante casi un año para esta producción. Era una historia tan rica en detalles, sentimientos y épica que escribí muchísima música. Espero poder editar algún día toda la banda sonora al completo.

En cuanto a Yurusarezaru Mono, aun siendo el remake de una película tan icónica del cine reciente para mí, esto no llevaba ninguna dificultad añadida para acometer la composición de su música, ya que tanto productor como director me dijeron, antes de yo preguntarles, que no había que tener en cuenta para nada lo que se hizo en el original. Gracias a esto pude sumergirme totalmente con mi música en una historia con un enorme peso emocional que habla también sobre una época muy importante de la historia de mi país, así como de su política racial con un pueblo de tanto calado e importancia como es el ainu. Es por ello que le di tantísimo peso e importancia en la composición a instrumentos como el violín, viola y chelo, pues son ideales para llegar al corazón junto a las imágenes… Por cierto, me han dicho que escribiste sobre esta banda sonora y me describiste como el Kaji (forjador de katanas) ideal para poner música a películas de samuráis… ¡Menuda descripción! (risas).

-Poco después te llega la oportunidad de poner música a Nicky, la aprendiz de bruja, “live action” de una de las icónicas películas de Studio Ghibli. ¿Cómo te llega este proyecto?

alt-Pues es uno de esos trabajos por encargo en los que me buscan porque productores y director han escuchado mi música y les parece que puedo ser la persona ideal para ese trabajo. Lo que más me sorprendió es que la dirección corriera a cargo de Takashi Shimizu, un tipo que la mayoría de su filmografía es de películas de terror, algunas de ellas muy conocidas a nivel internacional. Jamás me lo imaginaba al frente de una película como esta. El caso es que, una vez nos conocimos, conectamos enseguida y entré en el proyecto. En poco tiempo, durante el rodaje, le había compuesto muchas piezas para el film y todas ellas le parecieron perfectas para acompañar su película. Desde un primer momento ambos tuvimos muy claro que instrumentos como un clave, la zampoña o la flauta irlandesa funcionarían muy bien en un entorno tan bucólico como en el que se mueve Nicky, así como para describir a su personaje. Echando la vista atrás, creo que ese aire folk le vino muy bien a la película, la cual desgraciadamente no funcionó bien en taquilla.

-Seguimos hablando de “live action”, en esta ocasión de una película que adapta a imagen real un manga tan fascinante como es Museum. Háblame de tu experiencia en esta película.

-Fue otra experiencia muy gratificante para mí. Keishi Otomo ya había demostrado el gran director que es con la adaptación a imagen real de Rurouni Kenshin, y en Museum vuelve a dejar de manifiesto su gran labor tras la cámara. Me encanta cómo plasmó en imágenes reales ese Tokio lluvioso y agobiante donde transcurre la historia. En cierto modo me recordaba, salvando las distancias, a ese ambiente lluvioso con el que trabajé también en Memories of Murder. Es debido a este ambiente que para Museum opté por utilizar tanto orquesta como música electrónica.

-A mí me fascinan los momentos en que juntas el sonido de la trompeta con sordina dando ese toque de cine negro tan característico a las imágenes y cómo lo unes a la orquesta y la electrónica en algunas de las escenas de acción que transcurren por ese Tokio lluvioso.

-Muchas gracias. Me alegra que repararas en esas partes de la banda sonora. Para mí son también claves en el desarrollo de la historia. Tenía muy claro mientras componía cómo la parte dramática tenía que estar muy diferenciada de la de acción e investigación en cuanto a los recursos musicales utilizados.

-Hemos hablado anteriormente de las superproducciones en las que has trabajado para John Woo y ahora quisiera que me hablaras un poquito de vuestra, hasta ahora, última colaboración: ManHunt, con un Woo que le da una vuelta de tuerca a sus orígenes.

-ManHunt es una delicia de película en mi opinión. Una delicia en el sentido de que Woo se ha autoparodiado con este film hasta el extremo, con un guion que tiene situaciones muy absurdas y divertidas a la par que secuencias impactantes. Siendo una película de acción que se desarrolla en su mayoría en gran ciudad, John y yo optamos por una música en la que los elementos electrónicos también estuvieran muy presentes para que la banda sonora fuera igual de dinámica que la película. Realmente me divertí muchísimo componiendo esta música y en el set de rodaje había un ambiente increíble.

-Hay un tema en esta banda sonora que me fascina por cómo está compuesto y por la escena a la que acompaña: “Before Attacking at Farm”, donde las castañuelas y guitarra española rompen totalmente con el resto de la partitura.

-(risas) Esa era la idea, romper totalmente con la dinámica de la secuencia tras la persecución con los coches y el tiroteo. Esa huida por el bosque de los protagonistas no necesitaba más tensión y adrenalina, por lo que, ahondando en mi gusto por la música española, utilicé esos recursos para, digamos, “oxigenar” la narración y las imágenes. Me encanta cómo quedó el montaje una vez le pusimos la música a ese momento del film.

