Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagenImagenImagen

Indignation

Jay Wadley
     
Año:   2016
Sello:   Nettwerk Records
Edición:   Normal
Nº Tracks:   28
Duración:   44:04
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
David Doncel

Imagen

1. Before (0:30)
2. Awakening (3:27)
3. Shiva (0:33)
4. Temptation (0:46)
5. Convocation (1:20)
6. Scholia (0:58)
7. Existence (0:47)
8. A Date (0:25)
9. Is It Love? (Feat. Jane Monheit) (4:17)
10. Even Now (1:08)
11. Dear Olivia (0:42)
12. I Can’t See You (1:58)
13. Respect (1:49)
14. Strange Being Dead (1:06)
15. A Little Pain (0:32)
16. You’re a Natural (0:44)
17. Dream (1:36)
18. I Promise (2:18)
19. It’s Impossible / Forever (5:24)
20. Can You Hear Me? (Extended Version) (5:50)
21. Before (Orchestra Version) (0:55)
22. Shiva (Orchestra Version) (0:31)
23. Dear Olivia (Orchestra Version) (0:48)
24. Strange Being Dead (Orchestra Version) (1:06)
25. You’re a Natural (Orchestra Version) (0:48)
26. Dream (Orchestra Version) (1:36)
27. Waiting (0:53)
28. Forever (Orchestra Version) (1:13)

Imagen

“Awakening”

 

“Convocation”

 

“Respect”

Imagen
Su conjunto compacto de fuerte coherencia narrativa.

Imagen
Nada reseñable.

Imagen
“Respect”, que refleja en toda su plenitud el drama que viven los personajes principales de la historia.

BSOSpirit opina

ImagenImagenImagenImagen

Nota media: 7,43

Ángel Aylagas (6), David Doncel (10), Fernando Fernández (9), Asier G. Senarriaga (7), Óscar Giménez (7), Antonio Miranda (6), David Sáiz (7)

 

La buena salud de la banda sonora actual

Hace unos meses que me marqué una personal cruzada en redes sociales. Estoy ciertamente casado de ese ambiente viejuno y negativo que intoxica, como si de una pandemia se tratase, a un gran núcleo de aficionados a este mundillo. Ese camino, demasiado transitado, de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Ese pensamiento de abuelo Cebolleta de “yo en mi tiempo si que disfrutaba de buena música de cine y no lo que hay ahora”.

Hasta cierto punto es normal que a nivel personal ciertos momentos o épocas de nuestra vida nos hayan marcado ineludiblemente. Y que el ocio que nos acompañaba por entonces sea un lugar intocable de nuestra memoria y de nuestra forma de ser.

Pero de ahí a no ver lo evidente, de no querer reconocer que a día de hoy se hace mucha y muy buena música para el medio audiovisual, es un problema, y no solo de vista, sino mucho me temo que de personalidad. De dejarse llevar por ese fácil camino que esta tristemente de moda de criticarlo todo, de sumirse en la negatividad típica de Statler y Waldorf (los gruñones sentados en un palco de teatro de los Teleñecos).

Indignation pertenece a ese nutrido grupo de grandes bandas sonoras modernas. De aquellos autores que beben de los grandes y que, gracias a esa herencia, pueden apoyarse en ella para lanzar su propia voz a los cuatro vientos.

Jay Wadley es su autor, un joven compositor americano de importante formación clásica (algo que esta muy presente en Indignation), que no solo ha compuesto para cine o TV sino también para artistas como Rufus Wainwright o Mark Ronson, además de conseguir dos premios de la Academia de las Artes y las Letras estadounidense.

Indignation es un drama independiente, sobrio y muy bien llevado por su director James Schamus (productor de varias películas de Ang Lee), que incide en la represión sexual y la limitación de libertades de la mujer en los años cincuenta en Estados Unidos. La película es la adaptación de una novela de Philip Roth, protagonizada por el joven y brillante actor Logan Lerman (muchos lo recordareis de esas dos ligeras adaptaciones cinematográficas sobre las aventuras literarias de Percy Jackson) y donde el elemento argumental desestabilizador se encuentra en el personaje de Olivia, interpretado por la excelente Sarah Gadon.

Es una muy buena película, aunque menor, tanto en resultados como aspiraciones, pero que nos llega con mayor incisión gracias a la excelente banda sonora de Jay Wadley, una de las mejores del 2016 y así nos lo demostró su más que justa nominación a los Premios Jerry Goldsmith.

La banda sonora tiene una marcada forma y estructura clásica. Sustentada principalmente por las cuerdas y el piano y con un claro y apesadumbrado leitmotiv principal a piano que sirve de hilo conductor al resto del guión musical. Lo escuchamos por primera vez en “Awakening”.

El compositor incluye, además, otro leitmotiv secundario, mucho más optimista, también sustentado en el piano, pero con mayor presencia de las cuerdas, que conecta con el despertar a un nuevo mundo, a la madurez del personaje, a través de su salida del negocio familiar y su ingreso en la universidad. Lo podemos escuchar por primera vez en el corte “Convocation”.

Un tercer leitmotiv secundario nace de la mano de ese primer amor que surge para nuestro protagonista cuando conoce al personaje de Olivia. Esta es más de lo que aparenta, un personaje roto que traslada esa fractura a su tema. “Dear Olivia” describe un personaje cerca del abismo, a través de unas cuerdas desgarradas en un sonido aislado, solo apoyado por breves notas de piano.

Estos leitmotivs van narrando perfectamente el drama que los personajes viven y que finalmente los arrastran al infierno. “Respect” ejemplifica ese camino descendente, con un mayor protagonismo de las cuerdas.

Indignation presenta en su edición discográfica distintas versiones de los temas que aparecen en la película, algunos extendidos, otras versiones orquestales.

En definitiva estamos ante una de las mejores bandas sonoras de 2016, que se une a una buena cantidad de bandas sonoras modernas que certifican la magnífica salud de nuestra afición, la música para el medio audiovisual.