Puntúa esta banda sonora

 

 

  The Dark Knight Rises

(El Caballero Oscuro: La leyenda renace)
Hans Zimmer
     
Año:   2012
Sello:   WaterTower Music
Edición:   Normal / Digital / Varias
Nº Tracks:   25
Duración:   Álbum: 51:20. Total: 136:24
     
Ficha IMDB
 
Web del Compositor
 
 

Reseña por:
Jordi Vázquez Cecilia

 
1. A Storm Is Coming (0:37)
2. On Thin Ice (2:55)
3. Gotham’s Reckoning (4:08)
4. Mind If I Cut In? (3:27)
5. Underground Army (3:12)
6. Born In Darkness (1:57)
7. The Fire Rises (5:33)
8. Nothing Out There (2:51)
9. Despair (3:14)
10. Fear Will Find You (3:08)
11. Why Do We Fall? (2:03)
12. Death By Exile (0:23)
13. Imagine The Fire (7:25)
14. Necessary Evil (3:16)
15. Rise (7:11)
 
Duración: 51:20
 
Bonus tracks digitales:
 
16. Bombers Over Ibiza (Junkie XL Remix) (5:51)
17. No Stone Unturned (7:29)
18. Risen From Darkness (4:28)
19. The Shadows Betray You (5:20)
20. The End (6:13)
21. All Out War (3:21)
 
Origins (The Dark Knight Rises Z+ Apple App) :
 
22. Wayne Manor (22:05)
23. Bane (19:49)
24. Orphan (4:51)
25. Selina Kyle (5:41)
 
 


La perfección alcanzada en el estilo propuesto por Hans Zimmer para esta trilogia, así como la riqueza temática y conceptual de esta tercera entrega, que hace alcanzar al compositor alemán otro pico de creatividad.


El álbum “físico” se queda corto al desarrollar algunas de las ideas propuestas.


Los últimos 4 minutos de la suite “Wayne Manor”, donde suena el icónico motivo de dos notas de Batman completado con la tercera. Se cierra la historia con un sentido de resolución inigualable.

 

BSOSpirit opina

Nota media: 6,78
 
David Doncel (9), Rubén Franco (4), Asier G. Senarriaga (5), Óscar Giménez (7), Ignacio Granda (5), David Martínez (9), Sergio Rivas (7), David Saiz (7), Jordi Vázquez (9)
 

 

 
  alt  
 
 
Deshi basara!
   

altAlfred [to Bruce]: “Remember when you left Gotham? Before all this, before Batman? You were gone seven years. Seven years I waited, hoping that you wouldn’t come back. Every year, I took a holiday. I went to Florence, there’s this cafe, on the banks of the Arno. Every fine evening, I’d sit there and order a Fernet Branca. I had this fantasy, that I would look across the tables and I’d see you there, with a wife and maybe a couple of kids. You wouldn’t say anything to me, nor me to you. But we’d both know that you’d made it, that you were happy. I never wanted you to come back to Gotham. I always knew there was nothing here for you, except pain and tragedy. And I wanted something more for you than that. I still do.”

¿Para qué nos caemos?

Todos tenemos nuestros fantasmas. Todos tenemos en mayor o menor medida una vida marcada por algún hecho, ya seamos conscientes de ello o no. La forma en la que nos ha afectado, lo hemos enfrentado o asimilado (o precisamente no lo hemos hecho) es la que nos hace ser quienes somos. Forja nuestra personalidad, nuestra manera de entender la vida y evolucionar de un modo u otro. Es nuestro equipaje en este viaje llamado vida. A veces este nos pesa tanto que nos hunde, nos hace descender, con lo que o nos levantamos, pasamos página y  continuamos con nuestra vida o nos quedamos atascados en un pasado, una idea en un punto de no retorno. Esto es, para el que suscribe, de lo que trata la trilogía de Christopher Nolan sobre El Caballero Oscuro, y que llega a su máxima expresión, cómo no, en esta tercera y conclusiva parte: El Caballero Oscuro: La leyenda renace

altY es que para este cierre de trilogía Hans Zimmer y Christopher Nolan, nuestros particulares Batman y Gordon, han dejado lo mejor (dentro de lo ya excelente) para el final. Tanto film como música representan la culminación de todos los temas argumentales y musicales de esta ambiciosa y metafísica trilogía. Una perfecta mezcla entre lo profundo e intelectualmente estimulante y lo entretenido. Sirva esta descripción tanto para los films como para la música.

