Puntúa esta banda sonora

 

Imagen

ImagenImagenImagenImagen

Stand By Me Doraemon

Naoki Sato
     
Año:   2015
Sello:   Nippon Columbia
Edición:   Normal
Nº Tracks:   22
Duración:   46:56
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
Juan Ramón Hernández

Imagen

1. Nobita no Ichinichi
2. STAND BY ME Doraemon
3. Boku, Doraemon
4. Takekoputa
5. Yojigen Pocket
6. Surikomi Tamago
7. Suneo Love
8. Sakusen Shippai
9. Shitsuren
10. Benkyou
11. Test no Kekka
12. Sayounara, Shizuka-chan
13. Mushisukan
14. Boku no Mirai
15. Nobita Seinen
16. Todoke, Kono Kioku!
17. Tomodachi
18. Mirai Hikou
19. Kekkon Zen´nya
20. Doraemon no Namida
21. Yakusoku
22. Saikai no Kiseki

Imagen

“STAND BY ME Doraemon”

 

“Tomodachi”

 

“Yakusoku”

Imagen
La capacidad de Sato para que funcione todo tipo de música en la película.

Imagen
Que el personaje os eche para atrás y no podáis disfrutar de una muy buena banda sonora junto a la película para la que ha sido compuesta.

Imagen
Entre tantos, nos quedaremos con “STAND BY ME Doraemon”, “Tomodachi” y “Yakusoku”.

Bonito homenaje al personaje
más famoso de Japón


stand-by-me-doraemon-8Parece mentira, pero el gato cósmico con bolsillo sin fondo para sacar gadgets y que se pirra por los ‘dorayakis’ está cercano a cumplir el medio siglo de vida, y no sólo no ha decaído en audiencias y simpatías en esta larga andadura desde su creación allá por 1969 de la mano de su creador Fujiko Fujio sino que actualmente goza de los mas altos índices de popularidad, no sólo en su país de origen, ya que también a nivel internacional alcanza cotas muy altas de seguimiento por parte del público.

stand-by-me-doraemon-2

Ante tal fenómeno y tras cientos de episodios emitidos de su serie, así como decenas de películas de animación tradicional, el paso a animación en 3DCG para la gran pantalla era cuestión de tiempo, y con esta película no sólo la productora y el director han ofrecido otra visión de Doraemon, Nobita y CIA para su público de toda la vida, sino que cuentan de nuevo cómo llega el famoso gato del futuro a la vida del desastroso de Nobita Nobi y sus amigos. Con lo que se capta la atención de nuevas generaciones para que sigan a partir de ahora las aventuras de estos personajes. Jugada redonda. La muestra está en la cantidad de premios que se ha llevado y en los más de 150 millones de euros recaudados hasta la fecha por el film.

La película no cuenta nada que no sepan todos los que conocen al personaje, pero sí que tiene un punto llamémoslo tierno que la hace una película muy familiar y disfrutable tanto para niños como para adultos, hayan visto o no episodios o películas anteriores, conozcan o no a los personajes. Técnicamente está muy bien realizada, con una animación muy fluida y grandes momentos que seguro que en 3D y en gran pantalla lucen genial, pues para ser vista de este modo fue concebida.

stand-by-me-doraemon-1Aquí en España se han respetado todas las voces que llevamos escuchando en la serie desde hace tanto tiempo, aunque como en otras producciones animadas se vuelve a meter voces de “famosetes” en algún personaje. En este caso el horror viene de la mano de Alaska y la momia de su marido, que menos mal que aparecen en secuencias puntuales, porque si no dan ganas de arrancarse los oídos cuando hace acto de aparición la “adorable” pareja. Si estáis dispuestos a aguantar esos minutos, bien por vosotros. Si no, lo mejor es verla en VOSE disfrutando de las voces originales.

Pero vamos a lo que interesa realmente: la música creada para la película por Naoki Sato, compositor que da igual lo que le echen y siempre cumple con creces a la hora de acompañar una historia.

Amistad, amor, viajes en el tiempo y muchos gadgets: la música de STAND BY ME Doraemon

stand-by-me-doraemon-sato
A la hora de afrontar esta historia, Sato ha optado por seguir tres vertientes muy definidas en la composición. El primer tema del CD, “Nobita no Ichinichi”, ya nos presenta una de ellas, en la que uno de los instrumentos preferidos de Sato, la guitarra, es la protagonista que acompaña a Nobita en su día a día desde que sale de casa, va al colegio, juega con su pandilla a la vuelta y regresa a casa. Dicha melodía con aires folk y tintes cómicos describe a la perfección el desastre que es este personaje en su vida cotidiana.

La segunda vertiente, puramente orquestal, aparece en el segundo corte, “STAND BY ME Doraemon”, tema que nos presenta al famoso gato y que representa todo lo que es la música de Sato en sus escaso minuto de duración: con gran lucimiento para la sección de metales y percusión, logrando un tema luminoso y alegre, muy acorde a la personalidad del felino del futuro. Dicho tema se complementa con el también breve “Boku Doraemon”, que sirve de presentación entre Doraemon y Nobita. El vibráfono pone la parte divertida al personaje del segundo y los vientos de madera, metal y cuerdas al instante fantástico en que aparece el gato ante él por primera vez.

stand-by-me-doraemon-3“Takekoputa”, que aunque suene a palabrota significa “gorrocóptero” es otro tema en que la guitarra asociada a Nobita vuelve a ser protagonista. En esta ocasión es una melodía más ligera, que nos hace sentir una sensación de libertad y que muestra el primer vuelo del niño con el famoso aparatejo por los barrios de Tokio. Asimismo muestra el que será leitmotiv para este personaje.

