In English

“Es surrealista y profundamente gratificante que mi música sea escuchada por tanta gente”

Hola, Furukawa-san. Muchas gracias por darnos esta oportunidad de hablar contigo sobre tu trabajo.

El placer y el privilegio es mío. Gracias a vosotros.

En primer lugar, nos gustaría saber más sobre ti, tu formación musical y cómo llegaste al mundo de la composición.

Nací en Tokio y crecí en los suburbios de Los Ángeles tras trasladarme a los Estados Unidos a la edad de tres años. Mis padres no eran músicos, pero me dieron una educación musical muy privilegiada. Empecé con el piano y después con la viola, al mismo tiempo que recibía clases privadas en teoría básica de solfeo y contrapunto. Tras escuchar la banda sonora de John Williams para Jurassic Park quedé  hipnotizado por el poder de la música de cine, y fue mi inspiración para querer componer para los medios audiovisuales.

Una de tus primeras asignaciones como orquestador y compositor fue para la serie animada Star Wars: The Clone Wars. ¿Qué remarcarías de ese trabajo y qué aprendiste trabajando en una gran serie de TV como esta?

Mi primer trabajo profesional fue la orquestación de Star Trek: Enterprise seguida por Star Wars: The Clone Wars. Trabajar en Enterprise fue especialmente beneficioso, ya que me dio una oportunidad semanal para poner en práctica lo que había estudiado y luego analizar y aprender de los errores. Me sirvió como un curso intensivo en la transición de las aulas al mundo real. Fui muy afortunado de tener la oportunidad tan pronto de pasar tantas horas con una orquesta en vivo en mi carrera.

Mi designación en Clone Wars como orquestador eventual fue evolucionando a componer música adicional en la serie de televisión. Entre las muchas cosas que aprendí trabajando junto a Kevin Kiner (mi mentor y compositor principal en Clone Wars), quizás lo más educativo fue observar cómo se comunicaba con George Lucas y servía a su visión de la historia. Como compositores, normalmente somos los que hacemos “narrar” musicalmente la historia y, por lo tanto, a menudo necesitamos ser conscientes de escuchar lo que el director y el proyecto requieren. En retrospectiva, mi yo más joven era un poco “sabelotodo”, y saber tener esa perspectiva era muy necesario. Estoy eternamente agradecido a Kevin por haber sido tan paciente conmigo y enderezarme en ese aspecto.

Hablemos de The Last Guardian. ¿Cómo te involucraste en este proyecto?

Tommy Kikuchi, productor musical que también trabajó en Shadow of the Colossus, me dio la oportunidad de presentar una demo basada en varias de las primeras imágenes que se habían desarrollado para el juego. No estaba completamente al tanto de todos los detalles, pero me dijeron que habían realizado varias rondas de búsqueda con un considerable número de candidatos para el trabajo. Como ferviente admirador de las obras anteriores de Ueda-san, tomé la oportunidad con gran entusiasmo y presenté una pieza corta que reflejaba mis instintos musicales y sensibilidades. Algo debió de tocar la fibra de Ueda-san y el equipo de desarrollo, ya que me invitaron a unirme al proyecto poco después.

¿Una vez que a bordo, fue difícil encontrar el tono musical adecuado para el maravilloso mundo creado por Ueda-san? Creo que has hecho un trabajo fantástico en este sentido.

Gracias. Desde el inicio, Ueda-san y yo estuvimos de acuerdo con el concepto de la partitura: orgánico y sinfónico, cinematográfico, pero emocionalmente restringido. Quizás nuestra decisión más atrevida fue acabar completamente con cualquier origen étnico, y más bien yuxtaponemos la instrumentación tradicional y clásica contra el mundo poco ortodoxo de The Last Guardian. Éramos muy conscientes de la recepción entusiasta que tuvo la banda sonora de Shadow of the Colossus, con su uso de colores étnicos tan interesantes. Sin embargo, sentía que hacerla de manera similar para The Last Guardian sería innecesario y, en el peor de los casos, banal y muy trillado.

