Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagenImagen

The Witch

(La bruja)
Mark Korven
     
Año:   2016
Sello:   Milan
Edición:   Normal
Nº Tracks:   16
Duración:   38:28
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
Antonio Miranda

Imagen

1. What Went We (01:59)
2. Banished (01:54)
3. A Witch Stole Sam (02:14)
4. Hare in the Woods (01:31)
5. I Am the Witch Mercy (01:18)
6. Foster the Children (01:19)
7. Caleb Is Lost (01:50)
8. Caleb’s Seduction (03:06)
9. Caleb’s Death (05:26)
10. William and Tomasin (02:40)
11. William’s Confession (04:09)
12. The Goat & the Mayhem (03:29)
13. Follow the Goat (01:16)
14. Witch’s Coven (02:15)
15. Isle of Wight (Traditional) (01:43)
16. Standish (Traditional) (02:28)

Imagen

“Banished”

 

“Caleb’s Seduction”

 

“Isle of Wight (traditional)”

Imagen
La sutil evolución que el compositor ofrece de inicio a fin, sin tregua pero sin excitación típica de las composiciones para este género.

Imagen
Nada; no obstante, lo único que frena a esta obra para haber podido llegar al sobresaliente es, precisamente, lo que no quiere: la melodía.

Imagen
“Caleb Seduction”, sin duda ejemplo del global de la obra y su evolución desde la nada al total. La escena, de impacto en el filme, igualmente plantea un desarrollo de menos a más, concluyendo admirable y sorprendentemente entre la bruja y el niño.

BSOSpirit opina

ImagenImagenImagen

Nota media: 5,33

Ángel Aylagas (4), Fernando Fernández (4), Asier G. Senarriaga (4), Óscar Giménez (5), Antonio Miranda (8), Jordi Montaner (7)

 

Ejecución plástica, pragmática y perturbadora

thewitch-posterCinta independiente, culta, enigmática, pausada y directa. Mark Korven, el autor canadiense de la fantástica Cube (1997), nos deleita con una partitura experimental, desgarradora, tal como si los gritos sutiles de las sombras del mal acudieran hasta el espectador con intenciones nada fastuosas y sí, por el contrario, tintadas de evolución terrorífica. Lejos de la composición fácil, Korven fabrica una paleta de colores musicales secundarios siempre, a veces de escasos segundos y en todo momento como apoyo a una historia narrada con paciencia.

thewitch-5Si escuchamos sin pausa el tema de inicio del filme (“What Went We”)  y el final (“Standish”), siendo el primero de Korven y el último de música tradicional renacentista, nos daremos cuenta del trabajo de estudio que los compositores llevan a cabo cuando forman la estructura de una buena banda sonora, siempre guiados por el director. El músico, de su mano, introduce la historia en una época concreta, la del Renacimiento tardío, logrando un equilibrio armónico que finalmente cerrará la obra con las dos piezas no originales de época, incluso la cantada “Isle of Wight”, cuya voz podría introducirse sin ninguna dificultad en la pieza referida del artista canadiense que abre La bruja. A partir de aquí, un relato experimental, atonal y complejo  (polifónicamente experimental), con prontas referencias corales a los aquelarres (“Banished”) o situaciones de impacto, pero siempre empastadas con el resto de los sonidos y en todo instante desarrolladas con progresión (“Hare in the Woods”).

thewitch-1Korven soluciona un posible problema inicial de manera nada sinuosa y casi sin darnos cuenta: la posible sobrecarga de la música referenciando la figura visible de la bruja, pasada buena parte de la historia, fluye y se abre al identificarse progresivamente con el resto de personajes y situaciones. Podremos comprender muchas cosas más finalizando el filme, ser conscientes de la proyección que el artista hace con sus notas hacia la escena final del aquelarre o la falta de un tema melódico principal asociado a la bruja, visible en fragmentos muy puntuales y difuminada como figura concreta al final. Inteligente propuesta del músico.

thewitch-4Las referencias en The Witch son evidentes, desde Bergman o Dreyer, pasando por The Village de Shyamalan, hasta la iconografía de Cristo o, en nuestro ámbito, partituras de conocidas bandas sonoras (The Omen, The Exorcist…) y, sobre todo, una ambientación muy cercana al gran recurso musical de Stanley Kubrick, una de las piezas clave de sus éxitos y que mejor supo trabajar para sus filmes: György Ligeti.

thewitch-7Concluyendo, partitura para minorías, compleja, progresiva y nada fácil de escuchar. Si estás radicalmente cerca de la música melódica y comercial, no te aproximes a la amenazante propuesta que comentamos. O sí, hazlo con precaución y, sin duda, podrás descubrir que en el mundo de la oscuridad nace el Arte.