Con “Yojigen Pocket” Sato vuelve a sacar su vena más amena para la composición y crea un tema en el que guitarra, bases electrónicas y orquesta se fusionan a la perfección en un tema superalegre y genialmente orquestado, que muestra la cara más divertida de los aparatos de Doraemon y el uso que hace Nobita de ellos. Un gran tema, sin lugar a dudas.

stand-by-me-doraemon-5

La tercera vertiente de la BSO, que es totalmente electrónica, aparece en “Surikomi Tamago” y le da un toque totalmente futurista a uno de los inventos que saca Doraemon de su bolsillo mágico, tema que va unido a “Shakusen Shippai”, una variación del anterior para continuar explicando lo que sucede por usar dicho invento. Entre ambos temas encontramos “Suneo Love”, track de menos de un minuto que con las cuerdas rasgadas al más puro estilo Herrmann en Psycho pone un contrapunto dramático a una situación realmente cómica.

Entre tanta alegría y comicidad también hay hueco para el drama y es en “Shitsuren” donde hace acto de presencia por primera vez en la partitura, con una bella melodía interpretada solo por las cuerdas que muestran el desencanto y tristeza de Nobita  ante el rumbo que esta tomando su vida. Con “Benkyou” vuelve a aparecer la esperanza y alegría en forma del leitmotiv de Nobita, la cual se desvanece con “Test no Kekka”, otro tema con sello Sato, donde un triste piano junto a cuerdas y vientos madera vuelve a incidir en la tristeza del chico al que le sale todo al revés por mucho empeño que ponga en lo contrario. Esa tristeza se ve acentuada en “Sayounara Shizuka-chan”, otro precioso corte en el que Sato vuelve a tocar nuestro corazón con un uso magistral de las cuerdas durante todo el tema reforzadas por piano al principio y final del track.

stand-by-me-doraemon-7

Son también las cuerdas las protagonistas en “Mushisukan”, al principio mostrando amenaza, y a partir de la mitad del tema mutar en una melodía de redención y esperanza. Esta última se confirma en el siguiente corte, “Boku no Mirai”, donde vuelve a hacer aparición el tema asociado a Nobita bajo la alegre melodía de guitarra junto a la sección de cuerdas. Un nuevo futuro se abre ante el chico bajo este tema.

“Nobita Seinen” nos vuelve a traer la parte electrónica de la partitura. A ese sonido futurista, Sato le añade otro jazzístico a modo de saxo, clarinete que funciona realmente bien en la escena ante la muestra de un inminente viaje en el tiempo gracias a aparatos ultra modernos. Una muestra más de que nada está hecho al azar por el compositor nipón.

Para una de las escenas más significativas de la película (vease en VOSE porque la voz del Vaquerizo hace que te chirríen los dientes), Sato vuelve a utilizar todas sus señas de identidad como compositor, con la sección de cuerdas, unos brillantes metales y vientos madera, así como sus características campanas tubulares. Primero con tintes dramáticos en el tema “Todoke, Kono Kioku!” para acto seguido, todos esos ingredientes instrumentales brillar con luz propia (con el añadido del piano) en “Tomodachi”, otro de los grandes temas del score que contiene también parte de otro de los temas principales de la partitura.

“Mirai Hikou” nos servirá para acompañar a la pareja protagonista en una descacharrante persecución en el futuro bajo bases electrónicas muy deudoras de la música funky de los 70. Escena altamente disfrutable también gracias a la música.

stand-by-me-doraemon-6

En el siguiente tema, “Kekkon Zen´nya”, recuperamos al Sato más intimista, y para otras de las escenas más emotivas del film se sirve del piano y las cuerdas para expresar los sentimientos de Shizuka y su padre en la conversación de una escena que a los que somos progenitores nos toca el corazón de lleno (siempre que la veáis en VOSE porque la voz de Alaska te saca por completo de la escena)

No dejamos ese lado más íntimo del compositor en los dos siguientes temas basados en uno de los leitmotivs. El primero es “Doraemon no Namida”, en el que cada nota interpretada al piano es una lágrima derramada por el felino personaje ante un inminente adiós a la persona que más quiere mientras está observando a esta última en su momento más feliz. Otro tema que nos tocará la fibra con su escucha. Si los dos temas reseñados anteriormente llegan hasta el corazón de quien los escucha, “Yakusoku” es el flechazo certero que nos lo atravesará. Cuatro preciosos minutos de música que acompañados de la película harán que se nos humedezcan los ojos un poquito. Nuevamente una gran orquestación para que piano y oboe como conductores en la primera parte den entrada a las cuerdas y metales en su segunda mitad desarrollando leitmotiv y cerrando nuevamente con piano a modo de despedida en un final de escena francamente bonito.

stand-by-me-doraemon-4

Y cerramos con “Saikai no Kiseki”, último track de la BSO que nos resarce del regusto amargo que nos deja el anterior tema. Aquí vuelve a hacer acto de presencia el leitmotiv principal en todo su esplendor; cuerdas que anuncian un momento grande, metales que se unen junto a arpa para reforzar esa sensación, para a partir del segundo cincuenta ser la sección de cuerdas la que coja el testigo del tema mostrando los sentimientos de amistad y alegría que siempre irán unidos a Doraemon, Nobita, sus amigos y al nuevo futuro que se ha abierto ante ellos. Un gran broche para una BSO que no debéis dejar pasar y disfrutar. Y para, por si hay todavía algún despistado, os adentréis en su trabajo y conozcáis a uno de los mejores compositores que existen no sólo en Japón sino a nivel mundial. Un verdadero genio.