Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagen

Tulip Fever

Danny Elfman
     
Año:   2017
Sello:   Sony Music
Edición:   Normal
Nº Tracks:   18
Duración:   42:58
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
Antonio Miranda

Imagen

1. Sophia’s Theme (3:52)
02. Lost (2:22)
3. Willem (0:45)
4. The Unveiling (2:49)
5. The Streets (0:51)
6. A Storm is Coming (1:35)
7. Ultramarine (1:13)
8. Nailed (1:32)
9. The Reveal (1:38)
10. The Streets – Part 2 (1:56)
11. Devastation (3:52)
12. Maria’s Theme (0:58)
13. The Wait (3:29)
14. It’s Done (1:58)
15. The Orphanage (2:32)
16. The Grand Finale (6:42)
17. Happy Family (2:25)
18. Sophia’s Theme (Reprise) (2:32)

Imagen

“Sophia’s Theme”

 

“The Streets”

 

“Happy Family”

BSOSpirit opina

ImagenImagenImagenImagen

Nota media: 7,40

Ángel Aylagas (8), David Doncel (9), Fernando Fernández (6), Asier G. Senarriaga (7), Óscar Giménez (7), Ignacio Granda (8), Juan Ramón Hernández (7), Antonio Miranda (4), Jordi Montaner (9), David Sáiz (9)

 

Sin pulsaciones

Sin vida, sin presencia, sin practicidad e involucrando a nada en todo. La última composición del gran músico de Eduardo Manostijeras resulta de un aburrimiento tan grande que difícil es conseguir que una banda sonora negativa alcance los niveles de difícil escucha que poseen las grandes obras maestras de música de cine lejanas de lo comercial. Este es su único mérito a destacar; pocos más a mencionar.

Con ligeros matices medievales que hacen referencia a la época del filme pero, sin duda, de una manera tosca, aislada y sin sentido (“The Streets” y “The Streets – Part 2”), la creación de Elfman se inicia con una de las mejores piezas de todo el score: “Sophia’s Theme”, que muestra la fuerza más intensa que tiene la obra completa y deja claras señales de lo que el artista es capaz de hacer. Los cambios y combinaciones rítmicas son ejemplares y los ternarios se introducen drásticamente, sin desaparecer lo binario, en un alarde de lo que, por desgracia, ya no volverá a aparecer. Es el tema principal, cuya trabajada figura rompe y detiene, al tiempo, la posterior versión global de la música, pareciendo tratarse de una especie de copia de él mismo.

Definitivamente, un trabajo iniciado con calidad y desarrollado con alma absolutamente vacía de expresividad artística, sin pulsaciones. No obstante, este beneplácito otorgado al motivo mencionado queda, igualmente, golpeado al sobresalir únicamente en el ámbito teórico musical y nada en el relacionado con la historia en sí, el sentimiento o la comprensión del argumento.

La parte central del filme y la edición en CD cae estrepitosamente (“It’s Done”) en una tensión pobre a la que sólo salva cierto aire “vintage” al propio autor, pudiendo rescatar pequeños fragmentos o notas que nos lleven a recordar sus grandes logros. Desde su atroz Prueba de vida (2000), Elfman ha ido en picado en sus intentos por componer propuestas lejanas a su verdadero “yo”. Su habilidad para mantenerse al margen de las imágenes es insuficiente y, con toda seguridad, habría formado una figura más constante y firme si hubiera mantenido una producción menor y siempre basada en su poderosa presencia para contar y ser protagonista, sin duda aspecto que nos ha dado varias de las mejores bandas sonoras de la historia del cine.

Un amable tema final (“Happy Family”) y la repetición del tema principal cierran aceptablemente lo que, sin el inicio y el fin, habría podido ser de los mayores descalabros de Danny Elfman cosa que, por otro lado, últimamente no sería demasiado sorprendente.

LO MEJOR: Que la partitura no haya caído en el total infortunio y tenga, al menos, un gran inicio y tema principal que abre y cierra el CD.

LO PEOR: La falta de ritmo, emociones, drama, intensidades y variedad en una partitura repleta siempre de lo mismo.

EL MOMENTO: “Sophia’s Theme”, donde podemos bucear para saborear lo poquito que Elfman nos aporta de bueno en esta creación, siempre en relación a la combinación y superposición de ritmos.