Mientras estaba jugando el juego y escuchaba tu música, me di cuenta de cómo evitas mostrar con ella lo que estamos viendo en la pantalla, mostrando acción en lugar de emoción durante una escena emocional o viceversa. Para mí, refleja tu gran trabajo desde el punto de vista de cineasta para la historia de Trico y el chico porque enriqueces la narrativa con esta decisión. ¿Puedes hablarnos de esto?

Abstenerse de dar todo masticado al jugador es una característica importante de los juegos de Ueda-san, y era imperativo que la música heredara esta misma filosofía. Además, al evitar la repetición de la información visual, la partitura puede agregar una dimensión adicional a la narración, al igual que en la película. Este método tiene mucho sentido como un enfoque general para componer para videojuegos, y otros compositores se han referido a esto como “intensidad” o “niveles de energía”. Por ejemplo, es imposible sincronizar perfectamente la música de acción con una escena de acción en videojuegos debido a su naturaleza interactiva. Por lo tanto, abordar los aspectos emocionales no sólo alivia esa situación, sino que también enriquece la experiencia general con una calidad cinematográfica.

¿Cómo afectó a tu trabajo los retrasos en el lanzamiento del juego (varios años)? Con esa incertidumbre, debe de haber sido difícil para ti componer la partitura.

De hecho, hubo momentos de incertidumbre y ansiedad como resultado de los retrasos. Sin embargo, pude aprovechar ese tiempo extra para esbozar y experimentar ideas. Durante todo el retraso, Ito-san (Tsubasa Ito, el director de audio) y yo mantuvimos el contacto y me dieron constantes actualizaciones. Por lo tanto, nos concedió un calendario de producción de música más lujosa, lo que en última instancia benefició el resultado final.

Tu banda sonora no tiene nada que ver con los trabajos de Michiru Ōshima o Kow Ōtani  para ICO y Shadow of the Colossus. ¿Tanto tú como Ueda-san teníais claro desde el principio que no habría ninguna referencia a la música de los juegos anteriores?

Nuestra decisión de no hacer referencia directa a las obras anteriores de Ōshima-san y Ōtani-san fue, en última instancia, un reflejo de nuestra interpretación de cómo The Last Guardian encaja en el canon del universo ICO / Shadow. Como cada jugador tiene su propia manera de interpretar The Last Guardian, quiero proceder con cautela abordando esto … No hay duda que hay alguna conexión entre The Last Guardian y los dos juegos anteriores. Sin embargo, para mí, la correlación no era tan directa y, por lo tanto, es la razón por la cual la banda sonora no hace referencia a ningún material temático de los scores anteriores. Además, como las bandas sonoras de ICO y Shadow son obras seminales, sentí que debía comenzar necesariamente con una paleta en blanco para evitar ser poco original.

Compositor, orquestador, intérprete de piano, director de orquesta … Supongo que ha sido una experiencia maravillosa poder grabar con la London Symphony Orchestra y los coros London Voices y Trinity Boys. Háblanos de lo que sentiste durante esos días y de cuánto trabajo se requiere para una grabación como esta.

Fue un privilegio absoluto tener a tan estupendos músicos poniendo todo su talento al servicio del score. A pesar de ser el compositor de la música, realmente me sentí como la persona menos cualificada para estar en aquella habitación. Por lo tanto, dejé mucha libertad interpretativa a la orquesta y me abstuve de soltar inútil verborrea dando instrucciones sobre cómo tenían que trabajar durante las sesiones de grabación. Lo que la LSO, London Voices y el Trinity Boys Choir me dieron como resultado estaba más allá de todo lo que podría haber imaginado.