-Hablemos de tu gran implicación en los últimos años en proyectos del mundo del anime. En la anterior entrevista, cito tus palabras textuales, decías: “Dudo mucho que participe en algún proyecto de animación a partir de ahora”.

-¿De verdad dije eso??? (risas). En aquel momento mi bagaje con el anime no había sido muy amplio y, si mal no recuerdo, fue gracias a Kazuya Murata, director y gran amigo mío, que me llegaron dos proyectos como Full Metal Alchemist, Sacred Star of Milos y Gargantia on the Verdurous Planet. Te decía la verdad cuando, más allá de aquello, no veía que mi camino se cruzara con producciones de anime en el futuro, pero he aquí que el tiempo me ha quitado la razón y actualmente la industria del anime es la que más dinero mueve en mi país y a nivel internacional, con lo que, evidentemente, he tratado de participar en producciones de calidad en las que poder desarrollar mi trabajo y, por qué no decirlo, en las que me permiten tener una estabilidad económica, pues el dinero es importante, para qué engañarnos.

-De los últimos años, Arslan Senki (The Heroic Legend of Arslan) es una de las bandas sonoras compuestas por ti que más me han atrapado.

-Vas a sacarme los colores (risas). Muchas gracias de nuevo. La historia de Arslan me permitió componer uno de los temas asociados a un protagonista de los que más orgulloso estoy. Igualmente, al ser una historia ubicada en Oriente Medio me permitió volver a acercarme a orquestaciones e instrumentos a los que me encanta volver siempre que puedo para crear música: crótalos, flauta árabe o kaman.  Para el resto de la partitura me centré mucho en sacar la máxima expresión a las secciones de cuerda y metal para que la banda sonora alcanzara la majestuosidad que yo buscaba asociada al personaje a la par que el gran corazón y vulnerabilidad de Arslan.

Incluso te atreves a entonar un cántico a modo de oración en uno de los temas, así como a cantar en otro de ellos, cual juglar de la edad media.

¡¡Qué bien informado estás!!! (risas) Pues sí, cantar brevemente ya es algo que he hecho en alguna ocasión en otras composiciones mías y en esta ocasión me apetecía mucho hacerlo por la simpatía que tengo por el personaje de Gieve.

-Volviendo a tus colaboraciones con Kazuya Murata, tu hasta ahora última colaboración con él es A.I.C.O. –Incarnation-. ¿Qué nos puedes contar sobre ella?

-A.I.C.O. es una historia futurista cuya banda sonora es una de las que más orgulloso estoy en mi carrera. Crear una música equilibrada para una historia como esta no ha sido nada fácil. Menos mal que mi buen amigo Murata me da siempre todas las facilidades para componer. Hablamos muchísimo y nunca tratamos de que haya música de relleno o sin sentido en la serie, y tras muchas demos y temas desechados llegamos a la feliz conclusión de que junto a orquesta y electrónica la guitarra eléctrica sería un elemento importantísimo para acompañar las imágenes e historia.

-Al piano también le das mucha importancia en este trabajo.

-Cómo no. Es uno de mis instrumentos favoritos y me gusta darle protagonismo siempre que tenga sentido hacerlo. En A.I.C.O. es el guía que nos acompaña junto a la electrónica a cada uno de los flashbacks de Aiko, los cuales tienen una gran importancia durante toda la historia.

Pasemos a hablar de tu faceta para ofrecer distintos tipos de conciertos. Háblame sobre el que realizaste hace unos cuatro meses, Manga Symphony, en el cual contaste con la participación de un mangaka de la talla de Naoki Urasawa.

-Manga Symphony es una idea que me venía rondando la cabeza desde hacía dos años y, aprovechando que se acercaba el 90 aniversario del nacimiento de Osamu Tezuka, decidí realizar un concierto en el que en su primera parte se interpretaron temas arreglados por mí de obras tan icónicas como Astroboy y Jungle Emperor Leo, siendo en la segunda parte del concierto donde se interpretó música compuesta por mí meses antes a la realización del evento, mientras veía a Urasawa dibujar personajes de sus obras o viñetas de estas. Este trabajo meticuloso de Urasawa  se grabó para posteriormente ser proyectado en el concierto mientras yo dirigía la orquesta y se interpretaba mi obra. La verdad es que fue un concierto inolvidable y me gustaría poder realizarlo en distintos lugares de Europa.

-Aprovechando tu estancia en Málaga y tu participación en MOSMA, cuéntame cuáles son tus impresiones de estas jornadas vividas.

