Puntúa esta banda sonora
Imagen

ImagenImagenImagen

Jackie

Mica Levi
     
Año:   2017
Sello:   Milan
Edición:   Normal
Nº Tracks:   14
Duración:   34:10
     
Ficha IMDB
Web del Compositor
 

 

Reseña por:
David Doncel

Imagen

1. Intro (1:27)
2. Children (3:21)
3. Car (0:23)
4. Tears (0:54)
5. Autopsy (2:40)
6. Empty White House (2:58)
7. Graveyard (3:11)
8. Lee Harvey Oswald (1:58)
9. Walk To The Capitol (2:43)
10. Vanity (3:00)
11. Decision Made (0:34)
12. Burial (2:33)
13. The End (5:14)
14. Credits (3:14)

Imagen

“Intro”

 

“The End”

 

“Credits”

BSOSpirit opina

ImagenImagenImagen

Nota media: 5,14

Ángel Aylagas (4), Josep Manel Blanch (5), Fernando Fernández (6), Asier G. Senarriaga (4), Óscar Giménez (4), Jordi Montaner (7), David Sáiz (6)

 

Postureo de Oscar

Bien es sabido que el mundo de los premios siempre tiende a lodazarse en terrenos gafapastas. Su tendencia a defender géneros o autores reconocidos por características mas “alternativas”, “independientes” o, sobre todo, “intelectuales”, parece conectarlas directamente con ese concepto de modernismo y superioridad que muy bien han venido a delimitar en redes sociales con un término directo y clasificador en su misma pronunciación: “postureo”.

No voy a andarme con rodeos planteando párrafos y párrafos en esta reseña para llegar a mi certeza de que esta banda sonora de Mica Levi (Micachu para los amigos y para los fans de la música “raruna” o como ellos llaman, “vanguardista” o “independiente”) está nominada a mejor banda sonora en los Oscar de este año por que los miembros de la Academia se han lodazado sin pudor y alevosía en el postureo más descarnado.

Cuando Pablo Larraín, el director chileno de Neruda (esta sí, una mejor banda sonora de Federico Jusid, alguien que sí sabe lo que se hace, pero que tristemente no tiene un grupo llamado “Jusichu”), le pidió a Mica Levi que compusiera música antes de ver nada de la peli, para luego el ya trabajar con la música que ella le entregase, uno recuerda esta jugada a la que le hizo Spielberg y Williams en E.T. (y no fue para toda esta magistral cinta, sino solo para su apoteósico “Adventures on Earth”).

Pero claro, Larraín no es Spielberg (y a buen seguro se ve que no intenta serlo), y mucho menos Mica Levi es el todopoderoso John Williams.

Creo realmente que este planteamiento no es el correcto para el que realmente entiende el lenguaje cinematográfico de la música. De su aplicación a las imágenes. Es como empezar la casa por el tejado. Luego pasa lo que pasa… salvo, una vez mas, que seas John Williams.

Tampoco quiero dar a entender que en general la película es un desastre. Al contrario. Es una muy buena película, muy bien dirigida y mejor actuada (lo de Natalie Portman es de Oscar, y espero que se lo lleve, sinceramente). Pero la música, aunque está emocionalmente bien empleada en el 70% del su metraje (hay un 30% donde ni siquiera a ese nivel funciona), argumentalmente no está al mismo nivel. De hecho, hay un momento en el ultimo tercio de la cinta donde los personajes claramente expresan un sentimiento que el espectador recibe de forma diferente a lo que la música le provoca. Este contrapunto supongo que es algo intencionado en el director, pero difícilmente un director, salvo contadas excepciones, conoce tan bien el lenguaje musical como lo hace un compositor de música para el medio audiovisual, y no músicos que, aunque sean tan profesionales como Mica, no tienen por qué entender este especial idioma.

Para poneros un ejemplo concreto, es como si un inglés y un africano intentasen hablar sin saber ninguno de ellos el idioma del otro. Tal vez podrían hacerse entender a través de gestos, pero no más que eso.

Para mí la banda sonora no es ya un mala banda sonora. Simplemente no es la correcta para determinadas fases de la película. Y adonde iba, no es para nada una banda sonora para ser nominada al Oscar.

Dadle una oportunidad a la peli, porque es realmente buena, y dejad pasar la ocasión de adquirir esta banda sonora, porque sinceramente, si hay veces que no funciona con las imágenes, fuera de estas es sencillamente un ladrillo.

LO MEJOR: Hay momentos en los que las imágenes y la música conectan.

LO PEOR: El resto de momentos, donde se nota que la música ha sido creada antes del montaje final. Son dos lenguajes diferentes que pretender unirse y ser uno solo. Pero no lo consiguen.

EL MOMENTO: Difícil, difícil. Como no tiene ninguna aplicación con ninguna escena, sus “Credits”.