Los que suelan leer mis reseñas sabrán que normalmente dedico un párrafo a poner al lector en antecedentes, hablando sobre el film y sobre la vinculación entre el compositor y el proyecto. Dada la popularidad alcanzada por esta saga, daré por sentado que todos los que estén leyendo este artículo han visto el film y que saben que esta vez Hans Zimmer ha trabajado sin la compañía del co-compositor de las dos primeras cintas, James Newton Howard. Así que, sin más dilación, adentrémonos en este Caballero Oscuro industrial y metafísico del maestro alemán.

“Guía” de motivos y temas para el Caballero Oscuro

Hans Zimmer, James Newton Howard y Mel Wesson han creado tal cantidad de temas y motivos para esta saga que antes de proceder a hablar de  El caballero Oscuro: la leyenda renace necesitamos hacer un breve repaso a los más destacados:

Aleteo de murciélago: Concepto sonoro ideado por Hans Zimmer y creado por Mel Wesson. Omnipresente efecto que nos hace saber que Batman está presente, ya sea de un modo físico o no, en una escena.

Ascensión: El ostinato de cuerdas que representa la ascensión de Bruce Wayne y que precede o arropa el…

altmotivo de dos notas: Este ya icónico motivo es, sin lugar a dudas, el concepto musical principal para esta trilogía y para la visión de este Batman  de Zimmer y Nolan. Como veremos, leves variaciones o adiciones le darán matices.

Primeros temas de Bruce y de Batman: Para Batman Begins se escribió un gran tema principal, compuesto de dos melodías de estilo “tradicional”: una de  tono más triste para Bruce Wayne y otra de tono más heroico para su alter ego, Batman. La primera la escuchábamos por primera vez en en “Barbastella” (recordemos que los títulos de ese álbum eran los nombres en latín de especies de murciélagos) a piano con la voz de un niño que en palabras del propio Zimmer “congelaba” ese momento en la vida de ese nuevo huérfano llamado Bruce Wayne. Én Batman Begins y su trailer pudimos escuchar esta melodia en su modo más poderoso:

El otro era escuchado en su máxima expresión al principio del aclamado corte de acción “Molossus”:

Estas dos melodias sólo se podían escuchar juntas como un gran tema en los títulos de crédito finales del primer film, dándonos a entender que habían sido  consideradas como no del todo adecuadas (Hans siempre lo compara como un traje hecho a medida) para la visión de Batman que estaban creando. Así pues, en las dos entregas posteriores prácticamente ya no las escuchamos, quedando sólo ese tema a piano de Wayne en momentos dramáticos puntuales o el tema de Batman, de un modo muy sutil, en los enfrentamientos finales. Aunque como aficionado me hubiera gustado escuchar mucho más estos magníficos temas, uno entiende el motivo por el cual se quiso seguir otro camino.

Adagio: Una emotiva pero al mismo tiempo noble pieza Introducida por primera vez en Batman Begins,  en el corte “Eptesicus”, en la memorable secuencia montaje de Bruce Wayne entrenando sobre el hielo con su mentor Ra’s Al Ghul. Tal fue el éxito entre los aficionados (e imaginamos entre el cineasta y compositor) que en la secuela, El caballero Oscuro, Zimmer ya lo convirtió en el tema principal tanto para la acción en el corte no usado pero si editado “Like a Dog Chasing Cars” como, especialmente, en el emotivo inicio del épico corte “A Dark Knight” (16 minutos que lo convierten en una de mis piezas favoritas de este compositor). Uno casi se siente como Batman en lo alto de un edificio contemplando el skyline nocturno de Gotham City.

