Puntúa esta banda sonora

 

 

  Sharknado

 
Ramin Kousha
     
Año:   2014
Sello:   Lakeshore Records
Edición:   Normal
Nº Tracks:   13
Duración:   28:37
     
Ficha IMDB
 
Web del Compositor
 
 

Reseña por:
Fernando Fernández

 
1. Sharknado (1:12)
2. Storm’s Dying Down (2:15)
3. Sharks, I Never Saw That Coming (4:37)
4. I Never Saw THAT Coming (1:50)
5. They Took My Grandfather (2:36)
6. I Really Hate Sharks (3:26)
7. Los Angeles Have Been Saved (3:40)
8. It’s Too Dangerous (1:14)
9. We’re Gonna Need a Bigger Chopper (1:30)
10. He’s Got a Chainsaw (0:55)
11. Sharks In a Tornado (2:19)
12. That’s a Tiger Shark (2:01)
13. They Are Behind EVERYTHING (1:09)
 
 

“Sharknado”

“I Never Saw THAT Coming”

“Sharks in a Tornado”

 


El que intente ofrecer algo más trabajado que lo que una pelicula de poco más de 1 millón de dólares suele dar. Especialmente por tratarse del género del que estamos hablando.


Momentos insulsos de simple diseño eléctronico de sonido. Afortunadamente son pocos, pero los hay…. como “Los Angeles Has Been Saved”.


“Sharks in a Tornado”, que se presenta como una muestra de lo mejor que la banda sonora ofrece en su escucha: buena acción con algo de emoción. 

 
Reseña de
 
alt
 

 
Frikada de serie B
 

altLa verdad es que me sentiría un poco ridículo intentando a estas alturas presentar una película como Sharknado. Es evidente que aunque sois seguidores de la página por vuestra afición a la música de cine, todos (en mayor o menor medida) disfrutamos también de las series, del cine, y por supuesto, de los títulos “locos” que van apareciendo periódicamente. Es sano tener esa vertiente “friki”. Y la verdad es que este título probablemente sea uno de los que mayor revuelo ha causado, basando toda su publicidad única y exclusivamente en ser un subproducto para serie B de los que fabrica en serie el canal SyFy.

Prueba de todo ello es la increíble campaña de marketing creada en base al lanzamiento de su segunda parte. Pero la verdad es que para todos aquellos que alguna vez hayan disfrutado con series B, como ha ocurrido desde los inicios del cine, esta puede ser una de las más tronadas y divertidas de los últimos años… si se le pilla la gracia, evidentemente. Con el lanzamiento de segunda parte, Lakeshore aprovecha y nos ofrece el lanzamiento de la música para ambas. Y en esta reseña vamos a centrarnos en la música de la original.

altSi a alguno no le suena el nombre de Ramin Kousha, que no se preocupe, que dudo que sea el único que no le conozca. Este compositor americano, de origen iraní, cuenta con una buena cantidad de títulos para televisión y cortos. Pero probablemente este sea el único titulo conocido dentro de su curriculum.

Entrando en lo que nos importa. La verdad es que si hay algo que destacar en la banda sonora es que este tipo de títulos habitualmente quedan relegados a contar con una partitura electrónica y tremendamente derivativa. Por no hablar de las que reutilizan piezas de otros títulos. Su factura suele ser bastante pobre técnicamente. Y aquellos que consiguen contar con elementos acústicos y orquestales no suelen pasar de ser un reciclaje continuo de piezas de acción impersonales o atmosféricas. En esta ocasión nos encontramos con un poco de todo, pero bastante más trabajado de lo que un titulo sin presupuesto a priori podía ofrecernos. No olvidemos que el “éxito” de la película llegó ya después de su estreno en televisión.

altEl conjunto de la banda sonora es breve, no llega a la media hora de duración, por lo que en ningún momento cae en la pesadez o la repetición que mencionaba antes. Pero otra de las razones por las que no cae en ello es porque presenta diversos elementos melódicos y temáticos como para dejarse escuchar sin problemas. Sin embargo, en conjunto, las texturas son más importantes que las melodías. No es una de esas partituras que busca crear temas memorables. La película no lo necesita. ¿Qué personaje memorable podríamos encontrar en esta locura de historia? Kousha sólo busca acompañar la locura de su trama y no a sus personajes. Afortunadamente consigue no convertir en monótona la partitura a pesar de estar trabajada principalmente con  elementos sintetizados.

altSí que es verdad que en ocasiones la atmósfera parece que va a empezar a ser la protagonista de los temas en la parte central de la misma. Piezas como “I Really Hate Sharks” sería una muestra de ello, pero cuando llevamos un par de minutos de simple electrónica ambiental aparece un crescendo de acción que vuelve a acentuar nuestro interés. Probablemente este es el mayor acierto de Kousha: nunca centrarse en elementos puramente genéricos, ni en la pura acción sin freno ni descanso, o en que todo este cargado de atmósferas electrónicas. Actualmente sólo “Los Angeles Has Been Saved” podríamos considerarla dentro de este último saco.

Ahora bien, evidentemente, la acción es el eje principal de la música. Comienza directamente con un “bang” en su inicio con “Sharknado”, breve tema de acción intenso y directo. Percusión, electrónica y samplers de orquesta bien utilizados, sin nunca llegar a asombrarnos del todo, pero efectivos para lo que quieren conseguir. Las piezas con este carácter son evidentemente lo más atractivo de la banda sonora y cortes como “Sharks, I Never Saw That Coming”, “Sharks in a Tornado” o “They’re Behind EVERYTHING” (en mayúsculas en el original) se encuentran entre lo más destacado que vamos a escuchar.

altLo curioso es que, además de contar con la atmósfera electrónica y con la acción, que es lo esperable en este tipo de películas y sus bandas sonoras, aún tenga la oportunidad de ofrecernos un respiro emocional. “I Never Saw THAT Coming” (no confundir con la pieza de título similar pero sin mayúsculas), introduce un elemento emocional, similar a momentos que escuchamos en proyectos Media Ventures. Parece como dar ese punto de humano y de emoción en la parte central de la partitura. La pena es que no lo aproveche más fuera de momentos como la pieza mencionada o pequeñas apariciones en “We’re Gonna Need a Bigger Chopper” o “He’s Got a Chainsaw”. Especialmente porque en conjunción con los momentos de acción le habría proporcionado a la banda sonora una más que necesaria vida como (casi) demuestra “Sharks in a Tornado”.

altUna banda sonora que disfrutarán los fans de las películas, como parte de esta locura mediática. Pero para los aficionados a la música de cine se termina quedando muy corta a muchos niveles sin ofrecer nada más allá de puntuales momentos de interés. El conjunto cuenta con algo más de variedad y cuidado en su contenido que lo que el resto de este tipo de subproductos suele ofrecer. Como le pasa a la misma película (por eso ha funcionado, para que vamos a engañarnos). Pero no es en absoluto un descubrimiento inesperado y sorprendente. Supera a lo habitual en este género, pero probablemente funcione mejor por acompañar a este tornado de tiburones. En el fondo es simplemente un “regalo” para los fans de las películas, y un elemento más de promoción de la segunda parte de la serie.