Puntúa esta banda sonora

 

 

  The Gunman

(Caza al asesino)
Marco Beltrami
     
Año:   2015
Sello:   Silva Screen Records
Edición:   Normal
Nº Tracks:   27
Duración:   xxxxxxx
     
Ficha IMDB
 
Web del Compositor
 
 

Reseña por:
Jordi Montaner

 
1. Kinshasa News (1:37)
2. Jim’s Bedroom (1:27)
3. The Gunman (2:55)
4. Seven Years Later (1:21)
5. Drive to Well (0:51)
6. Village People (3:38)
7. Head Trouble (1:20)
8. Remembering Annie (1:17)
9. London Bridge (1:53)
10. Cox and Cameras (2:25)
11. More Head Trouble (0:33)
12. Barcelona (1:31)
13. Following Annie (2:20)
14. Conference Room (1:19)
15. Love Gunman (1:20)
16. Drive to Felix’s (1:01)
17. Penn and Telher (2:41)
18. Tripwire (3:50)
19. Treehouse (2:23)
20. Fairgrounds (2:13)
21. Revealing Cox (4:24)
22. Fish in a Barrel (3:08)
23. Stanley’s Death (3:01)
24. Who Let the Bulls Out? (4:46)
25. Penmanship (2:39)
26. Cox and Bull (2:30)
27. Reunited (5:21)
 
 

“Barcelona”

“Following Annie”

“Fish in a Barrel”

“Reunited”

 


La economía de recursos instrumentales. En esta propuesta casi minimalista, Beltrami se ciñe a unas percusiones metálicas al estilo Lost, piano, bajo eléctrico y una mínima expresión orquestal.


Beltrami no supera el nivel de entregas inmediatamente anteriores como The Homesman o November Man.


“Fish in a Barrel”. Homenaje a Goldsmith o a Schifrin, con crescendo espectacular de vientos y piano sabiamente sincopados… Candidato al mejor tema de acción del año.

BSOSpirit opina

Nota media: 7
 
Fernando Fernández (6), Asier G. Senarriaga (6), Óscar Giménez (7), Juan Ramón Hernández (7), Antonio Miranda (8), Jordi Montaner (8), David Sáiz (7)
 

 
Beltrami en modo “acción”
 

altEl Beltrami de The Gunman se ampara un poco en partituras también suyas de corte experimental aunque resueltamente potentes, como Snowpiercer. Nada de temas centrales al uso, leitmotiv clásico, uso de recursos étnicos o dilapidados acompañamientos orquestales. Acción trepidante, salpicada de algún que otro guiño melancólico -por fuerza, breve- y rubricada con un tema final elegíaco pero desperezado y rotundo.

Apoyada sobre todo en percusiones y bajo eléctrico, la función más expresiva de esta BSO gira en torno a las emociones propias de un thriller y de una cinta de acción. Misteriosos secretos e incógnitas de textura musical más bien sosegada, aparecen trenzados con sorpresas fatales, persecuciones repentinas y contratiempos muy intensos.

altBeltrami disfruta con las escenas de loca acción. Lo evidenció en el último Die Hard, y aquí dispone de nuevas ocasiones para las que, sin embargo, escatima muchos recursos; como si cada persecución o emboscada tuviera impuesto un tono sostenido de conspiración secreta, algo más bien en el estilo de la Syriana de Desplat.

Al igual que en otras BSO de factura reciente, lo acústico y lo enlatado se dan cita sin trascendencia alguna. “Following Annie”, con el piano, traza un fino eje melódico que no remite a escenas anteriores ni anticipa giros musicales. Es, por decirlo de algún modo, un alivio al estrés del protagonista, como “Jim’s Bedroom”, un paréntesis de introspección en el pasado oscuro, las razones escondidas, el yo oculto.

altToda la demasiada ambigüedad que la crítica cinematográfica achaca a The Gunman -la película- no encaja para nada en The Gunman -la BSO-. Beltrami no se desmelena con impuestas resonancias africanas para ilustrar el periplo del protagonista de África a Londres y Barcelona. Su música se ciñe solamente a un subtexto de conspiración con explosiones de violencia. Resulta particularmente original su empleo de golpes secos de tambor en sintonía con los disparos de armas de fuego, sometiendo los intercambios de tiros a una especie de cantabile orquestado… ¡Brillante!