Motivo de acción: Entre los aficionados el llamado motivo Black Rain por la similutd rítmica(que NO es lo mismo que copiar un tema nota por nota, para los mal pensados) con el escuchado en dicho trabajo y más concretamente  en el  corte “Outburst of Rage”. En realidad este es un ritmo habitualmente usado por este compositor para dar un efecto dramático a sus melodías, desde Backdraft The Prince of Egypt. No obstante, fue en Batman Begins donde finalmente se convirtió en el protagonista y usado como motivo de acción principal y no sólo como contrapunto a la melodía. Un motivo perfecto para describir la alma torturada de Batman.

Crescendo heroico: La única concesión a lo más similar a un power anthem para un súperhéroe que podemos encontrar en la trilogía, unas notas que van ascendiendo y  que suelen servir de  enlace entre temas, proporcionando al mismo tiempo una gran dosis de emoción al oyente.

“Back up”: peculiar motivo que ha sido el escogido para ser utilizado cuando Batman hace su entrada en escena. Tema que abre siempre los créditos finales del film y que en la segunda entrega fue completado con una breve exposición del adagio o del siguiente tema…

“I’m not a hero”: Usado por primera vez en El Caballero Oscuro, escuchado justo después del atraco al banco y editado en el corte “I’m Not a Hero” y retomado en el épico corte “A Dark Knight”,  parece una alternativa más oscura y dramática para Batman.

Las suites para El Caballero Oscuro: La leyenda renace

altSuele ser habitual en el modo de trabajar de Hans Zimmer el siguiente proceder: Leer el guión, empezar a desarrollar las ideas y conceptos que quiere tratar e ir  componiendo largas suites que posteriormente serán adaptadas o desarrolladas en un mayor o menor grado en el  montaje final del film. Para El caballero Oscuro: la leyenda renace este proceso ha legado a durar casi dos años, con lo que se convierte en una de las obras que más tiempo le ha dedicado este compositor. Es por esta razón, que para un mejor análisis (aunque la palabra resulte pedante) de este nueva obra de Hans Zimmer, lo mejor es una escucha detenida de las suites escritas por este compositor. Suites que no encontramos en el álbum pero que podemos conseguir comprando la aplicación The Dark knight Z y Origins en Itunes para Iphone. Vamos a ellas:

“Wayne Manor”: Larga, compleja y completísima suite explorando los motivos de Bruce Wayne y Batman, no sólo para esta tercera aventura sino para toda la trilogía. En ella se perfecciona el sonido creado para la saga: la mezcla de percusión y elementos electrónicos, que representan la tecnología de la cual se sirve Bruce Wayne para hacer el bien, con el uso masivo de la orquestra, sobre todo en cuanto a la seción de metales y de cuerda se refiere.

altLa suite abre con lo que muchos esperaban, una evolución de las dos notas. A un etéreo efecto de sintetizador se le añade la voz del niño vinculado a la infancia rota de Wayne cantando suavemente el tema de dos notas,  un chelo empieza a acompañarle cambiando poco a poco el acorde, confiriendo a la melodía un tono algo más esperanzador y añadiendo esa tercera nota que se me antoja casi lógica.  Son 6 minutos melancólicos, casi fantasmagóricos, de algún modo describiendo al Bruce Wayne que se nos presenta al principio del film, como fantasma de la ópera oculto en su mansión, aislado del mundo que le rodea, pero vigilándolo desde las sombras. 

Tras este triste inicio, el tema de la ascensión y el de las dos notas irán  preparando el terreno para que una casi imperceptible variación del cántico de Bane y un agresiva nota vinculada al “levantarse” conviertan la suite en un increíble e inspiradísimo corte de acción en el que Zimmer , usando como base el motivo de acción de Batman, irá introduciendo las diferentes ideas temáticas para el hombre murciélago. La primera en aparecer será precisamente el tema de 3 notas al que metales y ritmos electrónicos le darán un tono muy muscular. Es realmente un impresionante segmento que deja con la boca abierta y que da paso hacia el minuto 10 a una dramática pero dinámica  variación del tema preliminar de Batman, muy similar a la que ya escuchamos en Batman Begins en el corte “Talarida” (primer enfrentamiento con el Espantapájaros ). Este desembocará en el crescendo heroico al que Hans le añadirá unos toques de campana que refuerzan, aún más si cabe, su sabor épico. Acabando esta parte de acción, se introduce un nuevo motivo que yo vinculo a la resisténcia, ese grupo de personas que intentan salvar Gotham City, un ritmo de bajo secundado por un grand piano de contrapunto que deja paso a una rendición los dos temas más melódicos y amenazadores de Bane, con trompeta, cuerno francés, toques de campana y, cómo no, percusión. Son 10 minutos extasiantes, en el que se convierte en uno de los mejores cortes de acción jamás compuesto por Zimmer.

