Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagenImagen

Museum

Taro Iwashiro
     
Año:   2016
Sello:   Yamaha Music Communications
Edición:   Normal
Nº Tracks:   16
Duración:   54:00
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
Juan Ramón Hernández

Imagen

1. Father to Father
2. Frog’s Trap
3. Into My Heart
4. Behind the Truth
5. Hard Investigation
6. Crime and Punishment
7. Pray for Last Day
8. The Cruelty
9. Reverberations of a Family
10. Chase to Chase
11. Optic Hyperesthesia
12. Distinguishing Fact from Fiction
13. Death versus Despair
14. Where Sacrifice Is
15. Out of Museum
16. Divertimento Op. 20

Imagen

“Father to Father”

 

“Chase to Chase”

 

” Divertimento Op. 20″

Imagen
Volver a escuchar a Iwashiro fuera de lo sinfónico y lo bien que funciona su música en esta historia.

Imagen
El desorden de la edición discográfica, así como la música que ha quedado fuera de ella.

Imagen
“Father to Father”, “Chase to Chase”, “Divertimento Op. 20”.

BSOSpirit opina

ImagenImagenImagenImagen

Nota media: 8,25

Ángel Aylagas (8), Josep Manel Blanch (9), Fernando Fernández (9), Asier G. Senarriaga (8), Óscar Giménez (8), Juan Ramón Hernández (8), David Martínez (8), David Sáiz (8)

 

Muy buena adaptación con algún que otro pero

Aunque es película estrenada en 2016 y tuvo su paso por el Festival de Sitges de ese mismo año, no quiero desaprovechar la ocasión que brinda el pequeño estreno que ha habido este mes de octubre en algunas salas de nuestro país gracias a Media3 Estudio, distribuidora cinematográfica de la que ya he comentado en alguna ocasión el gran trabajo que hace por difundir el cine asiático en España.

Es Museum una adaptación “live action” del manga creado por Ryôsuke Tomoe cuya trama nos cuenta la historia de un policía interpretado por Shun Oguri que se ve inmerso en una carrera contrarreloj para salvar a su familia de ser ajusticiada por un curioso asesino en serie oculto tras la máscara de una rana, el cual va infringiendo brutales castigos a una serie de víctimas que han influido en un suceso de su truculenta vida en el pasado.

Dirigida por Keishi Ōtomo, el cual ya hizo una estupenda adaptación de Rurouni Kenshin en una trilogía que es sin lugar a dudas una de las mejoras adaptaciones a imagen real de un manga, es esta película como digo en el encabezamiento una muy buena adaptación que se aprovecha de que el manga solo consta de tres tomos y se puede plasmar perfectamente todo el arco argumental. Apoyada en unas muy buenas interpretaciones en personajes principales (sobre todo la de Shun Oguri como el detective protagonista) la cinta plasma de manera muy fidedigna el Tokio lluvioso y opresivo donde se desarrolla la historia gracias a un trabajo de fotografía impecable así como una muy buena labor tras la cámara de Ōtomo, ofreciendo una primera hora y media magnífica y absorbente en su ejecución aunque conozcas el devenir de la historia tras haber leído el manga. Pero es a partir de esos brillantes primeros noventa minutos cuando la película pierde algo de fuelle a partir de que el asesino deja de ocultarse tras su anfibia máscara y comienza a mostrar todas sus motivaciones mientras juega con la familia, lo que hace que perdamos algo de interés en toda esa parte de un film que se va a los 140 minutos de duración, lo que tampoco juega a su favor. Aun así y recordándonos a peliculones como Seven, no deja de ser una cinta muy recomendable y muy superior a muchas otras del mismo género.

Tensión y melancolía: la música de Museum

Eso es lo que nos vamos a encontrar y eso es lo que necesita una película como esta. Para ello Taro Iwashiro crea un paisaje musical en el que orquesta y elementos electrónicos van casi siempre de la mano para que el espectador se sumerja tanto en la turbia historia del asesino en serie como en la parte dramática referente al detective y su familia.

Referente a la parte dramática encontraremos varios temas y todos ellos muy bien construidos para transmitir los hechos que han llevado al protagonista a perder a su mujer e hijo: “Father to Father” es el primer ejemplo que encontraremos de ello, corte intimista en el que las cuerdas con el chelo como protagonista acompañan los recuerdos del detective sobre su fallecido padre; con “Pray for Last Day” son el piano, oboe y chelo con los que Iwashiro dibuja el posible fin del protagonista, melodía también de corte íntimo que juega muy bien con las sombras que se ciernen sobre la vida del detective, de aquí pasamos a “Reverberations of a Family”, tema que aunque asociado a uno de los escasos recuerdos alegres en familia del personaje interpretado por Oguri su melodía solo transmite tristeza, anhelo y pesadumbre gracias al uso nuevamente del piano y del chelo, ajustándose nuevamente como un guante a las imágenes. Finaliza el compositor este bloque con el corte “Where Sacrifice is”, en el cual interpreta al piano con el acompañamiento de las cuerdas el momento en que el protagonista entiende que es lo que debe de hacer para que los suyos sobrevivan.

Todos estos temas son siempre un respiro muy necesario en la narración de una historia con mucha tensión y sirven como contrapunto al resto de la música del score que es más tenso y adrenalítico, pero antes de abordar algunos de ellos no quiero dejar de subrayar un gran track en el que se fusionan las dos vertientes musicales: “Out of Museum”, cuya primera mitad con cuerdas amenazantes junto a una percusión agobiante a modo de persecución inmisericorde es la antítesis de la calma con la que sigue en su segunda mitad, en la que la orquesta transmite solo paz y liberación con una bella melodía interpretada por las cuerdas junto al oboe.

Pasando a la parte musical más intensa que, como he comentado al principio, potencia una enormidad las ya de por sí potentes imágenes del film, destacaré “Crime and Punishment”, tema que acompaña al descubrimiento de las verdaderas razones del asesino para cometer tan brutales crímenes, donde Iwashiro crea una atmósfera malsana con la ayuda del chelo, sintetizadores, riffs de guitarra y una voz femenina que no deja de susurrar. También encontraremos este extraño elemento vocal en “The Cruelty”, donde se mezcla también junto a elementos electrónicos para dibujar la mente enferma del asesino que comete actos tan atroces. Pero por encima de todos hay que destacar dos temas, ambos relacionados con persecuciones tras el asesino que se oculta tras la máscara anfibia en las lluviosas calles de Tokio, con uso fantástico de la orquesta, combinándola con los sonidos electrónicos y donde destacan sobremanera el sonido de una trompeta con sordina que le otorga un aire de cine negro muy característico así como el sonido de la guitarra eléctrica que le imprime más tensión si cabe a lo que vemos en pantalla, un grandísimo acierto a la hora de componer y orquestar del Maestro nipón . Dichos temas son “Frogs Trap” y “Chase to Chase”, siendo este último, en opinión del que escribe, uno de los mejores temas que ha compuesto Iwashiro para acompañar una escena.

Y por último y no menos importante no puedo olvidar el corte con el que cierra esta edición discográfica: “Divertimento Op. 20”, una genialidad en su utilización para acompañar una escena tensísima de la película y que solo puede llegar a entenderse siendo escuchada mientras se ve el film.

Así pues, no me queda más que recomendaros no solo la escucha de esta banda sonora sino que en cuanto podáis (Media3 la edita el 20 de octubre en formato doméstico) esa escucha sea acompañando el visionado de la película, donde queda una vez más manifiesto la enorme calidad de los trabajos de Taro Iwashiro el cual os recuerdo estará en la próxima edición de MOSMA 2018.