Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagen

Trumpet of the Cliff

(Zeppeki no ue no toranpetto)
Oh Su-jin
     
Año:   2016
Sello:   Windmill Ent.
Edición:   Normal
Nº Tracks:   20
Duración:   35
     
Ficha IMDB
 

 

Reseña por:
Juan Ramón Hernández

Imagen

1. Deep Blue Sea
2. The Cliff
3. Memory
4. The Illusion of the Cliff
5. On a Sunshine Day
6. Polaroid
7. Bike Riding
8. Longing for Family
9. Secret Garden
10. Ocean Swim
11. Carrot Trumpet
12. Old Days
13. The Trumpet
14. Bad Feeling
15. Storm
16. Letter from Gio
17. Finding the Trumpet
18. Mom My Friend
19. Wish Letter
20. Trumpet of the Cliff

Imagen

“Bike Riding”

 

“Finding the Trumpet”

 

“Trumpet of the Cliff”

Imagen
Cómo la música se integra a las mil maravillas con este tipo de historia.

Imagen
Se ha quedado fuera bastante música en esta edición en CD. Una lástima, pues hay temas muy bonitos que no entiendo cómo no se han incluido.

Imagen
“Finding the Trumpet” y “Trumpet of the Cliff”.

BSOSpirit opina

ImagenImagenImagenImagen

Nota media: 7,17

Ángel Aylagas (7), Fernando Fernández (8), Asier G. Senarriaga (8), Óscar Giménez (6), Juan Ramón Hernández (7), David Sáiz (7)

 

Canto a la vida

Coproducción entre Corea y Japón que tuvo una muy buena acogida en ambos países, Trumpet on the Cliff es un drama enfocado a un público joven en el que se nos cuenta la historia de Aoi, una estudiante de fotografía que se traslada a la casa de su tío en la isla de Okinawa para recuperarse de una delicada operación de trasplante de corazón. Mientras da uno de sus diarios paseos para tomar fotografías en ese tranquilo lugar de reposo, escucha una bella melodía interpretada por una trompeta que llega desde uno de los acantilados del lugar. Al subir al lugar del que procede la música conocerá a Zio, un joven del lugar cuya gran pasión es interpretar dicho instrumento. Entre ellos surgirá un profundo lazo que cambiará sus vidas para siempre.

Como he dicho anteriormente, la historia va muy enfocada a un sector determinado de público, lo que no quita que durante su visionado y gracias a una muy buena dirección en un paraje muy vistoso así como a una buena interpretación de la pareja protagonista en donde ambos desprenden mucha química, logremos empatizar con lo que se nos cuenta y disfrutar durante sus escasos cien minutos de duración de una historia que llega a emocionar y deja más de una enseñanza.

Mucha culpa de esa emoción que sentimos la tiene su banda sonora, compuesta por Oh Su-jin, compositor coreano que ya me dejó muy buenas sensaciones con sus trabajos para las películas A Fish y Alone.

En esta ocasión nos encontramos con una partitura que en su 80% está compuesta por temas muy breves pero todos ellos presentados en el momento justo de la historia que estamos viendo y haciendo fluir con total naturalidad las imágenes y los sentimientos que se nos transmiten. Para ello, el compositor da casi todo el protagonismo a los sonidos de la trompeta, piano y guitarra acústica por encima del resto de la orquesta utilizada para la banda sonora.

El instrumento de cuerda es utilizado tanto para resaltar tanto momentos dramáticos como desenfadados de los protagonistas y hace su aparición desde el primer corte del score, “Deep Blue Sea”, donde sus notas melancólicas unidas a una base rítmica simulando el latido de un corazón nos ponen en situación del delicado momento de salud de Aoi. Dentro de esta línea dramática son muy destacables el morriconiano “Memory” y “Old Days”, ambos con un poso que discurre entre la tristeza y la melancolía que acarrean los recuerdos de la protagonista.

En el lado opuesto encontramos temas como “Bike Riding” y “Ocean Swim”, los cuales retratan algunos de los momentos más felices de la pareja. Son temas que invitan al optimismo a la par que retratan la ilusión propia de la juventud de Aoi y Zio.

Ese estado de ilusión y esperanza quedan también de manifiesto, aunque de manera más pausada con el piano en cortes como “On a Sunshine Day”, “Polaroid” o “Wish Letter”,  con especial protagonismo para este último por los sentimientos que van aflorando en uno de los protagonistas mientras descubre leyendo muchos de los anhelos del otro.

Es con el personaje de Zio y el instrumento que interpreta donde el compositor nos ofrece alguno de los mejores temas de la banda sonora, con dos líneas musicales muy bien diferenciadas. La primera, muy solemne y asociada a la personalidad del protagonista antes de conocer a la chica tal y como podremos escuchar en el breve “The Cliff” y en el ya más desarrollado junto al resto de la orquesta “Finding the Trumpet”. La otra línea musical es la desenfadada y romántica mostrada en  el también muy breve “The Illusion of the Cliff” y “Trumpet of the Cliff”, este último sirviendo como un hermoso broche final a la película y dejándonos un pequeño pellizco en el estómago tras ver la resolución de la historia mientras escuchamos dicho tema.

Reconozco que muchas veces os hablo de películas y de músicas que son muy difíciles de acceder a ellas, pero no es menos cierto que me siento en la obligación de hablaros de esta clase de bandas sonoras y compositores completamente desconocidos que merecen mucho la pena ser descubiertos, y sin duda alguna este es uno de esos casos. Además, el CD lo podéis encontrar en la web Yesasia a un precio muy asequible.