La suite de Wayne concluye magistralmente con la interpretación del tema de 3 notas de un modo triunfal (colores y texturas doradas me vienen a la mente con la paleta escogida por Hans para este arreglo) dando sensación de resolución a toda la trilogía, tanto musical como cinematográficamente y cerrando el viaje emocional del personaje, quien al final ha pasado página. Sólo hay que escuchar los últimos 4 minutos del corte “A Dark Knight” del álbum anterior con estos últimos de “Wayne Manor” para ver dicha evolución.  El círculo se ha completado y cerrado.

alt“Bane”: ¿Quién no ha oído (en todos los sentidos que se pueda interpretar ) el cántico “Deshi basara! Deshi basara!”? Las redes sociales se empezaron a hacer eco de unas voces que se  escuchaban en streaming en la versión temprana de la web del film dos años atrás. Un cántico vinculado por aquel entonces al antagonista que tendría que enfrentarse a Batman, el “dopado” Bane. Más tarde el cántico se extendería también a las tropas de este (los marginados de Gotham) para finalmente ser un himno para los caídos. Un gran concepto musical que imprime una épica al film propia del mismísimo David Lean y Maurice Jarre. No estilísticamente, por supuesto, pero si a nivel emocional. Y es que la ira es muchas veces el sentimiento que nos hace tener el valor para tirar hacia delante.Para crear esta sensación de épica, de globalización, el compositor nos pidió ayuda a todos creando el experimento UJAM dónde gente de todo el mundo podría mandar grabaciones de sus voces para así completar el cántico de Bane con nada menos que …10.000 voces!

La suite Bane, grabada en julio de 2011 en Londres, va mucho más allá del cántico. Opresiva y brutal como la furia interior que siente el personaje interpretado por Tom Hardy, aunque como hemos dicho, esa furia por vivir, por temor a la muerte, se extiende a cualquier personaje, incluso al mismísimo Bruce Wayne. Después de variaciones de este ritmo tribal que es el cantico, con crescendos imposibles, agresivo uso de las trompetas, percusión y experimentos sonoros, nos adentramos en un terreno de suspense y de terror con disonancias orquestales que esta vez si recuerdan mucho a las sonoridades que escuchábamos en corte “Trains” de The Peacemaker. Acabando la suite se presentan dos temas mucho más melódicos: redobles de tambor apoyan una melodía triste, potenciada por un opresivo y sutil efecto  creado por sintetizador, que desemboca en un potente tema de sabor a oriente medio donde trompas, toques de campana, un ostinato electrónico y el “Deshi basara!” cierran este suite de un modo apoteósico.

alt“Selina Kyle”:  La suite más corta pero no por ello menos buena, 5 minutos  deliciosos que nos evocan al Hans Zimmer de Two Deaths y Point of No Return. Un efecto sonoro parecido al de un cascabel de un gato (¿una pandereta?) abre el corte dedicado a esta gatita traviesa. Rápidamente Hans introduce unas frases para piano que imprimen al personaje un aire elegante y al mismo tiempo juguetón, que poco a poco se va volviendo un salvaje tango gracias a la inclusión de ritmos electrónicos y un ostinato ascendente para cuerdas (probablemente sintetizadas) que servirá como motivo de acción para Catwoman. En una segunda parte, se introduce percusión de banda de rock y lo que parecen (o son) guitarras eléctricas que expresan el verdadero carácter de este personaje expresando así su dualidad. Como digo, es un segmento que nos trae a la memoria ese “Hate” de Point of No Return. A destacar que, a pesar de ser estilísticamente distinto al resto de material presentado, queda totalmente integrado en el el cuerpo de este trabajo.

alt“Orphan”: Una versión más triste del adagio de Batman. Esta vez integrando la voz del niño soprano vinculado a la infancia rota de Bruce. Como sabemos ya, un huérfano de padres y sentimientos. Muy emotivo y como digo mi adagio favorito de este compositor, sea la variación que sea.