El alcance de las sesiones de grabación era más grande que cualquier cosa que había experimentado previamente en mi carrera, y por lo tanto requirió un esfuerzo masivo en la preparación y la coordinación. Mis maravillosos productores de Sony Music Publishing y Mario de Sa y el gerente de la LSO fueron fundamentales para hacer que todo esto sucediera. Se podría asumir falsamente que instituciones tan importantes y reputadas como la LSO, London Voices y el Trinity Boys Choir pondrían muchas trabas al trabajar y pedirles ciertas cosas en la grabación, pero la realidad es muy distinta. Ellos son verdaderamente algunos de los músicos más genuinos y humildes con los que he tenido el placer de trabajar, y yo no puedo imaginar la banda sonora de The Last Guardian sin ellos.

Además, debido a cómo fue aumentando por los retrasos el tiempo de producción de la música, pude orquestar todo yo mismo. Creo que la orquestación es tan importante como la composición en la definición de la voz de un compositor, y disfruto cada oportunidad que tengo de hacerlo.

¿Qué piensas cuando lees un montón de grandes críticas de tu música para The Last Guardian, así como el reconocimiento unánime de los medios especializados? ¿Imaginabas algo así?

Es surrealista y profundamente gratificante que mi música sea escuchada por tanta gente, trascendiendo fronteras. Siento que el score y yo nos hemos beneficiado de estar asociados al buen nombre de Ueda-san y estar bajo el cobijo de su maravilloso juego. Yo era consciente del bombo y expectación que rodeaba al juego, sin embargo, que la música reciba esta gran atención fue honestamente inesperado. Esto realmente es un testimonio de la reverencia hacia el trabajo de Ueda-san, y me siento un privilegiado de haber tenido la oportunidad de hacer mi pequeña contribución a la suma de todo este proyecto.

Furukawa-san, una vez más, muchísimas gracias por la entrevista y su amabilidad, igualmente muchas gracias por ofrecernos un score tan fantástico como The Last Guardian. El equipo de BSOSpirit te desea lo mejor desde España.

Gracias a vosotros una vez más por hacérmela. Ha sido un placer hablar contigo, y muchas gracias por esos amables comentarios.

 

El equipo de BSOSpirit quiere agradecer a Greg O’Connor su inestimable ayuda para poder llevar a cabo esta entrevista.

Autor


Juan Ramón Hernández

BIOGRAFÍA:

Combinando sin esfuerzo la elegancia orquestal intemporal con las sensibilidades modernas, la música del compositor Takeshi Furukawa ha acompañado a algunas de las franquicias y marcas más reconocibles del mundo en la pantalla. Desde sus trabajos televisivos para Star Trek: Enterprise y Star Wars: Clone Wars, hasta las prestigiosas campañas globales de Mercedes-Benz, Apple y Sony, el estilo de Furukawa y el color de sus melodías creadas por una refinada orquestación se han convertido en sinónimo de grandeza cinematográfica.

Su reciente trabajo componiendo la música del exitoso título para PlayStation 4 The Last Guardian ha establecido a Furukawa como una de las voces más emocionantes de la industria. Para esta tercera entrega de la franquicia de ICO, Furukawa colaboró con la London Symphony Orchestra, Trinity Boys Choir y London Voices. El score resultante ha cosechado elogios por todo el mundo con varios medios de comunicación que califican la música de Furukawa como “maravillosa” (IGN) y “completamente hermosa” (Forbes). Sus trabajos anteriores para cine incluyen los scores para NoNAMES y el aclamado documental Bhopali, vencedor en el Festival de Slamdance.

Fervoroso entusiasta de la música contemporánea en concierto, también está trabajando en un próximo álbum de obras de cámara. Furukawa reside en Los Ángeles y está representado en todo el mundo por la Agencia Gorfaine / Schwartz.


THE LAST GUARDIAN

 

“Finale I: Apex”

 

“Finale II: Escape”

 

“End Titles: The Last Guardian Suite”

 

Reseña de The Last Guardian