Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagenImagen

Blame!

Yugo Kanno
     
Año:   2017
Sello:   King Records
Edición:   Doble CD
Nº Tracks:   31
Duración:   83:46
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
Juan Ramón Hernández

Imagen

CD 1

1. Joshou
2. Kariba He
3. Tansaku
4. Kujo Kei Semaru 1
5. Kujo Kei Semaru 2
6. Kiri I
7. Kinchou Kan
8. Mura
9. Ihou Jin
10. Toi
11. Kusare Hokora He
12. Shibo
13. Ensei
14. Yaei
15. Shibo No Kioku

CD 2

1. Jidou Koujou He
2. Ihen 1
3. Ihen 2
4. Shibo Sairai-Dasshutsu
5. Kilo
6. Juuden
7. Inori-Utage
8. Zu Ru No Omoi
9. Utage-Kehai
10. Sanakan
11. Senjou He-Gekitou
12. Denshi No Umi
13. Kessen
14. Yobi Denshi Chi
15. Tabidachi
16. Shuushou

Bienvenidos a La Ciudad

Netflix  nos trae a su canal la adaptación a película del mundo creado en manga por Tsumou Nihei en 1998 y publicado en diez volúmenes hasta el año 2003, el cual nos lleva a un futuro muy lejano contándonos la historia de Killy, un humano cuya búsqueda de los llamados ‘Genes con Conexión a la Red’, le llevará por distintos niveles, sectores, cavernas y estructuras de la construcción llamada La Ciudad, la cual envuelve toda la tierra formando una esfera de la que es imposible saber sus dimensiones. Dicha búsqueda sólo tiene un fin: acabar con la mencionada ciudad, en la cual el hombre es prácticamente nada frente a un mundo dominado por la tecnología situado en un futuro distópico muy lejano. O sea: Cyberpunk con todas las letras.

En esta adaptación a la pantalla, tanto el director, Hiroyuki Seshita como el propio Nihei (que firma el guion) presentan de una manera muy acertada el mundo oscuro al que se ha visto abocado el ser humano, así como la estética cyberpunk que destila dicho mundo, dándole al personaje de Killy y su aura misteriosa el total protagonismo de la historia, utilizando una muy buena animación CGI en diseño de personajes, que en los planos generales de cualquiera de los niveles de La Ciudad roza el sobresaliente.

Sin destripar nada más, decir que es más que recomendable la visión de esta película, conozcáis o no la obra de Nihei, pues cualquier aficionado a las buenas historias de ciencia-ficción la vais a disfrutar.

En cuanto a la música, Yugo Kanno ha sido el encargado de poner su inconfundible sello al vasto mundo creado por Nihei y para ello ha compuesto una amplia partitura en la que la electrónica (salvo en algún pasaje) es absoluta protagonista, una decisión más que acertada para representar un mundo tecnológico y postapocalíptico como el que nos ocupa, haciendo que la música fluya de una manera natural junto a las imágenes sin llegar nunca a estar por encima de estas, sirva como ejemplo de lo bien representado que es este mundo el segundo tema que encontramos en la banda sonora: “Kariba He” en el que unos elementos vocales nos transportan más si cabe a lo desconocido del escenario.

Teniendo muy en cuenta el protagonismo de Killy, Kanno también introduce una breve melodía a piano que estará muy presente en la banda sonora y la cual hace su primera aparición en el corte “Kujo Kei Semaru I” donde igualmente aparece el tema que será representativo de los pasajes de acción de la cinta, ambos confluirán en muchos momentos de la película llegando a ofrecer momentazos como el que acompaña el corte “Ihen I” o el estupendo “Senjou He-Gekitou” en el que la parte orquestal es también muy importante junto a los elementos vocales. Sin duda el mejor tema del score y que sirve durante sus once minutos de duración como acompañamiento al “Grand Finale” de la cinta, que se verá extendido magníficamente con “Kessen”, otro de los grandes temas de este trabajo de Kanno, en el cual el perfil de héroe solitario y crepuscular de Killy son resaltados por la orquesta a modo del más clásico y puro Western para darle un perfecto broche final al personaje.

Blame! es una perfecta muestra más de que la electrónica en una banda sonora no va en absoluto en detrimento del resultado final del conjunto imagen-música cuando todo está hecho con sentido y razón de ser en la historia. Kanno ha demostrado ya en muchas ocasiones que se mueve como pez en el agua componiendo música para este tipo de historias y que aprueba con nota cada vez que acomete un proyecto así. Sin irnos muy lejos en el tiempo, sus trabajos para Psycho Pass o Ajin son también muestras de ello. Sé perfectamente que es un compositor muy poco o nada conocido (salvo por los cuatro locos que seguimos el mundo de la música japonesa) por una gran mayoría de aficionados. Así que aquí tenéis ya hecha la presentación y os animo a que busquéis más obras suyas pues aquí hay compositor para “muuucho tiempo”.

 

LO MEJOR: Cómo Kanno se siente como pez en el agua en este tipo de historias.

LO PEOR: Cierto “déjà vu” en algunos cortes de esta banda sonora al trabajo que realizó en Psycho Pass.

EL MOMENTO: “Senjou He-Gekitou” y “Kessen”.