El score

El álbum abre como no podía ser de otro modo con el aleteo de murciélago en “Storm is Comming” para seguir con el  fantasmagórico tema de dos notas para cello “On Thin Ice” y esa introducción a la que antes hacia referencia de un Bruce Wayne encerrado en su mansión, cual fantasma de la ópera. Su “soledad” se rompe cuando recibe la visita de Selina Kyle, “Mind If I Cut Iin” introduce por primera vez en el álbum el tema de dicho personaje y que también escucharemos en los posteriores  “Nothing Out There” y “ Fear Will Find You”, al que le seguirá tel tema de Wayne a piano en el primero y el tema de “Im Not a Hero” en el segundo.

Sin embargo, no cabe duda de que el protagonista absoluto es el material de Bane, que aquí es representado en dos largos cortes, “Gotham Reckoning” y “The Fire Rises”, que pertenecen a dos grandes secuencias de acción del film: la que lo abre con el secuestro en el avión y la del ataque a la bolsa de Gotham, ambos usando los motivos de acción y los ritmos  tribales y brutales escuchados en la suite de Bane.

Tras retomar brevemente la idea de la liga de las sombras en “Born in Darkness” y ese curioso efecto parecido a una duduk, iniciamos el clímax final  con “Why Do We Fall?” . Sin palabras se queda uno al escuchar este corte junto a las imágenes que acompaña, pues la importancia de dicha escena y cómo la música se integra y la potencia es de esas que queda grabada en los aficionados, ya no de la música de cine, sino la de los amantes del cine en general. A este absoluto highlight, donde el motivo de dos notas es usado de una forma arrebatadora, le siguen los  8 impresionantes minutos de acción de  “Imagine the Fire”, que pertenecen a la suite de “Wayne Manor”, que  apenas es usado en el film, siendo este corte más una concesión al oyente que una representación del score.

altDespués de escuchar “Evil Rises”, donde el tema de Batman deja paso a una triste rendición del tema de Bane, el álbum cierra con  “Rise” (que llegó al número 1 de Official Classical Singles Chart). Después de una potente variación del tema “Back Up”, el adagio de Batman con el  soprano se adueña de nuestros corazones en una de las secuencias más emotivas del film. Corte que acaba con el tema de la ascensión y de las dos notas mezcladas con una percusión, como dirían los estadounidenses, “larger than life”, y que le hace salir a uno del cine con una tremenda cara de satisfacción y empatía hacia el director y compositor.

De los bonus tracks que podemos encontrar en las ediciones digitales del álbum quiero destacar los cortes de acción “ Risen from the Darkness” y “No Stone Unterned” que corresponden a la primera  (y muy  emocionante) aparición de Batman en su Bat-pod en el film y a todo el climax final, respectivamente.  Son estilísticamente parecidos , pues se trata de adaptar piezas de acción como “Molossus” y “Train Fight” de Batman Begins y “Like a Dog Chasing Cars” de El Caballero Oscuro,  integrándolos con los motivos para Catwoman, el nuevo motivo de acción y el cántico de Bane,  Dando coherencia musical a la trilogía. Otro bonus destacable es “Shadows Betrays You”, en el que se presenta una idea temática que, como he dicho, yo vincularé a la “resistencia” que intenta salvar Gotham. Finalmente (valga la redundancia) “The End”, que en palabras del propio Zimmer “es la última nota que pongo a esta saga”  y que es una versión del “Rise” (o sea, del adagio), con un estilo electrónico retro. Realmente absorbente.

