Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagen

Death Note: Light Up the NEW World

(Death Note. El nuevo mundo)
Yutaka Yamada
     
Año:   2016
Sello:   AVEX
Edición:   Normal
Nº Tracks:   19
Duración:   77
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
Juan Ramón Hernández

Imagen

1. Fall
2. Light Up the NEW World
3. Rule
4. the FIRST
5. the SECOND
6. the THIRD
7. the FOURTH
8. Birth
9. Hacker
10. Room
11. Neo
12. Fiber
13. the FIFTH
14. Friend
15. the SIXTH
16. Unit
17. Eden
18. Promise
19. NOTE

Imagen

“Fall”

 

“Light Up the NEW World”

 

“Promise”

Imagen
Cómo funciona la música en la película.

Imagen
Entrar en comparaciones con los trabajos anteriores de Kawai o Hattori para anteriores adaptaciones en las que este score es muy inferior.

Imagen
“Fall” y “Light Up The NEW World”.

BSOSpirit opina

ImagenImagenImagen

Nota media: 6,20

Ángel Aylagas (6), Fernando Fernández (7), Asier G. Senarriaga (6), Óscar Giménez (6), Juan Ramón Hernández (6)
Película innecesaria, apartado musical notable

No hay duda de que todo aficionado al manga o al anime que se precie tiene a Death Note como una de sus historias favoritas. Tanto la obra en papel creada por Tsugumi Ōba como su adaptación animada dirigida por Tetsurō Araki son, con sus pequeñas diferencias, historia reciente del mundo otaku y es por ello que cuando ve la luz una nueva adaptación (como ha sucedido en los últimos años) para la pantalla grande, sus incontables fans esperan con expectación y también, por qué no decirlo, con el cuchillo entre los dientes, ver ese universo que tanto les fascina para emitir un veredicto.

Siendo quien escribe un gran fan de esta historia, siempre he mirado con un prisma de condescendencia los “live action” del mundo Death Note que hasta ahora habían visto la luz, ya que es extremadamente difícil trasladar con personajes de carne y hueso las fuertes y carismáticas personalidades de los protagonistas, así como un sinfín de detalles importantes que es imposible mostrar en unas cuatro horas y media.

Es por eso que me entretuve razonablemente con las dos primeras películas: Death Note y Death Note: The Last Name (estupenda música de Kenji Kawai en ambas), las cuales cuentan todo el arco argumental del manga y fueron estrenadas con pocos meses de diferencia en 2006 teniendo un éxito bastante importante en Japón y una respuesta más bien fría fuera de sus fronteras. Cosa que se repitió  también con su reciente revisión en 2015 (con una buena partitura de Takayuki Hattori) para la televisión nipona, siendo para mi gusto una adaptación superior a la del cine, ante todo porque 11 episodios de 45 minutos con buenas actuaciones sí dan para mostrar la esencia de Death Note de manera satisfactoria.

Así pues, y aprovechando su reciente estreno (más su inminente edición en formato doméstico gracias a Mediatres Estudio) el prisma con el que iba a mirar esta nueva película iba a ser también libre de todo prejuicio y esperando poder divertirme igualmente, pero por mucho que lo he intentado, me he encontrado con un guion que naufraga desde los primeros minutos, una trama que coge retales de aquí y de allá de lo ya sabido y visto anteriormente, tratando de estirar una franquicia que fuera de su historia original no ofrece nada interesante. Lejos de aquel duelo de mentes maestras que protagonizaban Light Yagami y “L”, así como el carisma de ambos y quienes les rodean, en esta película encontramos unos personajes planos con motivaciones casi ridículas y con vueltas de tuerca en la trama que solo repiten elementos que en su momento funcionaron, como no, en el original, pero que aquí ni sorprenden ni maldita la gracia que tienen por mucho que los actores se empeñen en tratar de darle calado, emotividad e interés, cosas en las que fallan también estrepitosamente. De la aparición de los Shinigamis mejor ni mencionarlo, pues uno de los elementos más importantes de este universo queda reducido a unas tristes apariciones de estos seres (lo de Ryuk es penoso directamente).

Afortunadamente el apartado musical se salva con nota de la quema y Yutaka Yamada, uno de los jóvenes compositores japoneses más prometedores, realiza un trabajo muy solvente que funciona estupendamente con las imágenes, aplicando una partitura que navega entre lo orquestal y lo electrónico, consiguiendo un conjunto muy compacto.

El comienzo del score no puede ser mejor; dos temas que oscilan entre los cinco y seis minutos muy bien trabajados para poner en antecedentes al espectador: “Fall” y “Light Up The NEW World”, ambos con una voz femenina como hilo conductor. En el primero de ellos un tema oscuro, donde dicha voz va unida a elementos electrónicos disonantes y un coro de voces masculinas que nos introduce y refleja el mundo sobrenatural de los Shinigamis. La misma voz femenina sigue protagonizando el segundo corte pero en esta ocasión son los elementos orquestales los que la acompañaran para reflejar tanto el elemento thriller como la confrontación que se avecina entre el bien y el mal. Un tema que durante sus seis minutos de duración nos mantiene completamente atrapados mientras asistimos una vez más al mundo ideal que defiende quien posee un cuaderno de muerte.

A partir de esta presentación, la música de Yamada se centra en dar protagonismo a la búsqueda y la lucha por poseer los seis cuadernos de muerte que aparecen en la película. Para ello el compositor crea un bloque de música totalmente electrónico en el que impera por encima de todo el caos y la amenaza que puede resultar de dicha búsqueda y posesión, todo ello aderezado con algunos momentos en los que el sonido de las cuerdas añaden misterio e incertidumbre. Todos estos elementos están representados en los temas “the FIRST”, “the SECOND”, “the THIRD”, “the FOURTH”, “the FIFTH” y “the SIXTH”, los cuales en escucha aislada nos pueden resultar machacones pero aplicados a la película funcionan francamente bien para crear la atmósfera que requiere la historia.

Todo ese caos reflejado anteriormente torna en música plácida y explicativa una vez llega la historia a su resolución, comenzando con “Unit”, corte en el que la voz femenina adquiere una tonalidad que expresa el cese de la amenaza y a la que acompañan instrumentos como el bajo, guitarra y batería junto a teclados para poner un punto y aparte al destino de todos los protagonistas implicados con las libretas de muerte, siendo “Eden” y “Promise” los que ponen el broche final, sugiriendo con sus notas tanto el sentimiento de pérdida como de compromiso para que el mundo de los humanos no se vuelva a ver asolado por el inframundo. Aunque en una historia así no todo está dicho y en la última parte del track que cierra el CD, “NOTE”, la música interpretada por cuerdas, percusión y el acompañamiento de unas intrigantes notas por la parte electrónica dejan en el aire lo que puede ocurrir en un futuro.

A modo de conclusión, comentar que como ya mismo quienes sois seguidores de Death Note podréis acceder a esta película, sois vosotros quienes saquéis vuestras propias conclusiones y veredicto. Por lo que a mí respecta solo la música destaca en el conjunto y afianza un poquito más las buenas sensaciones que Yamada  ya dejó con su música para Tokyo Ghoul. Estaremos atentos a nuevos trabajos suyos que le hagan ir cogiendo tablas y mostrando las cualidades que atesora.