-En primer lugar debo decir que para un compositor como yo era incomprensible que a tantos miles de kilómetros de distancia hubiera gente que disfrutara de mi música, comprara CD de mis obras y quisiera escucharme en directo. Es más, la primera vez que contactaste conmigo mi primera idea era que lo que querías con este contacto era pedirme dinero o algo parecido para hacer un concierto (risas). Evidentemente, con el paso de las conversaciones y el tiempo me di cuenta que tu invitación a venir a España era una proposición laboral y seria, y que venía de alguien que amaba la música, así como le daba reconocimiento y difusión a mi trabajo. Lo que nunca imaginé es que al llegar aquí encontraría tantas muestras de cariño y pasión por lo que yo hago.

El trabajo de la Orquesta Catedral de Córdoba con Clemente Mata a la cabeza ha sido encomiable. La entrega de esta formación me ha dejado una gran huella y disfruté muchísimo dirigiéndolos en el concierto para cuerda del jueves, del que me llevo un recuerdo imborrable. Un momento en el que realmente me di cuenta de que la gente aprecia mi música y la disfruta entre aplausos y alguna lágrima, que también las hubo. Igualmente estoy seguro, tras los ensayos de esta mañana, que el concierto de este próximo sábado será todo un éxito y se vivirán momentos mágicos en el Teatro Cervantes con la Orquesta Filarmónica de Málaga, a la que tendré el placer de dirigir interpretando cuatro obras mías. Igualmente quiero agradecer a todo el equipo de MOSMA, con Juan Antonio Vigar a la cabeza, la oportunidad que me han brindado para disfrutar de estos maravillosos días en los que he podido dar a conocer mi obra a mucha gente, así como hacer que disfruten de ella tanto los que la desconocían como los que ya sabían de ella.

Por último daros las gracias al equipo de BSOSpirit por entregarme un premio tan bonito y con tanto significado. Muchas gracias de corazón a todos.

-Para finalizar… ¿Algún proyecto futuro del que me puedas hablar?

-Como adelanto te diré que volveré a colaborar con John Woo muy pronto, pero me gustaría hablar un poquito de un proyecto a largo plazo que tarde o temprano llevaré a cabo. En estos últimos años he estado escribiendo algunas novelas cortas con el fin de poder llevarlas al cine en un futuro próximo. La idea es que se conecten entre sí en la película y que sean interpretadas por personas de muy distintos países. Por eso estoy haciendo contactos en España a raíz de esta visita para poder hablar con distintos realizadores y hablarles de mi proyecto, el cual, evidentemente, tendrá música compuesta por mí (risas). Tengo mucha ilusión puesta en este proyecto y estoy seguro que llegaré a buen puerto con tesón y trabajo.

-¡Wow! Eso suena genial. Estaremos atentos a tus noticias sobre ello.

-Taro-san, muchísimas gracias por tu amabilidad y por todo lo que nos estas dando en esta edición de MOSMA 2018. Te deseamos todo lo mejor deseando verte pronto nuevamente en España.

-Muchísimas gracias a ti y a todo el equipo de MOSMA por unos días increíbles. Ten por seguro que repetiré visita con mi familia y recomendaré a todo compositor/a amigos míos o conocidos que no duden en venir a un evento como este.

Un fuerte abrazo para todos.

Infinitas gracias a Kayoko Morimoto y a Mariko Ogura, sin las cuales hubiera sido imposible hacer que la estancia de Taro Iwashiro en Málaga y su participación en MOSMA haya sido tan fácil e inolvidable para él.

Autor


Juan Ramón Hernández

BIOGRAFÍA:

Nació el 1 de mayo de 1965 en Tokio. En 1984 se graduó en la Escuela Superior de Bellas Artes de Tokio y estudió composición en la Universidad de Tokio de las Artes, en la cual se graduó como mejor estudiante y recibió su título de maestro en 1991.

Tras recibir dicha formación académica, Iwashiro ha creado música para bandas sonoras de cine, televisión, anime, videojuegos, publicidad y música para concierto con gran reconocimiento por parte de público y crítica, lo que le ha reportado numerosas nominaciones de la academia japonesa y china (ganador en esta última a mejor música por su magnífico trabajo para Red Cliff -2008- o en la primera, también a mejor música por Yami no kodomo-tachi, película japonesa de 2008 igualmente).

Siempre buscando ampliar su capacidad como músico, Iwashiro centra mucho su trabajo en la orquestación, a la par que componiendo para muchos proyectos. Su estilo es en general muy orquestal, normalmente apoyándose mucho en una sección de cuerdas muy épicas y estructuras armónicas. Este mes de julio ha estado con nosotros en la tercera edición de Movie Score Málaga (MOSMA) donde participó en un concierto monográfico sobre su obra y en el concierto de clausura junto con otros invitados. Fue en Málaga donde le hicimos esta entrevista, que podéis considerar una continuación de la que publicamos hace unos años y que podéis leer aquí.

Para poder ver y escuchar más de su obra nada mejor que visitar su página web: 

http://www.its-club.com/top.html