Aurora:

altEl compositor Hans Zimmer compuso una pieza musical en memoria de las víctimas del tiroteo sucedido el pasado 20 de julio en Aurora, Colorado, en el estreno de El Caballero Oscuro: La leyenda renace y en el que fallecieron 12 personas.

El propio Zimmer publicó en su página oficial de la red social Facebook el siguiente mensaje: “‘Aurora’ está dedicado a todas aquellas personas que perdieron su vida o se vieron afectadas por lo sucedido en Aurora, Colorado. Escribí esta pieza en Londres los días posteriores a la tragedia como un sentido tributo a las víctimas y a sus familias. El 100% de los beneficios serán donados a la organización de Aurora en auxilio a las victimas”.
“Aurora”, de Hans Zimmer, está disponible para descarga en iTunes en el enlace que aquí os dejamos: Aurora

Además de dicha descarga y del donativo dirigido en su totalidad a las víctimas, también podéis dejar un mensaje de pésame y/o apoyo en este otro enlace: Para las víctimas

“Mi más profundo agradecimiento a todos aquellos que hayan descargado, donado y compartido ‘Aurora’. Me siento inspirado por todo el apoyo que millones de personas en todo el mundo han mostrado para con la comunidad de Aurora. Por favor, ayudadnos a difundir nuestra solidaridad con Aurora y mostrar que detrás de todo este esfuerzo hay voces humanitarias a las que les importa lo sucedido”, dijo Hans ante la respuesta que su humilde iniciativa está recibiendo. Todo el equipo de BSOSpirit expresa su más profundo pesar por los terribles hechos acontecidos.

Conclusión

altPara este último episodio  Hans Zimmer ha alcanzado una cohesión temática y estilística impecable con los trabajos anteriores realizados para esta saga, al mismo tiempo que ha ampliado de un modo exponencial  el sonido de este universo Gotham que junto a Nolan han creado.

Escuchada en el film, la música de Hans Zimmer es sublime.  No sólo porque sus conceptos e ideas funcionan a nivel narrativo y psicológico para la historia y personajes, sino porque la simbiosis entre director y compositor es inigualable. La fascinante y muchas veces onírica manera de narrar y de editar de Christopher Nholan necesita un compositor con la fuerza musical que sólo Zimmer tiene y que junte todas las piezas de su puzzle complementando esa cierta frialdad que caracteriza  al cine de este director. Así mismo, Nolan sabe hacer destacar en la mezcla de sonido a su amigo alemán para alcanzar una experiencia que transgrede mucho más allá de la sala de cine.

El álbum editado sufre, en mi humilde opinión, de algunos problemas. El primero es que ciertos cortes son editados de un modo demasiado abrupto, dejando una sensación de “coitus interruptus”. El segundo es que, al ser un álbum relativamente corto para un film que contiene más de dos horas de música, no explica del todo bien una “historia” (que es lo que la mayoría de fans de la música de cine buscamos en la experiencia auditiva) en sí misma. No obstante, si les sumamos los “bonus tracks”, la experiencia se redondea y con las suites se llega a la perfección.

Los 50 minutos de suites compuestas, arregladas y tocadas por Hans Zimmer para este film son de lo mejor que ha creado el compositor en toda su carrera, un pico de creatividad a todos los niveles del que uno no tiene “orejas” suficientes para escuchar todo lo que Hans propone. Riqueza temática, profundidad emocional, pero al mismo tiempo una capacidad para crear ritmos “molones” que te hacen vibrar y te hacen saltar de la silla. 

Esta ha sido la visión de Hans Zimmer y Christopher Nolan para El Caballero Oscuro. Y como el mismo tema principal de la trilogía, uno tiene que avanzar en este viaje llamado vida, y es precisamente esto lo que el maestro alemán hace en cada una de sus obras.

Batman: “A hero can be anyone. Even a man doing something as simple and reassuring as putting a coat around a little boy’s shoulder to let him know that the world hadn’t ended”.

….O un compositor tocando nuestra alma con sus notas.

alt

Album: ****
Suites: *****